Sábado, 27 Mayo, 2017

El calor, un enemigo para la fertilidad masculina

A partir de los 35 grados la calidad del semen desciende y el número de espermatozoides desciende significativamente, incrementándose la fragmentación de ADN

Foto: E.P


image_print

Mantener hábitos saludables es clave para preservar una buena salud reproductiva en verano ya que, en el caso de los hombres, las altas temperaturas pueden provocar un deterioro del semen que puede poner en riesgo su fertilidad.

Especialistas médicos de Ginefiv, clínica centrada en el tratamiento de la esterilidad y la infertilidad, recuerdan que hay estudios que prueban que la exposición continuada al calor podría provocar en el varón diferentes anomalías. Entre ellas destacan la astenoszoospermia, alteración en la movilidad de los espermatozoides, o la oligospermia, que se origina al descender la cantidad de espermatozoides en la eyaculación, a consecuencia del incremento térmico en el escroto, tejido que envuelve y recubre los testículos.

A partir de los 35 grados la calidad del semen desciende y el número de espermatozoides desciende significativamente, incrementándose la fragmentación de ADN de los espermatozoides, parámetro relacionado con la capacidad fecundante del esperma y que incluso se ha relacionado con un incremento en la tasa de abortos.

Por este motivo, estos especialistas aconsejan evitar el aumento de la temperatura en los testículos de manera prolongada y constante, por el uso habitual de ropa interior ajustada o por la exposición constante al calor por motivos laborales o profesionales, ayudan a prevenir la infertilidad masculina que afecta a la producción de espermatozoides.

CUIDADO CON EL TABACO Y EL ALCOHOL

Además, también recuerdan que la salud reproductiva también puede verse afectada por el consumo de alcohol y tabaco, que en ocasiones se incrementa durante las vacaciones de verano. En el caso del tabaco, se sabe que puede causar problemas en la composición del semen ya que la nicotina presenta diversos compuestos que pueden originar rupturas en el ADN de los espermatozoides.

“Resulta muy importante que aquellas parejas que deseen tener descendencia tengan muy en cuenta el control de estos hábitos durante todo el año, incluidas las vacaciones de verano, periodo en el que suelen descuidarse”, ha destacado Victoria Verdú, experta de Ginefiv.

Por su parte, el consumo de alcohol también constituye un factor relevante de incidencia en la fertilidad de los hombres. Diversos estudios aseguran que un consumo abusivo de bebidas alcohólicas puede afectar a la testosterona, hormona masculina que participa en la producción del esperma.

CON SENCILLAS PRECAUCIONES PUEDE PROTEGERSE LA FERTILIDAD

“Durante el verano, solemos descuidar el estilo de vida saludable sin ser conscientes de las consecuencias en la capacidad reproductiva. Por ello, llevar a cabo sencillas precauciones ayuda a prevenir a que los efectos del verano perjudiquen la fertilidad de la pareja”, ha explicado.

Asimismo, esta experta recuerda la importancia de vigilar la alimentación, ya que estudios recientes han demostrado que la obesidad y el abuso en el consumo de lácteos y carbohidratos, pueden afectar negativamente la calidad de los espermatozoides. Y en el caso de los hombres, se ha demostrado que la ingesta diaria de 1.000 miligramos de calcio y 10 microgramos de vitamina D puede mejorar su salud reproductiva.

De este modo, durante la época estival, un buen ejemplo para incluir en la alimentación y muy recomendable son las ensaladas con un aporte de queso o yogur, zumos de naranja enriquecidos con calcio como ejemplo para incluir en la dieta durante los meses de calor. Además, la realización de ejercicio físico moderado evitando siempre las horas centrales del día y vestir ropa ligera y holgada, son algunos hábitos que previenen los efectos negativos del calor en la fertilidad masculina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *