Lunes, 20 Noviembre, 2017

            

El 21

TSJA
Juan Pablo Luque Martín


image_print

Ni brillo. Ni pudor. Sobran motivos para estar callados. Vergüenza nos debía dar. A todos. Hoy no basta echar la culpa al de enfrente. Siempre el de enfrente. Eso nos está matando… Nos atrincheramos en torres de vigía, y por el ventanuco vamos señalando, dedo acusador en ristre. Siempre al de enfrente. Nunca se tuerce el dedo hacia nosotros. No. Nosotros no. ¿Yo? Yo estaba de guardia en la torre…

Nada nos salpica, nada nos contagia…tampoco hacemos nada. Resulta extremadamente fácil vivir sólo del juicio. Es como un teatro: todos espectadores. Pero ni actor, ni escenario, ni vodevil. Sólo criticar, apuntar a lo que se menea. En cualquier lugar, da igual: desde una sala de justicia, hasta la barra de un bar, el grupo de watsapp…o esta misma columna. Quizás sea lo que más guste de mi profesión, la abogacía. Porque no vine a juzgar, sino a equivocarme cada vez que intento que algo cambie. Al menos siempre quedará el haberlo intentado. Porque no creo en quienes critican lo que nunca intentaron. Ellos siempre serán los más listos del cementerio.

Alcaldes corruptos, jueces corruptos, policías corruptos, políticos corruptos, técnicos corruptos… ¿y yo? ¿El inquebrantable? ¿El modelo de vida? ¿El encargado de distinguir lo bueno de lo malo? Pues renuncio a ello. No quiero serlo. Es más, estas líneas solo aspiran a saldar la deuda con mi ciudad. Ni un quejío por lo mal que se portan conmigo. No quiero para mi ciudad nada que no tenga derecho. Granada es algo más que históricos desencuentros, que pugnas políticas por todo, que posados e imágenes con rédito electoral, que boabdiles que sólo saben de llorar cuando pierden.

Solo crecer. Y ayudar a que crezca Granada. Prosperar. No me sirven estereotipos: al final, aunque la mona se vista de seda… tampoco se trata de sacar todos los días la procesión del Corpus. Solo trabajar por una ciudad que lo merece sin preguntar al de al lado de dónde viene. Fuimos y somos ejemplo nacional de movilización en la sanidad. Coincidamos más o menos en su forma de actuar, se lo debemos inequívocamente a Jesús Candel que fue capaz de sacar a paseo la frustración de tantos granadinos, de demostrar que se puede luchar fuera de estrategias políticas.

Hoy un paso más. La Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia, la mayor parte de sus miembros, no es que haya desoído el clamor de esta ciudad, es que ha hecho caso omiso al mandato del Estatuto de Andalucía, desvirtuando por completo su contenido que todos, ellos también, están obligados a preservar. Por supuesto: lo venderán como un mayor acercamiento de la justicia. Pero quien lo venden, que al parecer son miembros en su mayor parte de la Asociación Profesional de Magistrados, no aplican la misma teoría cuando se trata del Tribunal Supremo o del Tribunal Constitucional. ¿Porqué no lo deconcentran en aplicación de criterios similares?

El 21 es un buen comienzo. Puede serlo. El 21. Granada desde nuestra autonomía, fue la capital andaluza de la justicia. Y hoy pretenden nuevamente hurtarla, como decía mi padre, por vía de reglamento. Tomarnos el pelo, Que sí, que sí, que la pegatina sigue: sede del TSJ. O sea, que tenemos la capitalidad, pero solo a nivel de valla publicitaria. Aun no sé qué pasaría si a Sevilla le dejaran esa valla y le desconcentraran las Consejerías,y el parlamento y el ejecutivo se fuera para Antequera. Aunque ahora que lo pienso…dejémoslo ahí.

CON GRANADA. NOS TOCA EL 21.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Nos falta más liderazgo. La respuesta popular no ha sido suficiente el 21. Con Jesús Candel y menos caras en la pancarta de consiguió mucho más. Me ha defraudado el 21. Sigamos apostando más realmente si querer salir en la foto.