El Ayuntamiento de Granada, gobernado por José Torres Hurtado (PP), admitió hoy que la nueva ordenanza para la convivencia, que entró en vigor el pasado 10 de noviembre, "a tenido una buena acogida por parte de los ciudadanos", además "aún se está en la fase de información, no de sanción"." />
Sábado, 21 enero, 2017

El Ayuntamiento celebra la “buena acogida” ciudadana sobre la ordenanza para la convivencia en sus primeros días



image_print

El Ayuntamiento de Granada, gobernado por José Torres Hurtado (PP), admitió hoy que la nueva ordenanza para la convivencia, que entró en vigor el pasado 10 de noviembre, “a tenido una buena acogida por parte de los ciudadanos”, además “aún se está en la fase de información, no de sanción”.

Así, el concejal de Protección Ciudadana, Eduardo Moral (PP), precisó a Europa Press que “en estas primeras semanas, como bien contempla la propia ordenanza, es necesario informar a los vecinos y afectados por la medida”, pero “tiene que llegar un punto en el que el reglamento se cumpla por completo y cuando las actitudes persistan se tendrá que sancionar”, advirtió.

Del mismo modo, el edil explicó que “a los agentes se les ha pedido que no pongan sanciones, sino que se limiten a dar información”, además, “las sanciones que ha habido en este tiempo son las típicas y normales que podrían haberse dado antes de la ordenanza, como el tema del botellón o los “graffitis””, según indicó Moral.

Por otra parte, el representante del Gobierno local informó de que se ha convocado un Pleno de participación vecinal “en el que estarán todas las asociaciones vecinales con cada una de las juntas municipales de los distritos”, además, argumentó Moral, “se les explicará a los policías la ordenanza, aunque ya son unos 150 agentes los que la conocen, mientras que el resto la conocerán a lo largo de esta semana”.

En concreto, “la ordenanza tiene dos partes, una es la compilación de muchas otras ordenanzas que existían ya en el Ayuntamiento, como el tema de “graffitis” o destrozo inmobiliario, donde se ha trabajado como siempre, y la otra parte es la más innovadora y de la que más se ha hablado, en la cual se regula el asunto de la prostitución o los gorrillas, entre otros”, detalló el concejal de Protección Ciudadana.

El edil popular ya tuvo que apaciguar las críticas efectuadas en los últimos días por diversos colectivos a la aplicación de la ordenanza, que prohíbe la prostitución y la mendicidad en la vía pública, porque el texto ya tuvo su exposición pública “y ninguno de ellos presentó alegaciones”. Además, el texto normativo pretende regular “situaciones administrativas en el espacio público de Granada y nada más”, sentenció.

Respecto a las críticas surgidas por las sanciones previstas para mendigos que pidan dinero de forma “insistente” o para las prostitutas que sean sorprendidas ejerciendo su profesión, Moral dijo que el Ayuntamiento “sabe a ciencia cierta” que no va a cobrar esas multas, pero explicó que este asunto debe estar recogido en la ordenanza porque en ella se regulan aspectos genéricos.

SANCIONES DE HASTA 3.000 EUROS

Con esta ordenanza para la convivencia Granada prohíbe el ejercicio de la prostitución en la vía pública con multas de hasta 3.000 euros para clientes y meretrices, entre otras actividades que se regulan en la capital. El documento considera una infracción muy grave el “ofrecimiento, solicitud, negociación y aceptación de servicios sexuales” a menos de 200 metros de las zonas residenciales, centros educativos, comerciales y empresariales.

Si esta práctica se realiza fuera de este perímetro, las sanciones serán leves y oscilarán entre 1 y 750 euros, tanto para clientes como para prostitutas, aunque en el caso de estas últimas, el dinero se destinará a programas sociales.

Los agentes de la Policía Local de Granada ya comenzaron a informar a clientes y prostitutas sobre la entrada en vigor de la ordenanza desde mediados del mes de octubre en la zonas donde se concentra gran parte de la prostitución que se ejerce en la capital, concretamente en la zona de Carretera de Jaén y aledaños.

Los vecinos de esta zona se han mostrado “esperanzados” con la inminente entrada en vigor de la ordenanza, ya que “al menos” servirá para que la Policía les haga “más caso”, además de que los agentes contarán con un nuevo instrumento para actuar contra los clientes que estacionan sus coches en la zona, puesto que hasta ahora “no podían hacer nada”.

La ordenanza recoge determinados derechos y deberes de comportamiento en la vía pública que también se refieren a la mendicidad, la contaminación atmosférica, lumínica y acústica, así como la realización de pintadas y la actuación de artistas callejeros.

Así, se prohíbe la mendicidad “insistente o agresiva” y la utilización de menores como reclamo, aunque en este caso las sanciones que puedan imponerse serán sustituidas por sesiones de atención individualizada con los servicios sociales o cursos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *