Martes, 23 Mayo, 2017

Publicidad

El Ayuntamiento de Armilla cede los terrenos para la segunda acometida eléctrica del metro de Granada

Este equipamiento, que transforma la red en alta tensión en media, abastecerá al metropolitano de energía junto con la ya existente en Albolote

Gabinete


image_print

Metro de Granada, sociedad adscrita a la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía, ha firmado con el Ayuntamiento de Armilla el acta de cesión y ocupación de los terrenos que albergará la segunda subestación de acometida del metropolitano de Granada. Se trata de un solar de casi 2.300 metros cuadrados, ubicado frente al Edificio BIC del Parque Tecnológico de Ciencias de la Salud y muy próximo a la traza del metro ligero. Estos terrenos no sólo albergarán una de las dos subestaciones eléctricas que abastecerán de energía a este sistema de transportes, sino que también cuentan con la suficiente capacidad para ampliar la red eléctrica pública de la zona, de cara a futuros nuevos desarrollos urbanísticos.

La construcción de la subestación eléctrica de Nevada, que se iniciará en breve y concluirá a lo largo de 2014, permite que la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía, ente público encargado de la gestión y ejecución de las obras del metro ligero, continúe con los trabajos de dotación de instalaciones y energía a la línea. Además esta subestación garantiza que el metro disponga del doble de suministro energético que requiere, es decir, posibilita la redundancia en la potencia instalada para hacer frente así a posibles interrupciones o incidencias que pudieran alterar a una de las dos subestaciones, garantizando de este modo la prestación del servicio de transportes.

Las subestaciones de acometida son equipamientos que permiten transformar la energía procedente de la red de alta tensión, en este caso procedente de la subestación de Endesa ubicada en el municipio de Las Gabias, para su uso en la red propia del metro, que es de media tensión. Es decir, permiten transformar la energía eléctrica de 66 a 20 kilovoltios (kv).

Además de la subestación de Nevada, la línea del metropolitano de Granada cuenta ya con otro equipamiento receptor y transformador de energía eléctrica en el término municipal de Albolote, junto a la parada de Juncaril. Esta subestación ya está completamente finalizada y equipada y, de hecho, su funcionamiento ha resultado esencial para la realización de las pruebas de tracción eléctrica con las unidades del metro ligero que se han efectuado entre el edificio de Talleres y Cocheras, Cerrillo Maracena y la parada de Albolote, a lo largo del presente año.

Cada una de las dos subestaciones está dotada de los elementos de seguridad y mando de control necesarios para que su funcionamiento sea mediante control remoto desde el puesto de control central, de Talleres y Cocheras, sin la necesidad de habilitar personal en cada una de ellas.

Al margen de estas dos subestaciones de acometida, el metropolitano de Granada cuenta en su trazado con otras siete subestaciones encargadas de proporcionar tracción y suministro interno a los elementos de la línea como las instalaciones fijas (catenarias), los sistemas de ventilación e iluminación o los de comunicación con los viajeros. Estos equipamientos están ubicados en Juncaril, Cerrillo Maracena, Luis Amador, Méndez Núñez Palacio de Deportes, Nevada y en el edificio de Talleres y Cocheras. De éstas subestaciones, las de Juncaril, Talleres y Cocheras y Cerrillo están ya completamente finalizadas y equipadas, mientras que la de Argentinita está en proceso de implantación.

El metropolitano de Granada, proyecto impulsado por la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía y cofinanciado con Fondos FEDER, cuenta con un trazado de prácticamente 16 kilómetros de los cuales el 83% se desarrolla en superficie. Este trayecto tendrá un total de 23 paradas en superficie y tres estaciones subterráneas, estas últimas en el eje de Camino de Ronda y Avenida de América. El metro supone una inversión total que supera los 503 millones de euros, y en su primer año de explotación se prevé una demanda de once millones de pasajeros.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *