Jueves, 21 Septiembre, 2017

            

El cáncer ‘secuestra’ un proceso celular natural para sobrevivir

La NMD es un proceso fisiológico natural que proporciona a las células la capacidad de detectar errores de ADN

Imagen ilustrativa de las células | Foto: E.P. / Pixabay
E.P.


image_print

Los tumores de cáncer manipulan un proceso celular natural para promover su supervivencia, lo que sugiere que el control de este mecanismo podría detener el progreso de la enfermedad, según concluye una nueva investigación dirigida por la Universidad de Oxford, en Reino Unido.

La degradación mediada por mutaciones sin sentido (NMD, por sus siglas en inglés) es un proceso fisiológico natural que proporciona a las células la capacidad de detectar errores de ADN llamados mutaciones sin sentido. También permite que estas células eliminen el mensaje mutado (degradación) que proviene de estos genes defectuosos, antes de que puedan traducirse en proteínas que pueden provocar la formación de enfermedades.

La NMD es conocida entre la comunidad médica por el papel que desempeña en el desarrollo de enfermedades genéticas como la fibrosis quística y algunas formas hereditarias de cáncer. Pero no todas las mutaciones sin sentido pueden provocar NMD, por lo que hasta ahora, su impacto más amplio sobre el cáncer en gran parte se desconocía.

Investigadores biomédicos e informáticos de la División de Ciencias Médicas de la Universidad de Oxford y la Universidad de Birmingham, en Reino Unido, desarrollaron un algoritmo informático para extraer secuencias de ADN del cáncer para predecir con exactitud si una NMD eliminaría genes que tuvieran mutaciones sin sentido. El trabajo inicialmente se centró en los cánceres de ovario y encontró que alrededor de un quinto de estos cánceres utilizan NMD para hacerse más fuertes.

Esto se debe a que NMD asegura que el mensaje de un gen llamado TP53, que normalmente protege a las células de desarrollar cáncer, se elimina casi por completo. En ausencia de NMD, un TP53 mutado podría todavía retener cierta actividad, pero NMD asegura que no sea así.

Sobre la base de esta investigación, el equipo predice que debido a que los cánceres se alimentan esencialmente de NMD, se convierten en dependientes de ella en algunos casos. Por lo tanto, si los científicos fueran capaces de inhibir o controlar el proceso, es posible que también pudieran controlar el cáncer y prevenir la progresión de la enfermedad.

SE ABRE LA PUERTA A TRATAMIENTOS PERSONALIZADOS

El doctor Ahmed Ahmed, coautor y profesor de Ginecología Oncológica en el Departamento de Obstetricia y Ginecología de Nuffield y jefe del Laboratorio de Células de Cáncer de Ovario del Instituto Weatherall de Medicina Molecular de la Universidad de Oxford, señala: “Las pruebas del papel de la NMD en el cáncer de ovario eran tentadoras. Encontramos que NMD explicó precisamente por qué casi no había expresión de TP53 en ciertos cánceres de ovario”.

“Pasamos a probar el papel de NMD en otros tipos de cáncer y la evidencia de la función de la NMD fue convincente. Esto abre la puerta a posibilidades emocionantes para tratamientos personalizados, incluyendo inmunoterapias individualizadas para pacientes en el futuro”, afirma.

Después del análisis del cáncer de ovario, el equipo amplió el estudio para incluir otros tipos de cáncer, estudiando alrededor de un millón de mutaciones celulares diferentes en más de 7.000 tumores del Atlas Genómico del Cáncer que cubre 24 tipos de cáncer. El equipo pudo hacer un mapa de cómo cada tipo de cáncer utiliza NMD revelando el notable alcance de la NMD en ayudar al cáncer a sobrevivir.

La directora general de ‘Ovarian Cancer Action’, que financió parcialmente la investigación, Katherine Taylor, destaca: “Es una noticia muy emocionante. El profesor Ahmed y su equipo han identificado cómo las células cancerosas dependen de un proceso llamado NMD para su supervivencia. Este descubrimiento podría ayudar a los clínicos a identificar e inhibir el proceso, dándoles un mejor control del cáncer de una persona”.

“El cáncer de ovario es una enfermedad muy complicada y las tasas de supervivencia son bajas, con sólo el 46 por ciento de las mujeres que viven más de cinco años después del diagnóstico. Así que entender cómo podemos evitar que la enfermedad prospere es imprescindible si queremos mejorar el resultado para más mujeres”, agrega.

Por su parte, el investigador Christopher Yau, científico computacional del Instituto de Cáncer y Ciencias Genómicas de la Universidad de Birmingham, destaca: “Como resultado de estos hallazgos, ahora planeamos aplicar el mismo algoritmo informático para determinar si la NMD afecta a los pacientes con cáncer en El Proyecto de 100.000 Genomas. Estas investigaciones pueden allanar el camino a nuevas posibilidades de tratamiento para los pacientes del NHS [sistema nacional de salud británico] en el futuro”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *