Lunes, 24 Julio, 2017

            

Cómo ha cambiado el tratamiento de los diabéticos en 20 años

Fernando Escobar, jefe de servicio de Endocrinología, asegura que la evolución en el diagnóstico de esta patología ha reportado una considerable mejora en la calidad de vida de los pacientes

Rita M. Marín @marinruiz_rita


image_print

“El tratamiento de la diabetes hace 20 años era muy diferente al que se pone en marcha hoy día“, ha explicado el jefe de servicio de Endocrinología del Hospital Universitario San Cecilio de Granada, en el marco de la Semana de la Diabetes, Fernando Escobar. La evolución en este aspecto de la enfermedad ha sido muy importante, “y ha repercutido de forma muy positiva en la calidad de vida de los pacientes“.

Lo primero que ha evolucionado es la dieta, que antes era excesivamente restrictiva, y ahora es más suave. “Lo que se excluye fundamentalmente es el dulce, y se centra más en potenciar ensaldas, carnes, pescados y frutas“, asegura Escobar. También es muy importante la inclusión de ciertos frutos secos como la nuez, avellanas y almendras, “y por supuesto el aceite de oliva”. Una dieta sana implica una media de 5 a 6 comidas al día, en pequeñas cantidades.

Hoy día, es muy importante la aparición de una nueva generación de fármacos que frenan las hormonas inestables en la producción de azúcar, y “se han convertido en una herramienta muy útil para potenciar la función del pancreas, para que no se agote, y se retrase el uso del fármaco”.

La insulina ha cambiado radicalmente en las últimas décadas. “Antes hablabamos de insulina ‘sucia’ y se extraía del pancreas de animales. Ahora es de laboratorio, y por supuesto, mucho más cuidada”, explica el especialista. Aunque, también es cierto, que Escobar ha querido aclarar que la investigación con células madre ha fallado, especialmente porque no ha habido continuidad.

Ante este panorma de mejoras, una queja, sin embargo, clara se abre paso en la sociedad, y a la que Fernando Escobar ha querido dar voz, y es que, a pesar de que la diabetes es una patología muy generalizada, “la sociedad no la asume, y algo muy grave es que los centros educativos nos están preparados para atender a estudiantes diabéticos. No hay educación sanitaria en los colegios para los profesores”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *