Jueves, 18 Enero, 2018

            

Detenida por sustraer 1.200 euros con la tarjeta de la persona que cuidaba sin su consentimiento

Las extracciones se habían realizado a diferentes horas, en cajeros de entidades bancarias situadas en distintos puntos de la capital granadina

La primera extracción se efectuó el mismo día que la empleada había ayudado a la víctima a efectuar el reintegro de efectivo en el cajero | Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Granada a una mujer de 48 años de edad, con antecedentes policiales anteriores a estos hechos, por sustraer supuestamente 1.200 euros usando la tarjeta bancaria de una persona minusválida a la que cuidaba como asistenta sin su consentimiento, según ha informado la Policía en una nota de prensa.

La Policía tuvo conocimiento del hecho cuando se recibió una denuncia en la que un varón relataba que había contratado a una señora para que le asistiese en sus quehaceres diarios, ya que va en silla de ruedas y tiene problemas que le impiden hablar claramente, y que en una ocasión dicha señora le ayudó a sacar dinero de un cajero, por lo que tuvo que facilitarle el número secreto de la tarjeta para que realizase el reintegro de un dinero que necesitaba.

Posteriormente, y pasados unos días, el denunciante se percató de la falta de 1.200 euros de su cuenta bancaria, que alguien había sacado en cuatro reintegros de efectivo realizados en distintos cajeros de entidades bancarias situadas en Granada sin su consentimiento, comprobando que su tarjeta bancaria seguía en su poder.

Los agentes iniciaron las investigaciones, comprobando que las extracciones se habían realizado a diferentes horas, en cajeros de entidades bancarias situadas en distintos puntos de la capital granadina, y que la primera de ellas se efectuó el mismo día que la empleada había ayudado a la víctima a efectuar el reintegro de efectivo en el cajero, momento en que ésta supo el número secreto de la tarjeta.

Tras la realización de las pesquisas oportunas, los policías pudieron determinar que la empleada era la persona que presuntamente había realizado los reintegros bancarios denunciados. Esta señora se había despedido el mismo día del cuarto reintegro fraudulento, diciendo que tenía otro trabajo y sin que todavía tuviese conocimiento el titular de la tarjeta de que le faltaban de su cuenta los 1.200 euros.

Una vez realizadas ciertas comprobaciones y después de obtener indicios suficientes, los agentes procedieron a la detención de la mujer, que posteriormente fue puesta a disposición de la autoridad judicial.

La Policía aconseja a la ciudadanía asegurarse de que nadie vea cómo introduce su PIN en un cajero automático, tapando el teclado con la mano u otro objeto, dificultando el visionado de otras personas o de dispositivos de vigilancia fraudulentos ocultos.

Asimismo, recomienda comprobar periódicamente los movimientos de la cuenta bancaria, de manera que si hay algún importe incorrecto o se observa alguna operación que no se recuerde haber realizado se debe llamar inmediatamente a la entidad emisora de la tarjeta o denunciar el hecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *