Lunes, 21 Agosto, 2017

            

Eduardo Heredia: “España no innova en comunicación política, exporta el talento”

El ex alumno de ESCO y consultor político ha compartido sus impresiones sobre la comunicación política en España, sector donde echa en falta profesionalización y especialización

Eduardo Heredia (izq). junto al director de ESCO, Miguel Ángel Rodríguez Pinto
ESCO Campus


image_print

Eduardo Heredia cree en el trabajo duro como clave del éxito. Estudió Comunicación Audiovisual en ESCO tras lo que inició su carrera profesional en Madrid a los 21 años. Ganador del prestigioso premio Rising Star en 2014, Eduardo ha conseguido establecerse como uno de los consultores políticos más prestigiosos de su generación. En la actualidad, es presidente de Sirac Communication, empresa especializada en comunicación política con o­ficinas en Madrid, Bruselas, Ciudad de México y Sidney. Aprovechamos su visita para conocer sus impresiones sobre la comunicación política en España. Además ofrece a nuestros alumnos consejos

¿Qué cambios has notado con respecto a la comunicación política en España en los últimos años, con el surgimiento de nuevos partidos y el auge de las redes sociales como herramienta de comunicación?

A diferencia de otros lugares del mundo, donde la comunicación política se ha profesionalizado brutalmente, España está rezagada en estos temas, cuando siempre ha sido puntera y a pesar de que los profesionales españoles están muy reconocidos fuera de España. Nadie está viendo a España como un país creativo e innovador a nivel de comunicación política.

Con respecto al uso de las redes sociales en el ámbito de la comunicación política, España va atrasada: Facebook se está descubriendo ahora, el uso para campañas políticas es Twitter es casi inexistente y se tienen redes sociales porque hay que tenerlas. Donde sí se está innovando es en el uso de software de mensajería instantánea como Telegram. Por ejemplo, Podemos lo ha hecho muy bien con el uso del “chat de guerrilla”.

Aunque los profesionales españoles tienen muy buena formación, algo está pasando en los últimos años. Las campañas del PSOE durante los años de Zapatero eran súper modernas; todos querían un spot como el de Zapatero en los gobiernos de América Latina. Ahora nadie se fija en las campañas políticas españolas, más allá de la coyuntura política actual, que nadie entiende fuera de las fronteras de España. Existe una falta de creatividad y creo que es porque se está exportando, el talento español se reconoce fuera.

Los partidos están ahorrando y contratan de forma austera al “cuñao” para diseñar las campañas. Ciudadanos no innova; es plano, naranja. También fallan en la elaboración del discurso, va a haber un electorado que no va a entender las decisiones que está tomando Albert Rivera. El PSOE ni siquiera tiene estilo, por ejemplo no están bien cooordinadas las tipografías con las cursivas y su imagen visual es muy neutra. Podemos empezó muy fuerte, con una muy buena comunicación en redes, pero se está perdiendo en su discurso. El PP es muy coherente en su imagen gráfica, tiene al menos, un equipo de diseñadores. Fue muy sonado, salió en medios, que el PP había contratado a una gran empresa americana para llevarle las redes. Mucha gente joven votó al PP porque gracias a la segmentación en redes, al menos vieron el mensaje y eso no lo hizo ningún otro partido. En cuanto a la comunicación institucional, no existe una aplicación correcta de los mecanismos que existen hoy día.

¿Cómo pueden conectar los partidos con los nuevos votantes, con los millennials?

Las redes sociales ofrecen una libertad absoluta, a pesar de la Ley Mordaza, que por cierto, fuera de España no se entiende. En las redes es donde están los jóvenes, se produce una comunicación que no es tan controlable y que se sala de los cauces tradicionales. Muchos partidos lo utilizan para ofrecer información institucional, pero no hay conversación. Podemos tiene ganado este canal de comunicación, mediante los círculos crearon una conversación participativa, donde los usuarios opinan, crean sus memes… se han ganado al público joven. Ciudadanos tiene su canal de Telegram abandonado. Los partidos tienen abandonadas sus cuentas de Twitter, Facebook, cuando quien gane el discurso en las redes, gana a los jóvenes. Snapchat está abandonado en España, cuando es una herramienta esencial para los millennials. En Estados Unidos todos los medios tienen una cuenta activa de Snapchat y así es como se comunican los nuevos votantes, que son los que tienen que desbloquear la situación en España.

¿Cómo se están adaptando los medios tradicionales?

Con la llegada de Netflix y de plataformas televisivas donde puedes pausar la emisión o elegir horarios, se ha democratizado la comunicación audiovisual. Existen un montón de medios alternativos y puedes consultar los medios extranjeros. Cualquier ciudadano puede retransmitir en tiempo real lo que está pasando mediante Periscope, podemos citar los casos del intento de golpe de estado en Turquía o el atentado de Niza. No necesitas un medio de comunicación con reporteros en todo el mundo, en cualquier parte del mundo puedes ver en directo qué está pasando. Hoy día las fan pages de Facebook están sustituyendo a las páginas web, si no dominas ese espacio no captas a los nuevos votantes. No todos los jóvenes son de Podemos, pero no están motivados ya que no se les entra por los canales en los que ellos se comunican.

Como antiguo alumno, ¿Qué les recomendarías a los estudiantes que ahora cursan sus estudios en ESCO?

Lo básico para alcanzar cualquier meta es tener un objetivo, una meta, y aprovechar todas las oportunidades con criterio. Desde el primer curso en ESCO pedía las cámaras, queriendo hacer cosas sin parar, me organizaba con todo el mundo para ver qué podíamos hacer y desde que organizamos en la escuela las Jornadas de Comunicación Política tuve claro que quería dedicarme a la comunicación política. Si empiezas a estudiar en ESCO y tienes los recursos, únete a gente motivada. Hay que aprovechar a los profesores, recuerdo a muchos con cariño, con los que he aprendido muchísimo al igual que otros compañeros a los que también les va bien. Hay que echarle muchas ganas, trabajar mucho y saldrá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *