Sábado, 25 Marzo, 2017

El Arabi y Brahimi mandan al Granada a la cama como octavo clasificado

Los de Lucas Alcaraz se impusieron al Málaga por 3-1, con hattrick del marroquí y dos asistencias del argelino, que fueron los hombres más destacados del choque

David Sánchez ~ @sir_deivid7 // Foto: Román Callejón


image_print

Importantísima victoria del equipo nazarí ante el Málaga en el Nuevo Los Cármenes. El Granada pone fin a su mala racha en Los Cármenes y se coloca provisionalmente octavo con 17 puntos. Tres goles de El Arabi, con dos asistencias de Brahimi, valieron para tumbar a un Málaga que encontró en Caballero a su figura destacada, aunque el meta argentino no pudo evitar la derrota de los suyos.

Empezó algo impreciso el equipo de Alcaraz, fallando muchos pases en la zona medular, mientras el Málaga buscaba las internadas de Fabrice por banda derecha. Sin embargo, sería el conjunto rojiblanco el primero en llevar peligro a la meta contraria, en un autopase de Brahimi dentro del área que el argelino finalizó con un disparo muy desviado, sin ver cómo acompañaban dos jugadores en inmejorable posición para el remate. La réplica malaguista se produjo cinco minutos más tarde en un tiro de Fabrice que se envenenó tras tocar en un defensa local, pero que se marchó a córner.

Al margen de esas dos acciones, las llegadas a puerta se limitaban a disparos potentes pero centrados desde fuera del área, resaltando los de Portillo, El Arabi y Darder. Ambos conjuntos se mostraban algo espesos en la construcción de juego, por lo que intentaban explotar sus salidas a la contra. Por parte rojiblanca, destacaba la proyección ofensiva de Foulquier, doblando en repetidas ocasiones a Buonanotte, en su primer partido como titular en el lateral derecho, y sirviendo buenos centros rasos a los atacantes. Precisamente el francés tuvo en sus botas la ocasión más clara para la escuadra nazarí en los primeros 45 minutos, tras una muy buena recuperación suya y un posterior pase al hueco de Yebda que lo plantó solo frente a Caballero, que salió valiente y evitó el gol.

Y no fue la única de la que gozó el Granada en el último cuarto de hora del primer tiempo, ya que en el lanzamiento de esquina inmediatamente posterior, Buonanotte recibió en el segundo palo y disparó raso y fuerte, obligando al cancerbero argentino a intervenir otra vez; y minutos más tarde se filtró un buen envío que Brahimi se dejó atrás, pero que lo hubiera dejado en mano a mano. Los visitantes también generaron peligro, sobre todo en una acción de Antunes, cuyo centro tocó en Foulquier, despistando a Diakhaté y Roberto, que a punto estuvieron de introducir el balón en su propia portería. Aún así, ninguno de los dos equipos anotó, y se llegó al descanso con empate a cero.

Sin embargo, dos minutos de la reanudación bastaron para que los locales tomaran ventaja en el marcador, tras un buen robo en la presión adelantada de Fran Rico que lo plantó delante de Caballero. El meta visitante desvió el primer lanzamiento del gallego, aunque el rechace fue aprovechado por El Arabi para establecer el 1-0.  Pero la reacción del Málaga fue inmediata, y tras varias ocasiones frustradas entre Roberto y la defensa nazarí, Juanmi -que apenas llevaba un minuto sobre el terreno de juego- se sirvió también de un rechace en una acción embarullada para poner la igualada en el electrónico. El partido vivía sus momentos más tensos, donde la táctica poco importaba, y la entrega y la garra primaban sobre el césped. Y de ello sacó ventaja el equipo de Alcaraz, cuando Brahimi robó un balón en el área y sirvió un preciso pase de la muerte para que El Arabi pusiera de nuevo por delante al Granada.

Aún así, seguía siendo un partido de brega y lucha en el centro del campo, con poca claridad de ideas en la salida de balón y contadas individualidades. El Málaga quedó noqueado por el segundo gol, y comenzó a encadenar errores e imprecisiones, lo que Brahimi aprovechó para erigirse como el hombre de la segunda parte, compartiendo ese honor con el goleador de la noche. Una maravillosa acción individual del argelino acabó en su segunda asistencia del choque, para que El Arabi firmara su hattrick, y -con él- su sexto tanto en Liga. Con el 3-1 la locura se desataba en Los Cármenes, y a punto estuvo de ser mayor el resultado si Piti vuelve a transformar un lanzamiento de falta que Willy salvó in extremis, o si Riki acierta en su disparo lejano, también repelido por el argentino, que -a pesar de encajar tres tantos, fue el mejor de los visitantes.

A partir de ahí, el ambiente en el coliseo nazarí fue de absoluta fiesta, y el público disfrutó de un final tranquilo, con la renta de dos goles en el haber de los locales. Tras esta victoria, el Granada duerme en el octavo puesto de la clasificación, con 17 puntos y una tranquilidad impagable para afrontar el parón liguero. Pero, lo más importante, rompe el maleficio que le perseguía como local, y firma su segundo triunfo casero de la temporada.

FICHA TÉCNICA

Granada CF: Roberto, Foulquier, Diakhaté [C], Murillo, Brayan Angulo, Iturra, Fran Rico, Yebda (Fatau, min. 69), Brahimi, Buonanotte (Piti, min. 60), El Arabi (Riki, min. 85)

Málaga CF: Willy Caballero [C], Jesús Gámez, S. Sánchez, Angeleri, Antunes; Tissone, S. Darder; Fabrice (Juanmi, min. 54), Portillo, Eliseu; y Samuel (Camacho, min. 81)

Árbitro: Eduardo Prieto Iglesias (Colegio navarro). Mostró cartulina amarilla a Yebda (min. 34), Brahimi (min. 43), Buonanotte (min. 53), Sergio Sánchez (min. 79)

Goles: 1-0, El Arabi (min. 47); 1-1, Juanmi (min. 54); 2-1, El Arabi (min. 58); 3-1 El Arabi (min. 77)

Incidencias: partido correspondiente a la 13ª jornada de Liga disputado en el Estadio Nuevo Los Cármenes, ante 14.983 espectadores (cifra oficial), 66, 28 % de la capacidad total.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Un partido para ganar confianza en este equipo, que cada día apunta más solidez y eficacia. Aquí había dos opciones: O se despedía a Lucas o éste cambiaba el sistema, más por falta de fe en su dibujo que por resultados. Ha ocurrido lo segundo. Desde que el trivote ha aparecido, cuatro partidos con tres victorias y una derrota inmerecida ante el Atco. de Madrid. Más solidez en el juego y más ambición de cara a portería. En un equipo peleado con el gol, cuatro partidos seguidos marcando es casi un hito. Enhorabuena a la plantilla y cuerpo técnico y a disfrutar de esta tranquilidad que otorga la zona noble de la clasificación.