Domingo, 9 de Diciembre de 2018

            

El colesterol ‘malo’ es el principal predictor de aterosclerosis

Esto puede favorecer la aparición de un infarto o ictus

Imagen ilustrativa | Archivo GG
EP


image_print

Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) han demostrado que el colesterol LDL o ‘malo’ es, después de la edad y el sexo masculino, el principal predictor del riesgo de desarrollar placas de aterosclerosis en las arterias en pacientes sin otros factores de riesgo cardiovascular, lo que puede favorecer la aparición de un infarto o ictus.

Así se desprende de los resultados de un trabajo publicado en la revista ‘Journal of the American College of Cardiology’, con la ventaja de que es el principal factor sobre el que es posible actuar para evitar la aparición de dichas placas.

Un hallazgo que explicaría por qué muchas personas aparentemente sanas, sin factores de riesgo cardiovasculares como hipertensión, tabaco, obesidad, dislipemia o diabetes, puedan sufrir infartos o ictus en la mediana edad.

El estudio se basó en un subanálisis del estudio PESA en el que se evaluó a 1.779 individuos que no presentaban factores de riesgo. El objetivo principal era definir predictores de aterosclerosis subclínica en este escenario, para lo que valoraron un gran número de parámetros biométricos, analíticos y de estilo de vida para definir la relación de dichos factores con la presencia de aterosclerosis en las arterias.

Los resultados demuestran que el más destacable, además de la edad y el sexo masculino, es el colesterol LDL. “Incluso en aquellos individuos con niveles óptimos de tensión arterial, glucosa en sangre y colesterol total, se ha observado una asociación independiente entre el aumento del colesterol LDL en sangre y la presencia y extensión de la aterosclerosis subclínica”, según Javier Sanz, uno de los autores del estudio.

Además, el estudio ha observado una relación de los niveles de colesterol LDL, considerados normales por las guías clínicas, con la extensión de estas placas de aterosclerosis en múltiples territorios vasculares: arterias carótidas, aorta, arterias iliacas y femorales, y las arterias coronarias.

LA MITAD PRESENTABA PLACAS

Mediante el uso de la moderna tecnología de diagnóstico vascular por imagen no invasiva, vieron que las placas de aterosclerosis aparecen en un 50 por ciento de los individuos de edad media (40-54 años de edad) que no presentan factores de riesgo cardiovascular.

“Estos hallazgos pueden ayudar a mejorar la prevención cardiovascular en la población, antes incluso de que aparezcan los factores de riesgo convencionales, lo que se denomina prevención primordial”, ha añadido Leticia Fernández-Friera, primera autora de este estudio.

Lo más frecuente es que se detecte la enfermedad aterosclerótica en estadios avanzados, cuando ya ha provocado eventos clínicos como infarto de miocardio, accidente cerebrovascular u otros. El tratamiento de este tipo de patologías cuando ya ha dado síntomas resulta limitado ya que en un elevado porcentaje los individuos afectados ven disminuida su calidad de vida, y para el conjunto del sistema sanitario supone un elevado coste económico.

“La posibilidad de identificar a los sujetos con la enfermedad antes de que provoque síntomas podría reducir las complicaciones de la enfermedad y traducirse en un ahorro social y económico enorme”, concluyen los autores.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.