Martes, 24 enero, 2017

Díaz anuncia un modelo de financiación y un programa para investigación universitaria

El objetivo principal es, según la presidenta de la Junta, trabajar para que las sedes académicas puedan "recuperar la normalidad y el sosiego perdidos en los años de crisis"

Lucia Villalon | Cristiano Ronaldo
Foto: Archivo GD


image_print

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha avanzado la predisposición de la Administración autonómica para dotar a las universidades andaluzas de un nuevo modelo de financiación, así como la intención de activar, con cargo a los presupuestos regionales de 2016, un programa puente para impulsar la investigación en las sedes universitarias.sí lo ha indicado Díaz en la apertura del curso académico universitario 2015-2016 en Andalucía, que este año se ha llevado a cabo en la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla, evento en el cual ha especificado que dicho programa puente se desarrollará “a cortísimo plazo”, al objeto de recuperar “lo antes posible” la actividad investigadora en las universidades sin esperar al año 2020, plazo marcado para la implantación del nuevo Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación (Paidi).

De esta manera, la máxima responsable autonómica ha recordado su compromiso de elaborar a lo largo de la legislatura el diseño y la puesta en marcha de políticas para el “fortalecimiento” del sector público y su vinculación con el mundo universitario, haciendo asimismo hincapié en el refuerzo de la labor investigadora, algo que “hacemos porque es el camino”.

Puesto que las urgencias en este ámbito descartan esperar al horizonte temporal 2020, ejercicio para el cual el 2 por ciento del Producto Interior Bruto debe estar destinado a I+D+i, equiparándose a los niveles de otras regiones europeas, Díaz ha anunciado el mencionado programa puente, que por otra parte se verá acompañado de medidas progresivas para el retorno del talento exiliado.

El objetivo principal es, según la presidenta de la Junta, trabajar para que las sedes académicas puedan “recuperar la normalidad y el sosiego perdidos en los años de crisis”, después de que las dificultades socioeconómicas, que asegura que muchos han tomado como “excusa” para recortar, imponer medidas sin diálogo y mirar a la universidad “con cierta miopía”, hayan propiciado la toma de decisiones que han afectado a los estudiantes, profesores y universidades “más jóvenes”, sin que medidas recientes como la revisión de la tasa de reposición o el decreto de promoción hayan servido más que para “arrojar algo de luz”.

Frente a ello, Díaz ha apostado por el “conocimiento” como “el mejor recurso de Andalucía para afrontar el presente y el futuro”, bajo la premisa de “recuperar la certidumbre”. Para ello, un punto fundamental lo constituye el económico y financiero, apartado en el cual la presidenta ha recordado que ya se cometió un pago extraordinario de 100 millones para reducir la deuda con las universidades.

Por otro lado, ha asegurado ser consciente de la necesidad de un nuevo modelo de financiación, punto recurrentemente reclamado por las universidades andaluzas y, en especial, por sedes como la UPO, que consideran que salen perjudicadas del actual patrón de reparto de recursos por su tamaño y juventud: el propio rector, Vicente Guzmán, ha dicho este viernes que el mismo es “inaplazable” al objeto de evitar incurrir en “las grandes disfuncionalidades y asimetrías creadas por el actual”. Así, ha anunciado la implantación de otro modelo –sin especificar fechas– en aras de la “sostenibilidad” de un sistema universitario público “más fuerte”.

Asimismo, Díaz ha explicado que en breve la Junta firmará un convenio con las universidades andaluzas que atañe a los sistemas de acceso a través del Distrito Único Universitario, y ha recalcado otras medidas de su Ejecutivo como la devolución de los precios de matrícula a años anteriores a la crisis o la posibilidad de establecer el pago de la misma hasta en ocho plazos.

DE AQUÍ A 2021, UN MÁXIMO DE 24 PLAZAS

De su lado, el rector de la UPO ha manifestado en su discurso que en los 18 años de vida de la universidad “hemos cumplido con creces” el mandato de la Ley de Creación de la Olavide en 1997, y en este sentido ha subrayado que la UPO ocupa el primer puesto en Andalucía en productividad en docencia, o su intensa actividad investigadora en términos de productividad, entre otras circunstancias.

Y todo ello, ha afirmado el rector, en un contexto de crisis –“en el momento en que necesitábamos más nutrientes, de pleno crecimiento, llegó la crisis, con efectos especialmente nocivos en universidades como la UPO”– y con un modelo de financiación de 2007, todavía prorrogado y que lo estará también para 2016, que “no ha garantizado ni garantiza, conforme a sus criterios generales de reparto, la suficiente financiación para la sede, sobre todo teniendo en cuenta que su necesidad de crecimiento y consolidación era, y es, mayor que la de aquellas universidades ya consolidadas”.

También ha remarcado Guzmán las amenazas que se ciernen sobre el personal de la UPO ante una tasa de reposición “inexistente”. con una bolsa de acreditados actual de 159 profesores, “nuestro escenario más favorable sería el de poder convocar, con las actuales normas, un máximo de 24 plazas de profesorado permanente de aquí a 2021”, ha dicho.

Se ha declarado orgulloso del Sistema Andaluz de Universidades, aunque ha dicho que éste tiene retos y problemas pendientes, entre ellos la deuda, “ya que, si bien ha habido esfuerzos por ir reduciéndola, no baja de los 500 millones de euros y fluctúa, según el momento, hasta los 600”, el nuevo Paidi o la redefinición del mapa de titulaciones. “La solución a alguno de estos problemas realmente urge ante el riesgo de que el sistema en su conjunto, no ya sólo algunas universidades, entre en déficit”, ha afirmado.

DEPORTE, ENTRENAMIENTO Y CIENCIA

Con carácter previo, el secretario de la institución, José María Seco, presentó la memoria académica 2014-2015 de la UPO y el catedrático de Teoría y Práctica del Entrenamiento Deportivo, Juan José González Badillo, ha pronunciado la lección inaugural ‘Deporte, Entrenamiento y Ciencia’, en la que el profesor ha puesto de manifiesto que la práctica del deporte, tanto si se considera actividad física como actividad reglada y competitiva, siempre ha de llevarse a cabo a través de un “entrenamiento”.

Para González Badillo, es precisamente el entrenamiento el que puede darle carácter científico al deporte, ya que el desarrollo y perfeccionamiento del entrenamiento constituye la esencia y el objetivo prioritario de la ciencia en el deporte. El catedrático ha subrayado que existe una relación curvilínea entre la carga de entrenamiento y el beneficio para la salud y para el rendimiento físico y deportivo, para concluir que las propuestas de entrenamiento sin datos que las justifiquen no tienen ningún valor científico.

Tras la lección inaugural, la presidenta de la Junta ha hecho entrega de las Medallas al Mérito de la Universidad Pablo de Olavide, los Premios Extraordinarios de Doctorado 2013-2014, los Premios MoleQla, los Premios Docentia y los premios Laudabilis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *