Jueves, 20 Julio, 2017

            

El alumnado de la Escuela Oficial de Idiomas pide a la Junta paralizar el traslado y negociar su nueva ubicación

El colectivo ha mostrado duda respecto a las inversiones previstas y realizadas en el nuevo centro, y pide uno " equipado, bien comunicado y equidistante"

En antiguo colegio Arrayanes, centro que se quiere destinar a que acoja la Escuela Oficial de Idiomas de Granada | Archivo GD
E.P


image_print

Representantes del alumnado de la Escuela Oficial de Idiomas de Granada han reclamado a la Junta que paralice el traslado de este centro al antiguo colegio Arrayanes, por entender que no reúne las condiciones necesarias, y que se busque, a través del “diálogo”, el edificio que “sea más adecuado”.

El colectivo ha lamentado este miércoles que la Delegación de Educación mantenga la pretensión de que la Escuela Oficial de Idiomas esté funcionando a partir de septiembre en su nueva sede del antiguo colegio Arrayanes, pese a la oposición mostrada por parte de alumnado y profesorado.

De hecho, han acusado al delegado del ramo, Germán González, de “despreciar la voluntad popular y los procedimientos democráticos” y han reivindicado un edificio adecuado para la Escuela Oficial de Idiomas “donde pueda crecer, equipada, bien comunicada y equidistante”, más grande “que el edificio que ha decido la Delegación de Educación unilateralmente”, agregan.

“No podemos estar todos equivocados, la comunidad educativa, la Junta de Personal, el Pleno del Ayuntamiento de Granada y el Parlamento de Andalucía cuando pedimos algo tan sencillo como paralizar el traslado y diálogo para buscar el edificio más adecuado para la EOI de Granada”, ha clamado ante los medios el portavoz del alumnado, José Luis Pedregosa.

Igualmente, ha mostrado las dudas del colectivo respecto a las inversiones previstas y realizadas en Arrayanes, después de no haber podido visitar el edificio de la calle Merced Alta y de que, según afirman, no se les haya facilitado ninguna información por escrito, “ni planos, ni proyecto, ni inversión prevista, ni plazos”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *