Martes, 19 Junio, 2018

            

Devin Wright: “Para que la temporada sea perfecta, hay que culminarla con el ascenso”

El pívot del Covirán Granada ha valorado la temporada del conjunto granadino y su rendimiento personal | Considera que "a veces, es muy necesario dar un paso atrás para dar dos pasos hacia adelante"

Devin Wright ha atendido a Granada Digital para valorar la temporada del conjunto rojinegro | Foto: Justa Aros
Chema Ruiz España | @Chema_Ruiz22


image_print

Devin Wright se incorporó a la disciplina del Covirán Granada el 30 de julio del año pasado. Su experiencia en LEB Plata y, sobre todo, en LEB Oro con distintos equipos le avaló para regresar a la que ya había sido su casa, con el ascenso como único objetivo. Sus actuaciones, desde entonces, han ayudado a que el Covirán Granada se mantenga en el grupo de cabeza de la clasificación y continúe con opciones de alcanzar la LEB Oro de forma directa. Además, la garra del ’12’ dentro de la cancha ha calado en la afición nazarí, que le adora e, incluso, le idolatra, algo que se encarga de recordarle cada fin de semana en el Palacio de los Deportes.

Pregunta: ¿Cómo se define Devin Wright fuera de la cancha?

Respuesta: Es difícil definirse a uno mismo -ríe-. Soy una persona bastante tozuda, soy bastante cabezón. Cuando quiero algo o cuando pienso en mi verdad, voy con ella hasta el final, con todas las consecuencias. Soy un chico bastante tranquilo, muy tranquilo, de hecho. Mi mujer podría decir que soy un ‘huevón’. Creo que soy una persona muy noble.

P.: ¿Cómo es regresar a Granada?

R.: La verdad es que es una satisfacción muy grande. No sólo por la temporada que estamos haciendo, sino porque mi mujer es de aquí y tengo familia aquí. Estuve aquí cinco años en mi anterior etapa y creo que es el mejor sitio en el que he estado a lo largo de toda mi carrera.

P.: Llegaste a Granada tras cinco años consecutivos en LEB Oro. ¿Qué te llevó a bajar de categoría?

R.: Después de haber salido de Melilla, donde tuve una muy buena temporada, experimenté un punto de inflexión donde no estuve muy bien en Lugo. Luego estuve en Ourense y tampoco llegué a encontrarme tan bien como en anteriores temporadas. Este verano, Pablo Pin me llamó y no me lo pensé. No te voy a negar que en mi mente cabía esta posibilidad de volver a Granada, y la verdad es que no me costó nada.

“CREO QUE GRANADA ES EL MEJOR SITIO EN EL QUE HE ESTADO”

P.: Aquí, la afición te adora, algo que te recuerda cada partido al grito de ‘MVP’. ¿Qué significa esto para ti?

R.: Si te soy sincero, hay muchas veces que, cuando estoy en el partido, estoy tan metido en el encuentro que no me doy cuenta. Igual sí me doy cuenta cuando estoy en el banquillo. Pero, ¿qué te voy a decir? Es una satisfacción muy grande y la verdad es que se lo agradezco mucho a la afición. Que valoren tu trabajo no sólo cuando las metes, sino cuando no las metes, cuando realizas ese esfuerzo, una defensa…, que valoren el esfuerzo es algo satisfactorio.

P.: Además, le das motivos: MVP del equipo con un acumulado de 313 de valoración, MVP de la final de Copa, máximo reboteador, máximo anotador con 271 puntos… ¿Cómo valoras este rendimiento durante la temporada?

R.: Mis objetivos, a día de hoy, se están cumpliendo, aunque aún queda dar el último pasito en el final de la temporada. Teniendo en cuenta que yo vine a Granada con ese objetivo que, para qué lo vamos a negar, es ascender para coger impulso y subir con más fuerza a la categoría donde el equipo ha estado tantos años, yo creo que la valoración que hago es muy positiva. A veces, es muy necesario dar un paso atrás para dar dos pasos hacia adelante -señala en referencia al cambio de categoría que experimentó al fichar por el conjunto granadino-.

P.: Pese a este rendimiento, el fichaje de Nguirane generó en parte de la afición la idea de que pudiera quitarte la posición en el equipo. ¿Temiste por tu puesto tras la llegada de Maodo Nguirane?

R.: No. Yo creo que no se trata de perder el puesto o no. Está claro que si llega Maodo, que es un gran jugador que también ha jugado varios años en LEB Oro, y esa semana está mejor que tú y ha entrenado mejor que tú, se merece jugar antes que tú y a mí me parece muy bien porque, si va a aportar mejores cosas que las que yo pueda aportar esa semana, pues por qué no. La llegada de Maodo no la he visto como un inconveniente, sino como un refuerzo más para el equipo, porque eso nos da muchas más posibilidades a la hora de estar en la pista. No es lo mismo jugar con cuatro pívots, o incluso con 3 o con 2 cuando Ferrán ha estado lesionado, que estar cinco pívots y, encima, cinco pívots de calidad. Puede ser un dolor de cabeza para los equipos rivales ver que, salga yo, salga Maodo o salga Ferrán, el nivel se mantiene, y eso es muy difícil. Creo que, en todas las posiciones, tenemos muy buenos jugadores para mantener siempre el mismo nivel de juego, y eso no lo tienen todos los equipos.

Devin Wright considera que Granada es “el mejor sitio en el que he estado” | Foto: Justa Aros

P.: ¿Qué te falta para poder decir que esta temporada ha sido perfecta?

R.: Es obvio: para que la temporada sea perfecta, hay que culminarla con el ascenso. Eso está claro.

P.: Has pasado por muchos equipos. ¿Cuál es el equipo del que mejor recuerdo guardas?

R.: Sin duda alguna, Andorra, donde ascendimos directos de LEB Plata a LEB Oro y, al año siguiente, que también me quedé en LEB Oro, estuvimos a un partido, que llegamos al quinto partido en play off, del ascenso a ACB. La verdad es que guardo muy buenos recuerdos de esa época.

P.: ¿Piensas que Granada es, definitivamente, tu sitio?

R.: No lo sé. Nunca se sabe. Yo he dado muchas vueltas. He estado arriba, en el Norte, luego he ido al Sur, a Melilla, luego he vuelto otra vez arriba a Lugo y Ourense… Nunca se sabe las vueltas que puede dar la vida, pero vamos, si tú me preguntas si este es un buen lugar para estar hasta el final de tu carrera, yo te diría que sí, que es un lugar inmejorable.

“PARA QUE LA TEMPORADA SEA PERFECTA,

HAY QUE CULMINARLA CON EL ASCENSO”

P.: Has coincidido con Eloy Almazán en Melilla y en el Fundación Adepal Alcázar. ¿Cómo es tu relación con él?

R.: No sé si decirte que Eloy es como un hermano, pero es que lo conozco como de toda la vida. Sí, es como un hermano.

P.: ¿Esto ayuda a generar buen ambiente dentro del vestuario?

R.: Sí, claro. Yo, además, soy un chico bastante temperamental y, en ese aspecto, Eloy sabe muy bien cómo tratarme y siempre está dándome consejos. Es un gran capitán. Menos en Alcázar, en todos los equipos en los que hemos estado ha sido el capitán. En Melilla también ha sido capitán durante muchos años y la verdad es que es genial. Estoy encantado de seguir compartiendo experiencias con él.

P.: Entrando a hablar sobre la temporada del equipo, ¿qué valoración haces de lo que va de campaña?

R.: La valoración se refleja en la clasificación. Vamos primeros, por lo que la valoración es muy positiva. Está claro que hemos tenido algún bache de juego hace unas cuatro o cinco jornadas, tanto en el tiro exterior como en el interior, pero creo que la dinámica del equipo está siendo positiva. Hemos sabido reaccionar a esos baches de juego que hemos tenido durante la temporada. Somos un buen equipo, eso no te lo voy a negar, pero en esta liga no te van a regalar nada y los demás equipos también juegan. Era de esperar que algún partido se nos escapara por el camino, no íbamos a ganarlos todos de 20 puntos, como al comienzo de la temporada.

Devin Wright ha atendido a Granada Digital para analizar la temporada del Covirán Granada | Foto: Justa Aros

P.: Os encontráis en una posición inmejorable y el objetivo del ascenso sigue en el horizonte, al igual que ocurría el año pasado. ¿Teméis que ocurra lo mismo que pasó en Zornotza?

R.: Esto, al final, es baloncesto y puede pasar cualquier cosa, pero no. El equipo sabe muy bien dónde estamos y la oportunidad que tenemos. Hace poco, Pablo -Pin- decía que, para tener oportunidades de estas, el tren te pasa una o, como mucho, dos veces, por lo que hay que aprovecharlas. En ese aspecto, el equipo es bastante consciente de la oportunidad que tenemos para hacer algo grande.

P.: ¿Supone una presión extra ese objetivo de ascender y más con estos antecedentes?

R.: Sí, puede ser una presión, pero también puede ser una presión positiva de cara a la motivación que implica dicho reto. Es un reto ambicioso y que, si se trabaja bien, es perfectamente alcanzable. Yo creo que puede ser hasta positivo.

P.: ¿Está la plantilla mentalizada para lograr este objetivo?

R.: Yo creo que lo está afrontando muy bien y se está reflejando. En los momentos malos, el equipo ha seguido unido. En los momentos buenos, todavía más unido. Al final, eso es lo que cuenta. Tenemos que ser un equipo en todo momento y, pasen cosas buenas o cosas malas, tenemos que seguir ahí porque tenemos que subir.

“SOMOS UN BUEN EQUIPO, PERO EN ESTA

LIGA NO TE VAN A REGALAR NADA”

P.: ¿Cuál piensas que es la clave para conseguir este ascenso?

R.: Seguir haciéndolo exactamente igual que lo estamos haciendo ahora.

P.: De no conseguirse, ¿sería un fracaso?

R.: Pues yo no sé si sería un fracaso. Sería una decepción, la verdad, porque viéndonos ahora, tal y como estamos, la verdad es que sería una pena que no se consumara dicho objetivo.

P.: Ya hemos hablado antes del recorrido que ha seguido tu carrera deportiva. ¿Qué piensas que aporta esta experiencia que has adquirido durante los años?

R.: Principalmente, eso, experiencia en muchas situaciones difíciles que ha tenido el equipo. A la hora de tirar un poquito del equipo, se nota la experiencia. Eloy, que también, lleva muchos años jugando, ‘Carlinhos’-Carlos de Cobos-, Bortolussi y yo somos los que tenemos que tirar un poquito del equipo. Es un equipo muy joven y sí que es verdad que ha habido ciertas dudas. Pablo ha estado muy encima de nosotros, por ejemplo, con el tema de las pérdidas. Pero yo creo que eso es un tema de juventud. Tenemos muchos jugadores jóvenes en el equipo y lo que tenemos que hacer es ayudarles a mejorar y a trabajar mentalmente para afrontar este tipo de situaciones.

El pívot del Covirán considera que el ascenso es “un reto ambicioso y perfectamente alcanzable” | Foto: Justa Aros

P.: Hablas de dudas, y es cierto que, tal y como ha señalado en varias ocasiones Pablo Pin, hay momentos en los que el equipo parece que ‘desconecta’. ¿Por qué?

R.: Creo que puede ser un punto de relajación. Empiezas muy fuerte en el primer y el segundo cuarto, te ves 15 o 20 arriba al tercer cuarto y es normal que tiendas a relajarte un poco. Sí que es verdad que, quizás, también es un poquito por la juventud o la inexperiencia de algunos miembros del equipo, pero creo que lo hemos ido corrigiendo a lo largo de la temporada. A mí también me pasa. Creo que, al final, también es por el tipo de jugadores que somos, que tendemos a desconectarnos en ciertos momentos del partido, pero hay que jugar también con el perfil de jugador que tenemos.

P.: Dices que también desconectas, pero es en estas ocasiones cuando más sueles aparecer para ‘tirar del carro’. ¿Piensas que eres determinante para el equipo?

R.: Yo creo que la palabra no es determinante, porque muchas de las acciones que yo hago o que yo tengo a lo largo del partido vienen por algo, no es que yo coja el balón y me la juegue de primeras. Muchas veces son buenas acciones de mis compañeros o una buena asistencia tras lo que yo sólo tengo que levantar el balón y ya está -ríe-. Yo creo que es un trabajo colectivo de todo el equipo. Simplemente, en los momentos en los que el equipo ha estado mal en el tiro exterior porque no estábamos con acierto, pues el juego interior ha tenido que tirar un poquito más en ese aspecto para compensar la carencia que teníamos en ese momento. En cambio, ahora, estos últimos partidos en los que ya está olvidado el tema del tiro exterior, ya no se necesita tanto el juego interior como antes. Ahora es como un rodillo: si tiramos desde fuera, los equipos no saben qué hacer ni cómo defendernos. Creo que es un arma más.

P.: ¿Cómo te sientes cuando consigues ganar la Copa, después de una prórroga, y, además, eres el MVP del encuentro?

R.: No sé. ¿Aliviado? -ríe-. La verdad es que es una sensación que no sabría describir con palabras. Es algo que llevé por dentro en ese momento. Por resumirlo de alguna manera, es como una sensación de paz, como si hubiera bajado una luz del cielo y te estuviera enfocando -vuelve a reír-. Ha sido increíble, la verdad.

“EL EQUIPO ES BASTANTE CONSCIENTE DE LA OPORTUNIDAD

QUE TENEMOS PARA HACER ALGO GRANDE”

P.: Sitúate en el Palacio de los Deportes el pasado 10 de febrero. Covirán Granada 67-67 Extremadura Plasencia. Falta una décima para que termine el partido y recoges el balón. ¿Qué te pasa por la cabeza en ese momento?

R.: La verdad es que no me pasó absolutamente nada por la cabeza. Creo que había penetrado ‘Carlinhos’ y falló. Sin pensar, fui a por el balón y a comerme el aro. Que fuera lo que Dios quiera. Tuve suerte y entró el balón.

P.: ¿Firmarías repetir esta entrevista el año que viene en LEB Oro?

R.: Claro, por supuesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?