Miércoles, 17 de Octubre de 2018

            

El Ciemat se “empeñará” en conseguir que el acelerador de neutrones Ifmif-Dones se instale en Granada

Carlos Alejandre avisa del momento "duro" del Ciemat por la falta de presupuesto y las trabas burocráticas a los OPI

Carlos Alejandre, director del Ciemat | Foto: E.P.
E.P.


image_print

El recién nombrado director del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat), Carlos Alejandre, ha comprometido su “empeño” por lograr que en un plazo “breve, antes de 2020” se consiga el acuerdo para construir en Granada las instalaciones del programa de neutrones y se centrará también en “maximizar el potencial” de la institución a largo plazo.

Alejandre, que fue nombrado el pasado 21 de septiembre director general del Ciemat por el Consejo de Ministros, era hasta entonces director ejecutivo de la Comisión Ifmif-Dones para promover la construcción en Granada una instalación internacional de aceleración de neutrones en Granada. Se trata de una infraestructura asociada al Reactor Termonuclear Experimental Internacional (ITER, por sus siglas en inglés).

“Todos los agentes estamos trabajando para intentar atraer la instalación a España, lo que situaría a Granada como el mayor centro de investigación de la fusión en el mundo”, ha destacado a Europa Press en su primera entrevista como director del Ciemat.

Así, ha explicado a Europa Press que su empeño se debe a su actitud personal y su experiencia de trabajar en proyectos a 30 años vista, que le permiten tener una visión a medio y largo plazo.

Precisamente, en este “final de su carrera” quiere trabajar para consolidar la institución para el futuro. “Mirar con un plazo de los próximos meses no tiene sentido para mi”, ha confesado Alejandre.

Entre sus planes, además de “maximizar el potencial” de la institución científica, al tiempo que pondrá todo el conocimiento del Ciemat a disposición del Gobierno en el diseño de la transición ecológica.

De este modo, ve un futuro en el que la energía de fusión es “la esperanza” y está convencido de que a largo plazo será “la solución al problema energético” en cuyo avance centrará sus esfuerzos durante su mandato al frente de este organismo público de investigación.

Alejandre ha reflexionado que el problema de la energía es “tan relevante” e “importante” tanto para España como para el resto del mundo que o se dedican los suficientes recursos para resolverlo o las generaciones venideras tendrán un verdadero problema.

En este contexto, señala que afronta con mucha ilusión y responsabilidad el honor de dirigir el CIEMAT a la que define como una “casa con una historia tremenda en logros” en un momento “muy duro” por la caída “estrepitosa” de los presupuestos y las “dificultades burocráticas” que han crecido al mismo ritmo.

POCO PRESUPUESTO Y MUCHAS TRABAS

En los últimos tiempos, precisamente, un nutrido grupo de investigadores entre los que se encuentra el nuevo director firmó un manifiesto en que denunciaban la situación actual y comenta que recientemente ha tenido la ocasión de informar al ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, sobre las dificultades, tanto las presupuestarias como la falta de agilidad.

Al respecto del problema considera que la ciencia no puede tener una organización que le impida ser competitiva en Europa y en el mundo, ya que al ser un Organismo Público de Investigación el Ciemat tiene varias trabas y limitaciones administrativas que no se dan, por ejemplo, en el CSIC o en las Universidades.

“Hemos pasado de un control financiero permanente a una intervención previa que hace muy difícil la rapidez del sistema”, –lamenta Alejandre–. Sobre todo cuando la ciencia española reporta enormes beneficios”.

De hecho, ha informado de que España es el país que más contratos recibe a nivel europeo, por un valor de más de 800 millones de euros. Sin embargo, hace autocrítica para observar que los científicos no son capaces de transmitir esos logros a la sociedad en general para que se de cuenta de que invertir en ciencia, no es gastar, sino invertir.

TRANSICIÓN ECOLÓGICA

A su juicio, en esta nueva responsabilidad destaca que la “gran contribución” que el CIEMAT puede hacer en la Transición Ecológica española porque el centro investigador trabaja “todas” las energías, como por ejemplo la solar, en la que ostenta en Almería la mayor planta solar del mundo, y con proyectos para avanzar en el almacenamiento de la energía así como en la energía de fusión.

Por ello, opina que el Gobierno de España debe apoyarse, precisamente, en el CIEMAT como una de las piezas principales en materia de transición ecológica. “Es mi intención poner a disposición de los departamentos ministeriales todo el potencial de la institución”, ha comentado.

En este contexto, Alejandre está “convencido” de que más tarde o más temprano la energía de fusión será “uno de los elementos más importantes en la generación eléctrica”, por sus características medioambientales, que es aceptable y segura, así como por el esfuerzo que Europa está poniendo en este campo. Sin embargo, señala que el “único” problema es que hay que ser “realistas” y admite que son proyectos de muy largo alcance.

De momento, ha informado de que los primeros resultados del ITER no llegarán hasta 2035 ya que ahora están empezando a diseñar las primeras máquinas que produzcan energía eléctrica que no estarán funcionando hasta finales de 2040 o en 2050.

LA “ESPERANZA” DE LA FUSIÓN NUCLEAR

“La fusión es una esperanza y estoy convencido de que a largo plazo será una solución al problema energético, pero hasta entonces tenemos que trabajar con los métodos actuales, mejorar las energía antiguas y qué camino es el que nos conduce a no deteriorar aún más nuestro planeta”, ha manifestado.

Respecto a la energía nuclear, Alejandre ha constatado el hecho de que en España genera algo más del 20 por ciento de la electricidad y advierte de que en un plazo “relativamente breve” habrá que tomar decisiones sobre la continuidad o no de esta energía.

Por ejemplo, ha dicho que Francia, China o India tienen una apuesta muy fuerte por la energía nuclear, mientras que cree que se trata de una decisión “muy importante” que solo se puede tomar después de discutir “todos” los matices que tiene el uso de cualquier tipo de energía.

En ese sentido, el nuevo director ha dicho que si en los años 90 el 84 por ciento de la energía era de origen fósil, en los últimos años el consumo de energía se ha multiplicado por dos al tiempo que el 90 por ciento de este consumo es de origen fósil. “Debemos pensar qué hacer”, alerta.

Por ello, insiste en que su cesta energética a largo plazo será solar a través de la fusión. “El futuro estará en la energía solar y algo muy concentrado como la energía solar de fusión pero por lo menos a partir del próximo siglo”, comenta, pero no cree que eso sea hasta el próximo siglo.

Finalmente, Alejandre ha manifestado que quiere tener un tiempo para analizar en profundidad el CIEMAT cuya historia pasada tiene una gran parte positiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.