Jueves, 20 Septiembre, 2018

            

Descubren una proteína clave en la regulación del ciclo de vida de la malaria

Este hallazgo puede servir para descubrir nuevas estrategias para prevenir la aparición de esta enfermedad

Malaria | Foto: E.P.
E.P.


image_print

Investigadores de la Universidad de Glasgow y del Wellcome Sanger Institute (Reino Unido) han descubierto que la proteína AP2-G es clave en la regulación de vida del parásito de la malaria, lo que puede servir para descubrir nuevas estrategias para prevenir la aparición de esta enfermedad.

Publicado en la revista ‘Nature Microbiology’, los científicos diseñaron un nuevo sistema experimental para investigar, en detalle, el papel de AP2-G en la vida del parásito. Así, descubrieron que AP2-G es el interruptor maestro en el parásito que controla un patrón de expresión genética esencial para que el mismo infecte a los mosquitos.

“Este nuevo enfoque experimental nos permitió confirmar que AP2-G controla las vías de desarrollo de vital importancia en los gametocitos y que controla la expresión génica y el desarrollo. También demostramos que los genes específicos masculinos y femeninos se expresan y que el bloqueo de la expresión de uno de estos genes da como resultado parásitos que no pueden formar gametocitos masculinos, lo que pone fin al ciclo de vida del parásito”, ha dicho el director del Wellcome Center for Molecular Parasitology de la Universidad de Glasgow, Andy Waters.

Y es que, los investigadores han logrado diseñar una nueva línea de parásitos experimentales en la que se podía marcar la cantidad de AP2-G hacia arriba y hacia abajo. Al marcar AP2-G se consigue convertir todos los parásitos de la etapa sanguínea en parásitos que podían infectar a los mosquitos.

Así es como los investigadores han logrado descubrir que AP2-G es el regulador principal. “Ahora podemos hacer formas de transmisión en mayor cantidad y sincronía y podremos ayudar a futuras investigaciones a descubrir cómo funciona la transmisión y cómo puede ser bloqueada por medicamentos y vacunas”, ha apostillado el profesor Waters.

Por su parte, el doctor del Centro Wellcome para Parasitología Molecular de la Universidad de Glasgow, Katarzyna Modrzynska, ha informado de que el estudio también ha revelado qué flexible es el ciclo de desarrollo del parásito.

“Al activar este gen, podríamos convertir casi todos los parásitos en gametocitos, algo nunca visto en la naturaleza. Incluso los parásitos que ya han invadido los glóbulos rojos y que estaban a unas horas de la división asexual podrían transformarse en formas sexuales completamente funcionales, un acto que previamente se pensó que requería al menos un ciclo de multiplicación adicional en preparación”, ha zanjado el experto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.