Martes, 23 Mayo, 2017

Publicidad

El arte de ‘fabricar’ en papel

Un vecino de Albolote expone en la Casa de la Cultura del municipio sus maquetas de papel, una técnica de modelismo poco común en España

Juan Francisco Vera posa con una de sus pieza más premiadas, el 'Acorazado Pelayo'
Ángela Gómez | @_Angela_GA


image_print

“Yo era gruista, y una vez vi una grúa hecha de papel y despertó mi curiosidad”. Así comenzó la afición de Juan Francisco Vera, vecino de Albolote, aunque natural de Guadahortuna. Eso fue hace diez años y ahora vive rodeado de sus creaciones hechas con un papel que no supera los 220 gramos, es decir, como el grosor que tiene la cartulina.

Juan Francisco se dedica al modelismo, pero en papel, una tarea más compleja que trabajar en madera o en plástico, que es lo más común en España. “¿Te acuerdas de los recortables que hacíamos en el colegio?. Pues algo parecido, aunque bastante más complejos”, relata a Granada Digital este manipulador del papel, que actualmente está exponiendo sus obras en la Casa de la Cultura de Albolote.

Se declara un enamorado de la historia naval, motivo por el cual gran parte de sus creaciones son barcos. No obstante, Juan ha hecho de todo. Vehículos, animales, aviones y edificios. Actualmente colabora con estudios de arquitectura que le encargan a él la elaboración de las maquetas.

barco-papel

Cutty Sark, otra de las piezas de Juan Francisco Vera

“Aquí en España no está muy arraigado este tipo de modelismo”, confiesa Juan, quien asegura que Polonia es la “meca del modelismo en papel”. No obstante, Juan Francisco ha conseguido numerosos premios en concursos nacionales, pese a ser una disciplina minoritaria. Su ‘pieza’ más premiada es Acorazada Pelayo, con la que aparece Juan en la foto que acompaña este texto. Entre las distinciones, Juan resalta la concedida por el Museo Naval de Madrid dentro de los Premios de la Armada del año 2013.

Juan ahora se encuentra en situación de desempleo por lo que puede dedicarle más tiempo a esta afición que requiere de delicadeza y precisión. Juan no puede determinar el tiempo exacto que le lleva hacer estas maquetas porque depende de muchos factores, pero para que nos hagamos una idea, uno de sus piezas, un barco, “si trabajase de lunes a viernes, una media de ocho horas, tardaría dos meses”, calcula.

Este vecino de Albolote está en trámites para impartir talleres en centros educativos de la provincia, “porque a los niños les llama la atención mucho”, asegura Juan. Bien lo sabe él, que está compartiendo vitrina de exposición con su hijo de siete años que está siguiendo la afición de su padre.

La exposición en la Casa de la Cultura, que está teniendo muy buena acogida, según cuenta el autor, se puede visitar hasta el 7 de agosto

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. ¡Muchas felicidades, estimado Juanfra!

    Una gran oportunidad de compartir esta afición en tu país, y con maquetas de calidad.

    ¡En horabuena!