Jueves, 25 Mayo, 2017

Publicidad

Díaz abordará el día 22 con Rajoy las prioridades del plan Juncker

A su juicio, España tiene que reivindicar que la política económica comunitaria se ponga al servicio de las personas y no al servicio del capital.

Foto: Susana Diaz y Mariano Rajoy en La Moncloa


image_print

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha anunciado el pasado jueves que el día 22 de este mes se reunirá con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con el objetivo de establecer conjuntamente las prioridades de esta comunidad ante el escenario de inversión que se plantea desde Bruselas, a raíz del plan de impulso económico de 315.000 millones de euros anunciado por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Ante el Pleno del Parlamento, en respuesta a una pregunta del portavoz de IULV-CA, José Antonio Castro, Díaz ha anunciado esa reunión con el presidente, que se la solicitó hace unos días por carta, en la cual le trasladaba que ahora se abre un nuevo horizonte en la Unión Europea, con el plan anunciado por Junker, que supone una “oportunidad para combatir, desde la colaboración de todas las administraciones, el problema del paro y la brecha de la desigualdad, que se ha ensanchado entre el norte y el sur de Europa como consecuencia de la prolongada crisis económica”.

Esta será la segunda reunión que Susana Díaz mantenga con Rajoy, puesto que se reunieron por primera vez el 10 de octubre de 2013, un mes después de su toma de posesión como jefa del Ejecutivo andaluz.

Díaz acudirá el día 22 a la reunión con el presidente –que se celebrará a las 17,00 en el Palacio de la Moncloa– con un paquete de proyectos prioritarios para Andalucía por valor de 13.000 millones de euros, con cargo a ese plan de la UE, para mejorar el capital físico, humano y tecnológico y dar un fuerte impulso a la economía andaluza. Se incluyen proyectos como el corredor ferroviario de la Costa del Sol, la conexión de los ejes Central y Mediterráneo con Algeciras (Cádiz), los transportes metropolitanos (Metro de Málaga), la variante de Roquetas (Almería) o las ciudades de la justicia de Cádiz y Jaén, así como en materia de eficiencia energética, modernización del mundo rural y proyectos importantes para la educación o la sanidad.

“Le llevaré la voluntad clara e inequívoca de tender la mano desde Andalucía para que el Plan Juncker llegue a donde tiene que llegar, a las regiones más deprimidas de Europa, a donde hay una tasa de desempleo más alta y donde hay jóvenes con talento, con formación y preparación y que sufren un éxodo social injustificado”, ha expuesto la presidenta.

Ha señalado que los proyectos que finalmente España presente a Europa tienen que estar consensuados con las comunidades y tener impacto en las familias y en el empleo. Ha insistido en que el paquete de proyectos por importe de 13.000 millones que ha elaborado su Gobierno tiene que ir a aliviar el drama del desempleo.

A su juicio, España tiene que reivindicar que la política económica comunitaria se ponga al servicio de las personas y no al servicio del capital. Ha indicado que la situación que atraviesan Europa, España y Andalucía es realmente difícil y hace falta colaboración y lealtad de todas las instituciones.

Susana Díaz ha recalcado que el mayor reto que hay en el conjunto de UE es afrontar el drama del desempleo y para ello todas las administraciones tienen que actuar, desde Europa hasta los ayuntamientos, pasando por los gobiernos nacionales y los autonómicos.

Ha lamentado que el Ejecutivo nacional no haya atendido la petición de su Gobierno sobre un plan extraordinario de empleo en esta comunidad. Pese a ello, la Junta ha seguido adelante, según ha agregado, poniendo en marcha medidas para hacer frente a ese problema y que han supuesto mil millones de euros en un solo año.

Susana Díaz ha señalado que los datos del paro del pasado mes de noviembre alientan a su Gobierno a seguir el camino que ha emprendido y ha augurado que los futuros datos correspondientes al mes de diciembre corroborarán que ese camino “es el correcto”.

En cualquier caso, la presidenta ha manifestado que todo esto no es suficiente, porque hay que dar un salto muy importante que nos ayude a aliviar ese diferencial crónico que Andalucía tiene respecto a España. En este sentido, ha estimado que el Plan Juncker representa una “oportunidad” que esta tierra va “a aprovechar”.

Ha insistido en que el Gobierno de Rajoy tiene que tener sensibilidad para que ese plan se note especialmente en las regiones sur y suponga una oportunidad para los que sufrimos con mayor virulencia la crisis.

REUNIÓN EN BRUSELAS CON JUNCKER

Con posterioridad, en respuesta a una pregunta del portavoz del PSOE-A, Mario Jiménez, Díaz ha asegurado que “lo mismo” que le va a trasladar al presidente del Gobierno, también se lo dirá en “próximas fechas” al presidente de la Comisión Europea, “la necesidad de que las nuevas inversiones comunitarias sean una oportunidad para las regiones del sur, las regiones que han sufrido con mayor virulencia el drama de una crisis económica que se ha cargado a las espaldas de quienes más dificultades tienen”.

Así, tras apuntar Andalucía tiene que aprovechar esta oportunidad “y que así lo hará”, la líder del Ejecutivo andaluz le ha pedido a Rajoy que “no distinga colores” en el reparto de las iniciativas que presente ante el Plan Juncker, “como hace el Gobierno andaluz en el reparto de los fondos con los ayuntamientos, en el que no mira el color político de quien está al frente”.

“En ese escenario de 315.000 millones de inversiones que tienen muchas debilidades, como que solo 21.000 millones son fondos públicos, espero que el resto no vayan condicionados de ninguna manera a una rentabilidad que no sea social y creación de empleo intensivo”, ha subrayado Díaz.

“Queremos que esa oportunidad que se abra en Europa sea una oportunidad que sientan los ciudadanos”, ha indicado Díaz, quien ha dicho esperar “sensibilidad y coherencia” por parte Rajoy y que entienda “por primera vez en los 15 meses que llevo de presidenta que es también presidente de casi nueve millones de andaluces y que tiene la misma responsabilidad que yo de que esos andaluces sientan la colaboración, la confianza y la ayuda de un gobierno para luchar contra el paro”.

Por su parte, el portavoz parlamentario de IULV-CA, José Antonio Castro, ha indicado que Andalucía tiene necesidad de inversiones y el sur del sur de Europa no puede seguir “bajo el yugo de la estabilidad propuestaria”. Ha querido dejar claro que IULV-CA estará detrás de la presidenta para recabar la mayor inversión posible para esta comunidad, la cual se debe planificar y ejecutar desde lo público, que es lo que garantizará la adecuada redistribución de la riqueza.

Ha considerado además que se podría aprovechar esta coyuntura (la estrategia económica de Andalucía hasta 2020, los fondos europeos del próximo periodo y el Plan Juncker) para impulsar y articular el nuevo diálogo económico y social que supere a la concertación, abriendo hueco a otros actores fundamentales para la economía andaluza.

Castro ha lamentado que el mismo día que la presidenta planteaba un paquete de proyectos por importe de 13.000 millones de euros de cara a ese nuevo marco europeo 2014-2020, el presidente del PP-A, Juanma Moreno, se mostrara “temerario y desleal con Andalucía” durante su viaje a Bruselas. “Viajó a Bruselas para manchar la imagen de Andalucía y tratar de boicotear el acceso de nuestra tierra a la financiación europea”, según Castro, quien ha calificado ese comportamiento de “impresentable” y de un despropósito de la derecha andaluza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *