Domingo, 26 Marzo, 2017

Detenidos los cuatro presuntos integrantes de una banda dedicada al robo de frutos en el campo

Los detenidos dejaban la fruta escondida en el almacén durante un par de días para "enfriar" el robo y luego entregaban parte de la fruta a familiares, o bien directamente la vendían de forma ambulante por las calles del barrio del Zaidín de Granada.



image_print

La Guardia Civil ha detenido en la costa de Granada a cuatro personas como presuntas autoras de la sustracción en el último mes de más de 6.500 kilos de chirimoyas, aguacates y mangos en siete fincas de los términos municipales de Motril y de Vélez de Benaudalla.

Ha sido en el marco de una nueva operación contra el robo de frutos del campo, llevada a cabo por agentes del Área de Investigación de la Guardia Civil de Motril y del equipo ROCA recientemente puesto en funcionamiento en la comarca costera granadina.

Las detenciones se llevaron a cabo el 13 de noviembre, justo después de que los ahora detenidos hubieran perpetrado el último hurto en una finca de Motril, hurto en el que sustrajeron 370 kilos de chirimoyas y 51 de aguacates. En esta operación la Guardia Civil también se ha incautado de una furgoneta y un furgón decomisados a los detenidos, informa el Instituto Armado en una nota.

La investigación de la Guardia Civil ha determinado que los detenidos formaban una banda perfectamente estructurada en la que los dos primeros, un matrimonio de Motril, fijaban los objetivos, es decir, elegían las fincas que iban a ser asaltadas por la noche, y más tarde vendían la fruta sustraída de manera ambulante en el barrio granadino del Zaidín; y los otros dos, dos vecinos de Castell de Ferro, eran los que se encargaban de sustraer las chirimoyas, los aguacates y los mangos.

El ‘modus operandi’ de esta banda era el siguiente: el cabecilla escogía una finca aún recolectada para esa misma noche asaltarla. Lleva hasta allí a dos de los detenidos y se marchaba para no levantar sospechas. Cuando éstos habían acabado de recoger la fruta lo llamaban por teléfono y entonces acudían los otros dos detenidos con dos vehículos, la furgoneta y el furgón decomisados. Cargaban el furgón con la fruta sustraída y se dirigían hasta un almacén clandestino que tenían en las inmediaciones de Playa Granada.

En el itinerario la furgoneta iba como vehículo “lanzadera” para alertar a los del furgón si se encontraba con alguna patrulla de la Guardia Civil o de Policía Nacional.

Los detenidos presuntamente han sustraído entre el pasado día 20 de octubre y el día 13 de noviembre 5.230 kilos de chirimoyas, 960 kilos de mangos y 351 kilos de aguacates, fruta que hubiese alcanzado en el mercado más de 16.000 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *