Lunes, 18 Diciembre, 2017

            

El alcalde de Granada confía en que este mes se avance en el cierre del botellódromo

Anuncia una revisión de la ordenanza de la convivencia y se plantea recuperar para 2017 la teleasistencia municipal

Francisco Cuenca atiende a los medios | Foto: Cristina Chaparro
E.P.


image_print

El alcalde de Granada, Francisco Cuenca (PSOE), ha anunciado que para 2017 su equipo de gobierno se planteará recuperar la teleasistencia municipal, un servicio que recibían unos 4.000 mayores y que fue suprimido en 2013 por el anterior gobierno del PP.

Cuenca ha reconocido en una entrevista concedida a Europa Press que la actual situación de las arcas municipales es compleja, pues los anteriores gestores han dejado “una mala gestión y mucho agujero económico”.

Eso requiere, según ha argumentado, de un profundo análisis que el gobierno actual está haciendo de “forma acelerada”, pero también de tomar decisiones que “garanticen la estabilidad de los servicios públicos y el buen funcionamiento económico de la ciudad”.

“Ahora no podemos tomar decisiones para la creación de ningún servicio porque literalmente no hay presupuesto –la ciudad está funcionando con unas cuentas prorrogadas–, pero para 2017 nos planteamos recuperar la teleasistencia”, ha agregado el regidor, que incluyó esta medida entre sus compromisos electorales en la pasada campaña.

Por otra parte, el alcalde ha anunciado una revisión de la ordenanza de la convivencia con el objetivo de dar “más sentido común” a una norma que a su juicio debe “facilitar el disfrute de la ciudad por parte de todo el mundo”.

Cuenca opina que esta ordenanza fue planteada desde un enfoque “exclusivamente restrictivo” y se ha mostrado partidario de armonizar el uso de los espacios, al tiempo que se regula el arte callejero y la música y se preserva algo “determinante”, como es el derecho al descanso de los vecinos.

Como algo más inmediato, el regidor granadino ha manifestado su pretensión de reactivar este mes la comisión que está analizando el futuro del botellódromo. El objetivo es que se empiecen a tomar decisiones para abordar el cierre de este recinto en septiembre, después de que todos los grupos políticos se hayan comprometido con esta reivindicación vecinal.

Junto a ello, debe decidirse qué uso dar a este espacio y empezar a plantear a medio plazo actividades juveniles alternativas al consumo de alcohol como forma de ocio. El Ayuntamiento ya está estudiando ambos asuntos y prevé llevar alguna propuesta al respecto a la próxima comisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *