Martes, 23 Mayo, 2017

Publicidad

El 60% de los casos de dislexia proviene de factores genéticos

Los niños con esta patología desarrollan inseguridad, baja autoestima y baja motivación en las tareas

Foto: Archivo
Sarai Bausán García | @Sarai_Bausan


image_print

La dislexia es una de las patologías que más se ha dado a conocer con el paso de los años. Para quien no la conozca, la patología es definida por los profesionales como un trastorno del aprendizaje de la lectura y escritura en el que las personas muestran, de forma específica y persistente, muchas dificultades para alcanzar una capacidad lectora apropiada a su edad y nivel educativo, a pesar de presentar una adecuada inteligencia.

“En preescolar son niños a los que les cuesta aprenderse las letras o hacer rimas. Y cuando empiezan con la lectura les cuesta muchísimo, son muy lentos, hacen muchas pausas, confunden letras y cambian el orden de sílabas”, señala sobre esta patología la neuropsicóloga infantil Genma Rodríguez Melchor.

Para las personas que lo sufren, la lectura supone tal esfuerzo atencional y cognitivo que les resulta difícil memorizar y comprender lo leído. “Su escritura suele ser un reflejo de sus dificultades lectoras y generalmente está plagada de errores ortográficos”, añade Genma Rodríguez Melchor.

La dislexia se presenta para la neuropsicóloga como un trastorno de base neurobiológica cuyo causante principal se encuentra en la genética, asociada a la alteración en el proceso del neurodesarrollo. Entre los déficits que provoca se encuentra el denominado “defecto en el procesamiento fonológico del lenguaje”, basado en la discriminación y manipulación de los sonidos del habla. Además, se encuentra un bajo nivel del vocabulario, baja fluidez en el habla, una memoria verbal reducida, una baja capacidad de atención y dificultades en la expresión verbal de ideas.

Todo esto provoca en los niños que no reciben una atención adecuada para solventar estas dificultades inseguridad, baja autoestima, baja motivación hacia las tareas escolares y el estudio, y dificultades para realizar exámenes y pruebas escritas, lo que suele llevarles a obtener bajas calificaciones escolares y, en ocasiones, problemas emocionales y de conducta.

IMPORTANCIA DEL FACTOR GENÉTICO

Según explica la neuropsicóloga Genma Rodríguez Melchor, cuando uno de los progenitores es disléxico se multiplican por ocho las posibilidades de tener un hijo disléxico respecto a la población general. Así, se estima que el componente genético influye un 60%, mientras que el 40% restante se debe a factores ambientales.

Su presencia en la sociedad se encuentra entre el 5 y el 15%, siendo uno de los trastornos neuropsicológicos más frecuentes en la población infantil, junto con el Trastorno Déficit de Atención e Hiperactividad -TDAH-.

FORMA DE TRATAR LA DISLEXIA

Cuando se consigue detectar este tipo de dificultades lectoescritoras en las etapas educativas iniciativas como es la etapa infantil, se tiene la posibilidad de realizar una intervención precoz. Esto puede evitar la aparición de dificultades o trastornos más graves en posteriores etapas educativas o, al menos, se pueden disminuir de manera importante los efectos negativos de tener un trastorno del aprendizaje, como la desmotivación por el aprendizaje, el menor rendimiento escolar o una baja autoestima.

Cuando ya se padece dislexia, la forma de tratarla es darle la atención especializada por parte de neuropsicólogos infantiles o logopedas con conocimiento amplio del trastorno que partan siempre de una buena valoración que muestre las dificultades concretas que presenta la persona que padece dislexia. De igual modo, se muestra como fundamental la adecuada coordinación entre docentes, padres y profesionales especializados.

“Generalmente si las dificultades son atendidas a tiempo, aprenderá a leer, a escribir y a utilizar el lenguaje lo suficientemente bien como para cubrir sus expectativas escolares y sociales. Aun cuando la dislexia es un trastorno persistente que no desaparece, se puede lograr superar las principales dificultades”, recalca la neuropsicóloga.

 

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Mi hijo padece dislexia y deficiti de atencion sin hiperactividad y lleva un tratamiento farmacologico pero yo no estoy muy de acuerdo porque es duro y cambia su personalidad, le pone muy nervioso, no duerme y come poco y me parece muy fuerte tener wue tomar farmacos para tener que estuidar podria tener otra evaluacion o otra valoracion.

  2. Mi niña creo que tiene este problema de aprendizsge ella escribe muy bien cursos de lengua y sociales pero no memoriza pronto se olvida no retiene es distraída y se pone nerviosa donde puedo recurrir o los colegios pueden ayudar e. Este caso es muy inteligente no le gusta las matematicsd