Viernes, 24 Marzo, 2017

¿Qué son los ejercicios de Kegel?

Practicar sexo es una de las actividades más placenteras del ser humano. ¡Con estos ejercicios será mejor!



image_print

Practicar sexo es una de las actividades más placenteras del ser humano. Ocurre muy a menudo que nos encontramos con casos de mujeres que dicen que su actividad sexual no es placentera llegando a ser incluso dolorosa y aversiva. Son muchas las causas que pueden llegar a hacer que esto ocurra.

En el blog de hoy queremos hablaros de la importancia que tiene tener un buen tono muscular en el suelo pélvico. Y además desmentir que esto sólo es importante para mujeres, ya que los hombres también tienen suelo pélvico y frente a los que puedan pensar que no es importante para ellos os animamos a seguir leyendo para conocer cuáles son los beneficios de fortalecerlos.

Para los que nunca habéis oído hablar de estos músculos pensareis, bueno… ¿y qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la pelvis por abajo. Su función es sostener y mantener en su posición la vejiga, la uretra, el útero, la vagina, la próstata y el recto. Además de ayudar a controlar la apertura y cierre de los esfínteres. Esta musculatura no se ejercita de manera involuntaria, es decir, cuando andamos ejercitamos los músculos de las piernas y los glúteos, aunque nuestra intención no es hacer ejercicio en ese momento, el simple hecho de andar nos ayuda. Los músculos pubocoxigeos, que así se denominan a este conjunto de músculos del  suelo pélvico, no son ejercitados al andar, o al practicar deporte, si no que tenemos que hacerlo de manera voluntaria.

Dentro de los beneficios de que podemos encontrar al ejercitar el suelo pélvico encontramos:

Prevenir la incontinencia urinaria; un buen tono muscular ayudaría a no tener esas pequeñas perdidas de orina. Es un error pensar que sólo las mujeres en edad avanzada tienen estas pérdidas, en ocasiones incluso las chicas jóvenes pueden sufrir estas pequeñas pérdidas al bailar, hacer ejercicio o reír. Esto son señales que nos van avisando de la necesidad de ejercitarlos. Más vale prevenir que curar.

Por otro lado, disminuye la aparición de desgarros durante el parto y facilitan las recuperaciones del mismo. También  evitan las atrofias musculares, que favorecen la aparición de infecciones, además de la aparición de prolapsos y los problemas derivados de ellos. Llamamos prolapsos a los desplazamientos que a veces sufren los órganos. Estos desplazamientos pueden provocar dolores y complicaciones no sólo en la micción (orinar), sino también a la hora de mantener relaciones sexuales, apareciendo por ejemplo en la mujer anorgasmias, (ausencia de orgasmos), vaginismo (espasmos vaginales involuntarios que dificultan la penetración produciendo dolor) o dispareunia (dolor en las relaciones sexuales) entre otros.

A nivel sexual, son muchos los beneficios; aparte de prevenir los problemas citados anteriormente, aumenta la sensibilidad y la elasticidad y favorece la lubricación vaginal, gracias a esto se obtiene un mayor placer sexual en las relaciones. En los hombres evita la eyaculación precoz y ayuda a controlar la eyaculación.

Como ya hemos dicho, los músculos del suelo pélvico no se estimulan de manera involuntaria cuando andamos o hacemos algún tipo de ejercicio, por lo tanto hay que hacerlo de manera consciente y voluntaria. Una vez que conocemos todos los beneficios que podemos obtener gracias a tener un buen tono muscular del suelo pélvico, preguntareis… ¿y cómo podemos ejercitarlo?, pues bien, ¿habéis oído hablar de los ejercicios de Kegel y de las bolas chinas?

Os lo explicamos; los ejercicios de Kegel consisten en estimular y trabajar los músculos de la misma manera que ejercitamos nuestro abdominal o nuestros glúteos cuando practicamos otro deporte.

Es muy importante para hacer los ejercicios tener una postura adecuada, ya que si no tenemos una postura correcta podríamos esta ejercitando otras partes del cuerpo. Es complicado explicar sin material visual como adoptar esta postura, por ello creemos que será más fácil para los lectores si lo veis de una manera más grafica.

En el siguiente link podrás ver cuál es la postura correcta para comenzar a realizar los ejercicios:

Algunas recomendaciones a seguir son:

Respirar de manera normal, es decir, no aguantar la respiración mientras se realizan los ejercicios.

No debe dolernos la espalda, si eso ocurre significa que nuestra postura es errónea. Además hay que evitar apretar los glúteos y la zona abdominal.

Vaciar la vejiga antes de hacer los ejercicios.

Como veréis, estos ejercicios son fáciles de realizar, y lo mejor de todo es que se pueden llevar a cabo en ¡cualquier momento del día y a cualquier hora!, mientras cocinas, mientras ves la televisión… lo único que necesitas es adoptar la postura correcta. Lo ideal es realizar estos ejercicios durante 15-20 min, 2 o 3 veces al día. Serían series de 10 repeticiones; contraemos durante 3 segundos y luego relajamos durante 10 segundos… poco a poco iremos aumentando el tiempo de contracción progresivamente.

Además de los ejercicios de Kegel para mantener un buen tono muscular del suelo pélvico, en el caso de la mujer, se pueden utilizar las bolas chinas como herramienta terapéutica.

¿A qué estas esperando?, seas hombre o mujer ¡no esperes más y comienza a trabajar tu suelo pélvico, los beneficios son muchos!

Un artículo de Clínica de Psicología Ágora

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *