Miércoles, 26 Julio, 2017

            

El Centro Federico García Lorca cumple este viernes un año de actividad pero sin el legado del poeta

Los archivos lorquianos serán declarados Bien de Interés Cultural (BIC)

El poeta granadino Federico García Lorca | Foto:Archivo GD
E.P.


image_print

El Centro Federico García Lorca de Granada cumple este viernes un año de actividad sin el legado del poeta, que permanece en la Residencia de Estudiantes de Madrid, a la espera de que las instituciones y la Fundación que preside la sobrina del autor de ‘Yerma’, Laura García Lorca, alcancen un acuerdo para lograrlo.

Los archivos lorquianos, que serán declarados Bien de Interés Cultural (BIC) después de que el Ministerio de Cultura y la Comunidad de Madrid decidieran incoar el expediente para otorgarles esa protección –que ya es efectiva a efectos legales y que impide su venta o exportación– llegarían a Granada “pronto”, según dijo en la inauguración de hace un año García Lorca, pero el asunto aún no se ha solucionado.

El Centro Lorca, que se inauguró con varios años de retraso, se concibió como un espacio para destinar al estudio, difusión y promoción de la vida y obra del autor de ‘Poeta en Nueva York’, para lo que su objetivo era albergar, en una cámara acorazada construida para ello, el legado del poeta, compuesto por 5.000 manuscritos del poeta, 3.000 de otros autores, unos 50 dibujos de artistas contemporáneos como Salvador Dalí o Ismael de la Serna, además de archivo fotográfico y hemeroteca.

Llamado a ser un referente de la cultura contemporánea y generador de pensamiento sobre la obra lorquiana, el centro es un edificio de corte vanguardista que se abre a la ciudad a través de la Plaza de la Romanilla, estableciendo un permanente “diálogo” con sus calles, casas y balcones cercanos, por medio de lucernarios, ventanas y cristales que propician un juego de luces, sombras y penumbras.

Gestionado por un consorcio integrado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Junta de Andalucía, la Diputación y el Ayuntamiento de Granada, iba a abrirse en 2007, pero una serie de vicisitudes administrativas y económicas impidieron el incumplimiento de los plazos.

La última fecha dada antes de la apertura definitiva fue la del 5 de junio del pasado año –para coincidir con el nacimiento de Lorca– pero la inauguración se aplazó de nuevo tras la puesta en duda de la gestión de la Fundación Lorca –hasta entonces integrada en el Consorcio–. No había justificado el destino de hasta 4,5 millones de euros del Ministerio de Cultura y la Junta de Andalucía, y tenía pendientes otras deudas millonarias por préstamos hipotecarios y con la empresa constructora, Ferrovial.

Tras hacerse pública esta situación, su presidenta, la sobrina del poeta, Laura García Lorca, presentó una denuncia contra el entonces secretario de esta institución, por posible apropiación indebida y falsedad documental, lo que está ahora pendiente de dilucidar en los tribunales.

La última noticia sobre el legado del poeta la dio el diario ‘The New York Times’, que informó de que La Caixa y la Fundación, que mantiene un crédito con esta entidad, estaban negociando un acuerdo de patrocinio para despejar “las dudas de carácter económico” que condicionan el traslado de los fondos lorquianos.

El alcalde de Granada, el socialista Francisco Cuenca, confirmó el pasado 12 de julio que este acuerdo de patrocinio no supondría tanto una condonación de la deuda que la Fundación Lorca mantiene con la entidad financiera como una colaboración que identificaría a esta marca con el centro del poeta, ayudando así a desbloquear la situación.

Cuenca trasladó a la Fundación Lorca y al resto de instituciones la importancia de que “haya total transparencia en las cuentas” y a partir de ahí consideró “imprescindible buscar salidas” respecto a la “preocupante situación” de no saber qué ha pasado con parte de los fondos que aportaron las instituciones para la construcción del Centro Lorca, en alusión al montante millonario que la Fundación no ha justificado y que ha supuesto la apertura del proceso judicial al secretario.

En cualquier caso, el Centro Lorca sigue avanzando para despejar todas las dudas de carácter económico para que el legado del poeta llegue “cuanto antes” al edificio construido con este objetivo, según el regidor, que recordó que hay en marcha una auditoría para conocer con detalle todas las cuentas, de modo que, una vez que culmine, las instituciones estarán en disposición de definir fórmulas para que se vayan sufragando las deudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *