Domingo, 17 Diciembre, 2017

            

Diputación finaliza las obras de la potabilizadora de Venta Quemada

Con la ejecución de las obras se consigue que la calidad de las aguas de abastecimiento reúna todos los requisitos de calidad para el consumo

Recepción del depósito municipal de aguas de Venta Quemada | Foto: Gabinete
Gabinete


image_print

La Diputación de Granada acaba de recepcionar las obras de la planta potabilizadora en el depósito municipal de aguas de Venta Quemada, un pequeño núcleo de población del municipio de Cúllar de 180 habitantes. La obra, cuyo presupuesto de ejecución asciende a 24.182 euros, ha consistido fundamentalmente en la instalación de un sistema de filtración de carbón activo para la eliminación de los nitratos procedentes del uso de herbicidas y fertilizantes.

La diputada provincial de Asistencia a Municipios y Medio Ambiente, María Ángeles Blanco, ha señalado durante la recepción que “con la ejecución de estas obras se consigue que la calidad de las aguas de la zona de abastecimiento de Venta Quemada reúna todos los requisitos de calidad estipulados por la ley, disminuyéndose los niveles de terbutilazina y nitratos presentes en la actualidad y alcanzando una calidad óptima para su consumo”. La terbutilazina y los nitratos provienen fundamentalmente del uso de herbicidas y fertilizantes en aplicaciones agrícolas pudiendo llegar a contaminar los acuíferos.

Aunque en el caso del abastecimiento de Venta Quemada, dicha contaminación era mínima, la preocupación del propio Ayuntamiento de Cúllar y de la Diputación de Granada para mejorar la calidad del agua se ha reflejado en la rápida ejecución de la obra, que se inició el pasado mes de agosto. Las obras han supuesto una inversión de 24.182,38 euros, de los que la Diputación de Granada ha aportado el 70% y el municipio, el 30% restante.

Las obras de la potabilizadora han consistido fundamentalmente en desviar el agua captada del sondeo hacia un sistema de filtración mediante el cual, en primer lugar se elimina la terbutilazina a través de unos filtros de carbón activo. Posteriormente, el agua pasa por un desnitrificador de intercambio iónico de resina donde se eliminan los nitratos existentes. Después, solo ha sido necesario conectarla al depósito existente. Ahora se está a la espera de los resultados de la analítica para la comprobación de la eficacia del sistema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *