Martes, 23 de Octubre de 2018

            

El cambio trae otra derrota del Granada CF en casa (0-1)

El conjunto rojiblanco no hizo bueno el dicho de ‘cambio de entrenador, victoria segura’ y termino perdiendo por la mínima ante otro rival directo, el Leganés

Foto: Antonio L. Juárez
Román Callejón | @RomanCallejon


image_print

Llegaba la Jornada 7 de la Liga Santander el Granada CF la afrontaba con el significativo cambio de pieza en el banquillo, donde se sentaba Lluís Planagumà, el técnico del filiar que recogía el testigo del primer equipo tras la destitución de Paco Jémez.

Sobre el terreno de juego una alineación con no demasiados cambios, Ochoa bajo palos, Tito, Vezo, Gastón y Gabriel Silva en la zaga, Samper y Márquez en la media y Carcela, Bueno, Pereira en la zona de ataque, con la vuelta a la punta de Ponce.

El partido comenzó con un gran calado táctico, especialmente por parte un Leganés con varios ex rojiblancos en sus filas, que juntó mucho sus líneas y quiso poco el balón. La presión de sus delanteros no existía cuando Ochoa sacaba la pelota y todo el equipo esperaba dentro de su campo.

El Granada también tuvo las líneas más juntas, se vio un equilibrio mayor al que mostraba el equipo cuando Jémez mandaba a todos, excepto a los centrales, al ataque. Es espectáculo y el entretenimiento bajaron, pero la seguridad y la fiabilidad subieron.

Sin embargo, quien primero probó fortuna fue el Leganés, por mediación de Timor, quien levantó la cabeza nada más comenzar el partido, vio a Ochoa adelantado y trató de sorprenderle, pero su disparo se marchó largo.

No tardo mucho el Granada en dar la réplica. Los rojiblancos enseñaron los dientes con un balón ganado de cabeza por Ponce, que le quedó a Carcela, quien se metió dentro del área, pero se entretuvo y perdió el cuero cuando la mejor opción era la de pasar a Bueno, en el punto de penalti.

El encuentro entró en una fase de igualdad, en la que ambas escuadras buscaron su oportunidad. Era difícil llegar a las áreas contrarías, por lo que el balón parado, por parte del conjunto madrileño fue una arma recurrente, y los disparos lejanos, por parte del Granada, su caballo de batalla.

Si bien los de Garitano empezaron sin querer el cuero, el Granada tampoco lo tuvo demasiado, incluso el equipo rojiblanco se dedicó a salir a la contra durante buena parte de esta mitad, en la que finalmente el Lega tuvo más pesesión.

Los de Planagumà se hicieron un poco más fuertes en ataque cuando se veía el descanso en el horizonte, pero no llegaron con excesiva claridad al área de Serantes. En este primer periodo, los dieron una imagen de conjunto serio, bien plantado sobre el terreno de juego, no concedieron errores y sufrieron menos en defensa.

Aunque los acercamientos se produjeron en menor número y con menor peligro, sí que el talento de hombres como Carcela, Pereira, y Ponce estiraba el equipo y hacía que el bloque nazarí no perdiera ese marcado carácter ofensivo que lo viene caracterizando durante esta temporada.

Tras la reanudación, el Granada salió decididamente al ataque, de manera que encerró durante los primeros diez minutos de juego al Leganés en su área y llevó peligro hasta el área de Serantes, pero un fallo de Vezo, que dejó solo Luciano delante de Ochoa, pero que el propio Vezo enmendó, despertó al Leganés.

Los de Planagumà siguieron llevando esa intención, pero los de Garitano no se conformaron con quedarse atrás y lo intentaron cada vez que podían.

El encuentro estuvo más abierto que en la primera mitad, ambas escuadras apostaron más y se abrieron más huecos. Los acercamientos más claro seguían siendo del Granada, que probó a Serantes por mediación de Ponce, con un tiro lejano lleno de intención, al que el meta del conjunto madrileño respondió con acierto. El Leganés, por su parte, no dio trabajo a Ochoa.

Pero una vez más, cuando parecía que el Granada dominaba, llegó una contra que los costó encajar el primero tanto. Precisamente el ex rojiblanco Rober Ibáñez, recién ingresado sobre el césped, corrió el contragolpe y metió un buen balón para Swymanowski, quien, a pesar de un mal control, batió por alto con un tiro cruzado a Ochoa (0-1).

El gol y una falta de reacción provocó los cánticos en la grada de “¡Estamos hasta los huevos!” y de ¡Esta camiseta, no la merecéis!”.

Planagumá metió a todos sus delanteros en el terreno de juego. A Ponce se sumaron Barral y Kravets, pero no estuvieron especialmente acertados. El ucraniano tuvo una con la cabeza a centro de Barral, pero se estorbó con Krhin y su remate fue defectuoso.

Sin mucho más tiempo, el encuentro llegó al su fin. La imagen de los futbolistas nazaríes en la recta final dio la sensación de estar apagada.

El debut de Planagumà no cumplió la máxima de ‘cambio de entrenador, victoria segura’. El Granada volvió a conceder una derrota ante un rival directo de su liga, algo que la grada ‘premió’ con pitos, abucheos, pañolada blanca y gritos de “¡Fuera, fuera!”

Los rojiblancos siguen sin mostrar un oficio claro que les permita competir en primera división. La ausencia de un líder en el equipo es notoria.

FICHA TÉCNICA

Granada CF: Ochoa; Tito, Vezo, Gastón, Gabriel Silva; Samper (Krhin, min. 54), Javi Márquez, Carcela (Kravets, min. 77), Pereira, Bueno (Barral, min. 68); Ponce

CD Leganés: Serantes; Víctor Díaz, Mantovani, Medjani, Rico; Timor, Rubén Pérez, Ramos (Rober, min. 66), Szymanowski; Gabriel (Insúa, min. 81); y Luciano (Guerrero, min. 60)

Goles: 0-1: Szymanowski, min. 75

Árbitro: Santiago Jaime Latre (colegio aragonés). Amonestó a Ponce (min. 52), por parte de los locales.

Incidencias: Encuentro perteneciente a la Jornada 7 de la Liga Santander entre el Granada CF y el CD Leganés, disputado en el Estadio Municipal Nuevo los Cármenes ante 15.050 espectadores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.