Viernes, 26 Mayo, 2017

El Alzheimer y la ELA, las últimas enfermedades en conseguir un Óscar

Aunque no es la primera vez que estas enfermedades son llevadas al cine, sí es la primera vez que resultan ganadoras

Una de las películas ganadoras |Foto: Archivo


image_print

Las enfermedades mentales han sido las grandes triunfadoras de la última edición de los premios Óscar. Y en concreto la enfermedad de Alzheimer y la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), después de que Julianne Moore y Eddie Redmayne hayan recibido los galardones a Mejor Actriz y Mejor Actor por dar vida a personajes con sendas patologías en ‘Siempre Alice’ y ‘La teoría del todo’ respectivamente.

Aunque no es la primera vez que estas enfermedades son llevadas al cine, sí es la primera vez que resultan ganadoras. En el caso del ELA lo intentó sin éxito Gary Cooper en 1942, cuando fue nominado por dar vida en ‘El orgullo de los Yankees’ al jugador de béisbol Lou Gehrig, que falleció a los 38 años por padecer sufrir esta enfermedad.

Y gracias a papeles de enfermas de Alzheimer optaron a la estatuilla Judi Dench en 2001, por la película ‘Iris’, y Julie Christie en 2006, por ‘Lejos de ella (2006)’.

Sin embargo, no es la primera vez que la Academia premia como mejor actor o actriz la interpretación de personajes aquejados por una enfermedad que centra el desarrollo de la película, sobre todo en los últimos 30 años.

EL SIDA TIENE DOS ESTATUILLAS…CON 20 AÑOS DE DIFERENCIA

En la edición del año pasado recibió su último galardón gracias al papel de Matthew McConaughey en ‘Dallas Buyers Club’, que narra la vida de un cowboy de rodeo texano al que le diagnostican sida y le pronostican un mes de vida.

Una enfermedad que ya consiguió el galardón 20 años antes, en 1993, de manos de Tom Hanks, que en ‘Philadelphia’ da vida al joven abogado Andy Beckett al que le cambia la vida tras confirmarse su contagio por VIH.

Asimismo, en 2010 recibió el galardón la tartamudez de Colin Firth en ‘El discurso del Rey’ y en 2004 la ceguera de Jamie Foxx en ‘Ray’. Y en 1997 Jack Nicholson recibió una estatuilla por interpretar en ‘Mejor… imposible’ a un paciente con trastorno obsesivo compulsivo.

Precisamente Nicholson ya había conseguido una primera estatuilla en 1975 por ‘Alguien voló sobre el nido del cuco’, donde daba vida al delincuente Randle McMurphy, que simuló un desequilibrio mental para ser ingresado en un psiquiátrico y evitar la prisión.

En la década de los 90 también resultaron oscarizados Geoffrey Rush, en 1996, por su papel en ‘Shine’, donde llevó a la gran pantalla el trastorno mental del pianista David Helfgott; Nicolas Cage, en 1995, por representar en ‘Leaving Las Vegas’ a un guionista sumido en el alcoholismo; y nuevamente Tom Hanks, en este caso por ‘Forrest Gump’, que padecía un retraso mental y motor.

Otras enfermedades con estatuilla son el autismo, gracias al papel de Dustin Hoffman en ‘Rain Man’ (1988), y las parálisis de Daniel Day-Lewis en ‘Mi pie izquierdo’ (1989) y Jon Voight en ‘Coming Home’ (1978).

LA DEMENCIA DE MERYL STREEP…COMO MARGARET THATCHER

En cambio, en mujeres es menos frecuente encontrar enfermedades oscarizadas. La enfermedad neurodegenerativa ya fue protagonista en los premios de 2011 después de que la Academia galardonara a Meryl Streep por hacer de Margaret Thatcher en ‘La Dama de Hierro’, mostrando la demencia senil de la exmandataria británica.

Y un año antes, el personaje de Natalie Portman en ‘El Cisne Negro’ también consiguió la estatuilla, en parte, por las brillantes alucinaciones que padecía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *