Martes, 12 Diciembre, 2017

            

El ‘Centro’ se aferra a su clientela

Tras una semana de actividad del Centro Comercial Nevada, el comercio tradicional de la capital no nota demasiado su presencia, sirviéndose de sus clientes habituales

Los comerciantes de Granada comentan los cambios que ha ocasionado la apertura del C.C. Nevada | Foto: Asun Rodríguez
Ángela Gómez Anaya | @_Angela_GA


image_print

Once de la mañana en el centro de Granada. Hace un buen día, apenas aprieta el frío y, aunque nublando, algunos rayos de sol se dejan ver en las calles granadinas.

Hay poco ambiente, lo normal para un día entre semana. Operarios cargan y descargan las furgonetas. Abuelos charlan con el periódico debajo del brazo en Trinidad. Algún que otro viandante atraviesa Mesones con un paso acelerado. Otros, sin embargo, van de paseo con alguna bolsa colgando de sus manos.

la-imperial

Deportes La Imperial se ha visto afectado por la apertura del Nevada | Foto: Asun Rodríguez

Las luces navideñas, aunque apagadas, ya están presentes. La Navidad ya se siente en la calle.

Hace una semana que el Centro Comercial Nevada abrió sus puertas. El ‘gigante’ comercial ha llegado en el momento perfecto, comercialmente hablando. Ha acaparado la curiosidad de los consumidores y ha aprovechado una gran ocasión para desplegar sus encantos: el Black Friday.

No ha sido el único. La mayoría de comercios del centro, desde hace unos años, también se han subido al carro de esta costumbre anglosajona. Pero el Nevada, si hablamos de afluencia, ha ganado este pulso. Sólo en el pasado fin de semana, según datos confirmados por el departamento de Marketing del CC Nevada a este medio, se registraron 246.000 personas el viernes y 268.000, el sábado.

Ahora, tras esos días de pre-compras navideñas, el comercio recupera su rutina hasta que llegue una nueva oleada de consumo.

Los comercios y locales tradicionales no temen al gigante. Notan su presencia, sí, pero no se sienten debajo de sus garras. Por cuestiones lógicas, este medio no ha podido entrevistar a todos los comercios tradicionales de Granada por lo que no se puede generalizar.

angela-maldonado-de-solo

Ángela Maldonado cuenta los cambios que ha sufrido su negocio tras la apertura del C.C. Nevada | Foto: Asun Rodríguez

De hecho, hay algunos comercios que no tienen competencia directa en el Centro Comercial Nevada, por lo que sus propietarios o encargados andan más tranquilos. No obstante, de los diez comercios que hemos visitado y pulsado su opinión, solo uno ya ha empezado a notar las consecuencias de la apertura del Nevada.

“Se ha notado bastante”, nos comenta Juan Manuel Martín, de Deportes La Imperial, mientras mete en su respectiva caja un par de zapatillas de deporte. Este negocio dice haber vendido menos que el año pasado y tacha de “locura” el nuevo centro comercial. Este vendedor confía que el ‘boom’ del Nevada y la curiosidad que tiene la gente por ver cómo es aquello sea algo pasajero.

Ángela Maldonado no le teme. Ella regenta una tienda de ropa y complementos en la calle Escuelas. “Este comercio lleva treinta años funcionando y tenemos una clientela que huye, precisamente de eso, del comercio masivo”, nos explica esta mujer sin dejar de ‘apañar’ las prendas que expone en los percheros. “Precisamente porque ofrecemos algo diferente, nos va muy bien”, matiza Ángela.

Para otros, como la tienda de Electrodomésticos Juárez, su mayor rival no es físico. “Nuestro problema son las ventas en Internet”, nos asegura Javier Calvo. “Nosotros tenemos nuestra clientela más o menos fija, y a la gente del centro le resulta más cómodo comprar aquí que desplazarse hasta allí o hasta otro centro comercial”, explica. Esa idea la comparte una mujer que escucha nuestra conversación y se une a ella. “Yo he estado ya en el Nevada y es muy bonito, pero es complicado ir”, matiza. “Prefiero pasear por el centro y si tengo que comprar algo concreto, y tengo un comercio cercano que lo ofrezca, directamente lo compro aquí”, añade.

javier-calvo-de-juarez-electrodomestricos

La tienda de Electrodomésticos Juárez comenta la situación | Foto: Asun Rodríguez

Cerca de la Plaza de Trinidad, en la calle Capuchinas, a través del escaparate vemos cómo un hombre mayor se prueba un sombrero. La sombrerería Miroc, otro negocio que lleva abierto en Granada más de 10 años, tampoco cree que la apertura del Centro Comercial Nevada les vaya a perjudicar mucho. “Por ahora no hemos notado bajada de ventas y, sinceramente, creo que no nos va a afectar mucho porque a la gente le gusta venir al centro a pasear, y creo que eso no se va a perder”, nos comenta la Paola Martínez, mientras despacha al señor que acaba de escoger qué sombrero se va a llevar.

 

“El centro es el centro”, nos asegura, detrás del mostrador Antonio Díaz, encargado de Brico Acoil, una tienda de bricolaje y artículos para el hogar bastante conocida en la capital. “Gustos como colores. Hay personas que les gusta ir a grandes superficies y otras que prefieren comprar en negocios más cercanos”, apostilla Antonio.

Los Guerrilleros es otro de esos comercios que ven generaciones pasar y que, a pesar del auge de la manufacturación textil asiática, sobrevive. “Nosotros tenemos nuestra clientela fija”, nos asegura Raquel González, dependienta de esta tienda de calzados. En la conversación entra María, una cliente. “Yo prefiero mil veces venir al centro a comprar”, afirma con desdén. A María no le atrae “nada de nada” el Nevada “porque simplemente para ir al cine tienes que organizar una excursión”, considera esta granadina.

nicolas-sanchez

La zapatería ‘Nico’ muestra su opinión tras la apertura del Nevada | Foto: Asun Rodríguez

‘Nico’ es otra referencia en Granada. Muchísimas familias han acudido a sus tiendas desde hace 58 años para calzar a los más pequeños de la casa. “Por ahora el Nevada no tiene zapaterías infantiles”, nos asegura propietario Nicolás Sánchez, algo que les alivia. Nicolás si ha notado menos gente paseando por la céntrica calle Mesones. “Es la novedad. Es normal que la gente quiera ver cómo es el Nevada”.

Nicolás, que ya está ambientando la zapatería con adornos de Navidad, cree que al comercio del centro le falta unión y un impulso. “Antes, en la Navidad, en las calles sonaban los villancicos y daban un ambiente especial. Ahora eso ya está prohibido”, pone de ejemplo este empresario granadino.

Es relativamente pronto para hablar de impacto negativo en los comercios tradicionales del centro de Granada. Y aunque la Navidad supondrá la segunda prueba de fuego, será la rutina del resto del año la que marque si los granadinos se decantan más o menos por las grandes superficies o irán a comprar “a las tiendas de siempre”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *