Viernes, 20 Octubre, 2017

            

Doblete de Ponce y remontada express antes de La Liga (2-3)

Los nazaríes remontaron un 2-1 en contra en cuatro minutos para llevarse el Trofeo Ciudad de Palma ante un aguerrido Mallorca

La plantilla celebra la victoria en el Trofeo Ciudad de Palma | Foto: GCF
Nacho Santana | @NachoSantana_27


image_print

El Granada Club de Fútbol llegó al Iberostar con las ideas claras: mostrar lo aprendido durante la pretemporada en el último ‘test’ antes de recibir al Villarreal. Con ese objetivo en mente, los de Jémez salieron con las líneas adelantadas, una presión asfixiante y un control del juego que llevó a los nazaríes a disfrutar de varias ocasiones en los primeros diez minutos.

Para ello, el técnico eligió para disputar de inicio el encuentro a Ochoa, Tito, Foulquier, Lombán, Fran Rico, Krhin, Uche, Márquez, Boga, Machis y Ponce.

Sin embargo, la suerte no se casa con nadie, y así se demostró en el minuto 18 de la primera parte cuando Ochoa se resbaló al querer jugar el esférico con los pies, mandándolo directamente a Adrián Colunga, que hizo el primer tanto del encuentro.

A raíz del gol de los locales, el dominio del Granada sobre el esférico y el juego desapareció, planteando un partido de ida y vuelta en el que el Mallorca comenzaba a tomar ventaja con los minutos. Tanto disminuyó el rendimiento del equipo que Jémez tuvo que mover ficha en el minuto 39, cambiando a Fran Rico y Machís por Jean Carlos y Barral.

Con estas incorporaciones, el Granada recuperó algo del terreno perdido, si bien no fue capaz de volver a dominar el encuentro y quedó aún ligeramente distante de poder siquiera igualarlo. Con superioridad en el marcador y juego, el Mallorca puso contra las cuerdas a Ochoa una y otra vez, obligándole a lucirse tras el remate de un córner justo antes del descanso.

Tras la reanudación del encuentro, el panorama no sufrió gran modificación. Los de Fernando Vázquez aprovecharon el empuje de su afición para seguir presionando al Granada, tanto que en el minuto 51 Ángel Sánchez recibía un pase dentro del área para mandar el balón a las redes de la portería, vacía ante la salida de Ochoa para tapar la incursión del delantero.

Con 2-0 antes del minuto 60, un enfadado Paco Jémez se vio obligado a buscar alternativas nuevamente en la banca, sacando del campo a Jean Carles, Márquez y Lombán para introducir a Toral, Saunier y Sergi Guardiola.

Los cambios surtieron efecto para los nazaríes, que parecieron despertar para igualar la lucha por el dominio del balón. Gracias a esta mejoría, David Barral pudo realizar un disparo que quedó rechazado dentro del área, ocasión que Ponce aprovechó para materializar su primer gol como granadinista y acortar distancias en el marcador.

Tras la salida de Pawel para sustituir a Uche en el minuto 70, Ponce volvió a ser protagonista al recibir un balón de Sergi Guardiola que le dejaba sólo frente a Oriol, guardameta del Mallorca. El argentino no perdonó y puso nuevamente las tablas en el marcador, mostrando al Granada el sendero a seguir para poder levantar el Trofeo Ciudad de Palma.

Pero para ello, era necesario corregir previamente ciertos aspectos del equipo. Así lo vio el técnico, que dio entrada a Martins y Brian por Tito y Krhin inmediatamente tras igualarse el marcador.
Con los cambios realizados, el Granada ganó presencia y control de balón, lo que permitió a Sergi Guardiola realizar una espectacular jugada individual por banda para buscar un centro raso, que encontró a Toral. El mediapunta catalán remató en boca de gol para culminar el camino mostrado por Ponce, poniendo el 2-3 definitivo en el marcador en el minuto 87.

Pese a los intentos del Mallorca, el marcador se mantuvo y el Granada Club de Fútbol se ha alzado campeón del Trofeo Ciudad de Palma, que deja como anécdota el hecho de que los nazaríes lo disputasen vistiendo la segunda elástica del Mallorca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *