Jueves, 19 enero, 2017

El Ayuntamiento reduce la sanción por viajar sin billete de autobús a 20 euros

La iniciativa busca sancionar principalmente a las personas que no pagan el traslado en transporte público de manera reincidente

La Junta de Gobierno Local reduce la cuantía de las sanciones por no viajar con billete en autobús | Foto: Archivo
Sarai Bausán García | @Sarai_Bausan


image_print

Una de las principales reivindicativas que manifestaban los usuarios del transporte público de Granada era el elevado precio que debían abonar por no haber validado el billete de autobús o haber viajado sin él, pues debían pagar 40 euros y si se demoraban más de cuatro días en aportarlo la multa ascendía a 270 euros.

Para modificar esta situación, la Junta de Gobierno Local ha decido reducir la cuantía de esta multa a 20 euros. De igual modo, la demora irá ascendiendo en su coste de forma paulatina. Así, la primera vez que no se valide el billete la sanción será de 90 euros, la segunda de 90 a 180 euros y, por último, la tercera vez que se cometa esta infracción la sanción será de 180 a 270 euros.

“Esta modificación nos parece mucho más justa y progresiva ya que se sanciona más a la gente que es reincidente y en la que se ve la voluntad de que realmente quieren colarse”, ha señalado al respecto Raquel Ruz, concejal de Movilidad, Protección Ciudadana, Emprendimiento, Turismo y Comercio. Y es que, tal y como ella mismo ha mostrado, en la mayoría de los casos, la infracción se cometía por personas que no había validado debidamente el billete al no percibir la señal sonora.

MINIBOTELLONES EN LA CIUDAD

Otra de las iniciativas emprendidas por la Junta de Gobierno local ha sido la relativa a intentar evitar que proliferen los minibotellones en los entornos protegidos de la ciudad. Para tal efecto destinará dos patrullas para la zona del Albaicín, donde se encuentra uno de los principales focos en los que se producen estos hechos.

Además, el Consistorio granadino destinará entre ocho y nueve agentes de política para acudir a las llamadas de los vecinos que alerten de los botellones en estos barrios de la ciudad.

“Esta proligferación de los botellones no es un fenómeno nuevo, no es consecuencia del cierre del botellódromo porque se da desde siempre, pero vamos a responder a estas necesidades de la ciudadanía”, ha afirmado al respecto la concejal de Movilidad, Protección Ciudadana, Emprendimiento, Turismo y Comercio. A esto ha añadido: “Seremos implacables en la aplicación de la ordenanza de la convivencia y no vamos a permitir ninguna irregularidad en el tema”.

Además del ruido que generan estas reuniones, otro de los problemas que trae como consecuencia y de los que más se quejan los vecinos, tal y como ha expresado de Urbanismo, Mantenimiento y Medio Ambiente, Miguel Ángel Fernández Madrid, es la suciedad que provoca.

“Está claro que una de las patas principales de este proyecto tiene que ser que la policía imponga sanciones pertinentes, pero también se deben responder a las quejas de los ciudadanos por la limpieza de la zona”, ha afirmado el concejal de Urbanismo, Mantenimiento y Medio Ambiente.

Para que el funcionamiento de limpieza sea el más adecuado posible, Miguel Ángel ha indicado que se ha puesto en marcha un dispositivo en el que, aparte de encontrarse el servicio ordinario de la zona, se ha destinado un grupo operativo de limpieza que atiende a las zonas donde no actúan los servicios ordinarios. “Estos servicios se realiza a primera hora de la mañana en vez de por la noche debido a que a esas horas aún continúa la proliferación de botellones”. Así, se destinarán seis grupos para el turno de mañana y tres para el de tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *