Sábado, 23 Septiembre, 2017

            

El Ayuntamiento coloca una barandilla para evitar accidentes en Puente Verde, declarado BIC

El alcalde subraya que "no podíamos permitir que un problema que afecta a la seguridad de la ciudadanía, siguiera dilatándose en el tiempo"

Visita del alcalde al entorno de Puente Verde | Foto: Gabinete/Javier Algarra
E.P.


image_print

El Ayuntamiento de Granada de Puente Verde ha instalado un sistema de protección en el Puente Verde para evitar posibles accidentes, consistente en una barandilla cuyo diseño ha tenido que ser aprobado por la Comisión de Patrimonio de Junta de Andalucía al estar catalogada la pasarela como Bien de Interés Cultural.

Se atiende de este modo a una demanda de los vecinos y las asociaciones de padres de los colegios de la zona, según ha especificado este viernes en una visita el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, quien ha subrayado que “no podíamos permitir que un problema que afecta a la seguridad de la ciudadanía, siguiera dilatándose en el tiempo”.

Así, tras comprobar que no existía un proyecto licitado a su llegada al gobierno local, se decidió que el propio Ayuntamiento redactara la memoria y que fuera la empresa de aguas Emasagra la que ejecutara la obra.

“Al tratarse de un BIC, necesitábamos el informe favorable de la Comisión de Patrimonio de la Junta de Andalucía, cosa que logramos el 17 de abril”, ha explicado el alcalde, “y a partir de entonces nos pusimos a trabajar para que las medidas de protección estuvieran instaladas cuanto antes, dando así satisfacción a una vieja y razonable demanda ciudadana”.

Tanto los representantes vecinales como los portavoces de las AMPAS de los centros escolares de la zona, que han acompañado al alcalde en su visita a Puente Verde, han coincidido en señalar el riesgo de caídas fortuitas debido a la escasez de altura del pretil del puente, y han recordado que llevaban más de ocho años pidiendo una solución.

La construcción del Puente Verde fue ordenada por el general Sebastiani, de las tropas de Napoleón, y para ello utilizó las piedras del campanario del Monasterio de San Jerónimo. Su nombre se debe a que originariamente había en el mismo lugar un puente de madera de ese color “y aunque el nuevo puente pasó a ser de piedra, los granadinos le seguimos llamando como al anterior”, ha explicado Cuenca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *