Sábado, 27 Mayo, 2017

El 40% de los españoles reconoce que el sudor afecta mucho o bastante a su día a día

Cada individuo tiene entre 2 y 4 millones de glándulas sudoríparas ecrinas por todo el cuerpo

Una mujer toma el sol | Autor: E.P
E.P


image_print

El 68 por ciento de la población adulta confiesa que el sudor le ha provocado momentos de vergüenza o incomodidad y hasta un 40 por ciento asegura que esta sudoración le afecta en su vida diaria entre mucho y bastante, según los datos de una encuesta ‘on-line’ elaborada por Laboratorios Rovi.

El trabajo se realizó entre unos 600 participantes de 25 a 55 años para conocer el impacto que tiene el sudor en el día a día de los ciudadanos, y muestra como esa incomodidad que provoca es mucho mayor entre las mujeres (74%, frente al 62% de los hombres).

“Sudar es absolutamente necesario”, ha defendido la jefa de Sección de Dermatología del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, Aurora Guerra, que explica que este fenómeno se produce cuando el organismo se expone a condiciones de hipertermia, ya sea por factores medioambientales o por aumento de la actividad metabólica, y necesita perder ese calor.

Cada individuo tiene entre 2 y 4 millones de glándulas sudoríparas ecrinas por todo el cuerpo, con una mayor concentración en axilas, plantas de los pies y palmas de las manos, labio superior y frente.

El estudio, realizado con motivo de la presentación de un antitraspirante desarrollado por la farmacéutica que mantiene su protección durante cinco días, también muestra que, aunque no sea sufriéndolo en primera persona, hasta un 90 por ciento de los encuestados ha vivido una situación incómoda como consecuencia del sudor.

Y entre las situaciones embarazosas protagonizadas por este problema destacan que un tercio de los encuestados dice haberse secado el sudor de la mano antes de saludar a alguien, mientras que un porcentaje similar dice también que no volvería a quedar con una persona que en la primera cita llega sudando u oliendo mal.

¿EL SUDOR HUELE?

Aunque el sudor ecrino es un fluido inodoro, explica esta experta, son las bacterias que conviven en la piel las que “crecen con facilidad en el sudor ecrino produciendo el mal olor característico”. Además, también influyen otras glándulas llamadas apocrinas, que aparecen antes de la pubertad y están presentes en axilas y región genital.

Del mismo modo, las enfermedades raras o infecciosas o la ingesta de alimentos como el ajo, la cebolla e incluso ciertos fármacos también pueden ayudar a que aparezca el mal olor.

Para combatir este problema, la doctora Guerra recomienda el uso de antitranspirantes ya que “bloquean los conductos excretores de las glándulas para que el sudor no salga al exterior y no se vierta sobre la piel”.

En este sentido, el estudio muestra como hasta el 39 por ciento no sabe las diferencias de estos productos con los desodorantes que, como recuerda esta experta, “sólo enmascaran el olor y no aportan una solución a estos problemas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *