Miércoles, 24 Mayo, 2017

Publicidad

Educación informa de que el modelo experimental de sustituciones del profesorado se pondrá en marcha el próximo día 23



image_print

La consejera de Educación de la Junta de Andalucía, Mar Moreno, informó hoy de que, gracias al apoyo mostrado por los sindicatos de la educación al nuevo modelo experimental de sustituciones del profesorado, éste podrá ponerse en marcha de manera “inmediata”, concretamente, el próximo lunes 23 de noviembre.

Así, según dijo Moreno en declaraciones a los periodista hoy en Sevilla, la valoración “positiva” que del mismo han hecho las organizaciones sindicales de la enseñanza han favorecido que el plan experimental pueda echar a andar de forma “inmediata” y se “pueda evaluar con prontitud su bondad o la necesidad de reformarlo”.

Tal y como destacó la consejera, quien se reunió hoy con los sindicatos en el marco de la Mesa Sectorial, lo “importante es que un problema como el de las sustituciones de las bajas del profesorado, que es generalizado en el conjunto comunidades autónomas, ha sido reconocido por la Consejería y hemos movido ficha tomando la iniciativa”.

“La Administración educativa va a realizar un esfuerzo presupuestario, administrativo, y también de control y seguimiento para conseguir mejorar notablemente nuestro sistema de sustituciones”, subrayó.

Por su parte, el secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO-A, José Blanco, insistió en que es “básico” contar con un presupuesto “adecuado” que haga posible este nuevo plan de sustituciones y recordó que es “necesario” no olvidar al resto de los centros educativos que no participan en el mismo.

Blanco valoró que el nuevo documento recoja las propuestas de CCOO en cuanto a “diferenciar el apoyo educativo de la cobertura de bajas del profesorado”, e incidió en que el profesorado e apoyo en Infantil y el asignado en los centros acogidos al Programa de Calidad, “debe de serlo para refuerzo educativo con el alumnado con mayores problemas de aprendizaje y nunca para sustituir al profesorado del propio centro”.

Asimismo, alabó que se incluya la propuesta de que “cualquier baja se debe cubrir con un plazo máximo de cinco días lectivos”, con lo que, según señaló, “se reconoce por primera vez la lentitud con que ha venido trabajando la Administración en este tema hasta ahora”. Para Blanco, “este nuevo modelo experimental trata de paliar la eterna espera que sufren los centros antes de cubrir cualquier sustitución, espera que actualmente tiene un mínimo de quince días.”

Respecto al hecho de que la cobertura de las bajas se tramite directamente a través del centro educativo, consideró que este sistema otorgará “transparencia en cada una de las decisiones adoptadas ante la cobertura de cualquier baja”, apuntando que es “importante que la autonomía de los centros cuente con la implicación real de todo el profesorado”.

Por último, destacó que lo “primordial” es el presupuesto asignado para llevar a cabo las coberturas de las bajas del profesorado e insistió en que “estos 200 centros de modo experimental, pero que a su vez no se olvide la necesidad urgente y básica que cubrir todas las sustituciones del profesorado andaluz si queremos mejorar la calidad educativa y el éxito escolar de nuestros estudiantes”.

“NO SE PUEDE RECURRIR AL PROFESORADO DE APOYO”

Por otro lado, en declaraciones a Europa Press, la secretaria de Enseñanza Pública de FETE-UGT, Carmen Lagares, expresó el “rechazo” del sindicato al modelo experimental de gestión de sustituciones del profesorado de la Consejería de Educación y recordó que el sindicato “siempre ha defendido que todas las bajas, licencias y permisos deben de ser cubiertos para poder garantizar al alumnado una enseñanza de calidad”.

Así, aunque valoró “positivamente” las modificaciones que ha realizado la Administración educativa en las instrucciones, así como el “esfuerzo” realizado al recoger las aportaciones de los sindicatos de la enseñanza, afirmó que la organización sindical “no puede admitir una propuesta en la que se acude a los recursos propios del centro, es decir, a los profesores de apoyo, para cubrir la primera baja que se produzca”.

De este modo, advirtió que si la primera baja que se produce es maternal, el profesor de apoyo “tendría que estar seis meses dedicado a realizar esta sustitución, lo que alteraría toda la organización de apoyo del centro y atención a la diversidad”. No obstante, afirmó que las ausencias puntuales “si pueden cubrirse sin ningún problema por el profesor de apoyo”.

Sin embargo, apuntó que, al ser un procedimiento experimental, el sindicato estará “atento” a su puesta en práctica y hará “las valoraciones oportunas, rectificando su posición inicial de rechazo si se comprueba la eficacia del mismo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *