Martes, 17 enero, 2017

El acortador de direcciones web de Twitter es el más usado para mandar ‘spam’

Los responsables de la distribución de 'spam' no paran de buscar nuevas fórmulas con las que engañar a los usuarios

Twitter


image_print

El servicio de Twitter para acortar direcciones web es el más utilizado por los ‘spammer’ para distribuir enlaces basura. Se busca aprovechar el servicio de Twitter para distribuir enlaces a páginas web no deseadas, que pueden suponer un problema para la seguridad de los usuarios.

Los responsables de la distribución de ‘spam’ no paran de buscar nuevas fórmulas con las que engañar a los usuarios. El ‘spam’ son contenidos basura que buscan engañar o promocionar productos no deseados. Ha sido habitual el envío de ‘spam’ a través de correo electrónico, pero no es el único sistema.

Los acortadores de direcciones web han abierto nuevas posibilidades a los responsables del envío de ‘spam’. Habitualmente se usan ese tipo de servicios para conseguir direcciones web más cortas, que permitan ahorrar espacio en redes sociales y otros servicios. Twitter cuenta con un servicio propio para acortar direcciones URL y está siendo utilizado de forma masiva por los ‘spammer’.

La compañía Cloudmark ha realizado un estudio entre los distintos servicios dedicados a acortar URL y ha comprobado que Twitter es la que más muestras de ‘spam’ presenta. En concreto,  el servicio de Twitter ha doblado al segundo en la lista, el de Google, en casos de enlaces acortados que representan ‘spam’.

Cloudmark ha analizado 1.200 enlaces acortados por el servicio de Twitter que pertenecían a correos y mensajes remitidos como posible ‘spam’. Solamente el 7 por ciento de esos enlaces era legítimo, siendo la mayoría identificados finalmente como ‘spam’. De esa manera, la compañía ha comprobado que el uso del acortador de Twitter para la distribución de ‘spam’ está muy extendido.

Si bien es cierto que se trata de un problema que presentan otros acortadores, desde Cloudmark han destacado que los esfuerzos de Twitter por evitarlo son mejorables. Otras plataformas incorporan herramientas pensadas para luchar contra este uso nocivo de sus servicios. En el caso de Twitter, las medidas son claramente insuficientes y hay margen de mejora para aumentar las garantías de su servicio para acortar direcciones.

Los datos compartidos refuerzan las recomendaciones tradicionales para luchar contra las amenazas de ‘spam’. Lo primero es desconfiar de correos electrónicos y mensajes de fuentes desconocidas, sobre todo si presentan enlaces en su interior. Si dichos enlaces además están acortados, ya sea con el servicio de Twitter o cualquier otro, es todavía más importante extremar las precauciones y desconfiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *