Lunes, 23 enero, 2017

El Ayuntamiento deberá modificar el plan de Santa Adela para que sea aceptado por Fomento

Tras la reunión mantenida el pasado lunes entre responsables políticos y vecinos quedó en el aire el modelo de financiación de las nuevas obras, así como las modificaciones técnicas necesarias para que el plan de intervención en el barrio acate la normativa del Plan Estatal de Rehabilitación de Barrios

Fachada de una de las viviendas de Santa Adela | Foto: R.C


image_print

A Santa Adela se le acaba el tiempo. El 1 de octubre el Ministerio de Fomento debe tener el plan municipal que terminará por rehabilitar el barrio, ubicado en el corazón del el Zaidín. Esta cuenta atrás, que en realidad lleva sonando más de cuatro años, entre lucha vecinal y discrepancia política, tuvo su penúltimo capítulo el pasado lunes, cuando responsables de la concejalía de Urbanismo, de la Junta de Andalucía así como representantes de todos los partidos se dieron cita con los vecinos en una reunión que debía marcar las bases de la actuación en el barrio. De esa reunión ha hablado hoy el portavoz socialista en el Ayuntamiento de la capital, Paco Cuenca, quien le ha pedido al equipo de gobierno que “se ponga las pilas si quiere cumplir lo que ha prometido”.

MODIFICACIÓN DEL PLAN ACTUAL

Según ha adelantado el socialista y ha podido confirmar esta redacción, el plan actual que maneja el Ayuntamiento necesita ser modificado si quiere pasar el filtro del Ministerio de Fomento. Esto es así porque la concejalía de Urbanismo ha trabajado bajo los mismos parámetros que con las dos primeras fases de rehabilitación del barrio, ya ejecutadas. Aquellas obras se financiaron con la venta de los nuevos pisos sobrantes de la reubicación de vecinos, algo que ahora no puede volver a suceder dado que las viviendas de la tercera fase, si quieren ser financiadas con dinero del Estado, deben ser de protección oficial.

Así, está en el aire quién y cómo se financiará la tercera fase, que debería desarrollarse con la construcción de 132 viviendas -entre las denominadas subfase 1 y 2-. Porque en total, el coste de las obras ascendería a unos 5 millones de euros aproximadamente, una cantidad de la que el Estado tan solo pondría 2,2 millones. El resto quedaría a repartir entre Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Granada, por lo que desde el PSOE ya se ha instado al equipo de gobierno a que reserve una partida en los próximos presupuestos para acometer esas obras. “Estamos hablando de acometer una actuación integral”, ha explicado el también edil socialista Eduardo Castillo, quien ha pedido que no se queden en el olvido la puesta en marcha de equipamientos y servicios públicos para una zona de Granada especialmente deprimida.

De la misma forma, el PSOE ha pedido que se pongan en marcha planes sociales para “recuperar” a los jóvenes de la zona con “medidas de carácter laboral y formativas”. Con vistas a esta otra faceta del plan para el barrio, los socialistas han adelantado que podrían llevar a cabo una moción para instar al gobierno municipal a que atienda las necesidades sociales de los vecinos.

Por su parte, desde el equipo de gobierno ya se ha recordado que fue el Ayuntamiento de Granada el que ejecutó “en solitario y a pulmón” las dos primeras fases de la construcción del barrio, por lo que ahora pide que los costes se repartan entre las diferentes instituciones, Junta de Andalucía incluida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *