Domingo, 28 Mayo, 2017

El Ayuntamiento pide un plan de saneamiento para recuperar la estabilidad presupuestaria

Las obligaciones pendientes de pago del Consistorio granadino ascienden a 66 millones de euros

Baldomero Oliver, concejal de Economía y Hacienda en el Ayuntamiento de Granada | Foto: Archivo GD
Redacción GD


image_print

El nuevo Equipo de Gobierno ha hecho un balance de las deudas que acumulan las arcas municipales. Los del Partido Socialista ya venían advirtiendo, desde antes de entrar a regir la ciudad de Granada, que el PP les había dejado un “regalo envenenado”.

Antes del primer pleno ordinario bajo la alcaldía de Francisco Cuenca, Baldomero Oliver, concejal de economía y hacienda, ha expuesto la situación en la que se encuentran las arcas del Ayuntamiento ayudándose del ‘Informe sobre el incumplimiento de la estabilidad presupuestaria’.

Oliver ha advertido que el Consistorio necesita un total de 181.919 euros de financiación. Unas cifras que llevan al nuevo Equipo de Gobierno a solicitar un plan de saneamiento durante el próximo mes con la finalidad de “garantizar la recuperación de la estabilidad presupuestaria para este ejercicio y años siguientes”, según palabras del concejal.

En cuanto a la regla de gasto, el edil socialista ha informado que hay una diferencia de siete millones de euros entre el límite de gasto, que se sitúa en 200 millones, y el gasto real. Una situación que se prevé empeorará en los próximos meses.

Además, durante la rueda de prensa, se ha presentado un plan de ajuste que dicen, no se está cumpliendo. Oliver expone como conclusión a este plan que “debido al desajuste en los ingresos, que este año hay que pagar amortizaciones que no estaban previstas en una partida específica, y debido a la LAC, habrá que consensuar medidas por la acumulación de deuda con Transportes Rober estos años”.

El concejal ha manifestado que “el primer trimestre de este año ha llegado a un escenario, derivado de la Operación Nazarí, que pone al Ayuntamiento al borde de la intervención”.

Además, también se ha tratado el tema del periodo medio de pago que, por ley, se sitúa en 30 días. El consistorio granadino, por su parte, alcanza ya los 93 días sin pagar sus deudas a los proveedores, un período que, según anuncia Oliver, puede llegar a superar los 120 días en los próximos meses.

Todo esto conforma, por tanto, una “situación crítica”, según ha concluido el edil socialista: “esto es lo que nos toca, gestionar, y tendremos que negociar con el resto de grupos políticos para saber cómo salir del borde del abismo en el que nos encontramos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *