Lunes, 23 enero, 2017

Descubren una mejora del tratamiento del cáncer de vejiga con una emulsión de aceite de oliva

Se trata de la administración de la micobacteria 'Mycobacterium brumae' cuyas células ofrecen una alternativa que mejora los tratamientos actuales para esta enfermedad

E.P


image_print

Investigadores de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), en colaboración con el Institut de Bioenginyeria de Catalunya (IBEC), han descubierto un método para mejorar el tratamiento del cáncer de vejiga con una emulsión de aceite de oliva.

Se trata de la administración de la micobacteria ‘Mycobacterium brumae’ –sus células ofrecen una alternativa que mejora los tratamientos actuales para esta enfermedad–, mediante el diseño de emulsiones que puedan incrementar la homogeneidad, la estabilidad de las soluciones de la micobacteria y la eficacia cuando se introducen en el cuerpo, según ha informado la UAB.

Con este método, publicado en la revista ‘Scientific Reports’, se reducen los grumos que producen de forma natural cuando las células de micobacterias, con un alto contenido de lípidos en sus paredes, se introducen en los pacientes con cáncer de vejiga aplicando medicamentos mediante el gotero.

La formación de estos grumos puede interferir en la interacción entre las células micobacterias y las del organismo y, por tanto, disminuir los efectos antitumorales.

La emulsión basada en aceite de oliva ha dado una mejor respuesta en los experimentos ‘in vitro’ e ‘in vivo’, realizados en ratones con esta patología, preservando la viabilidad del micobacterio, evitando la formación de grumos y proporcionando unas condiciones favorables para que llegue a la vejiga.

La profesora del Departamento de Genética y Microbiología de la UAB, Esther Julián, ha señalado el potencial de estos resultados “como un vehículo muy prometedor para la administración del tratamiento de cáncer de vejiga con micobacterios”.

La semilla de este hallazgo empezó el año pasado cuando investigadores de la UAB, encabezados por Julián, junto con el IBEC, descubrieron que las células de ‘Mycobacterium brumae’ eran una alternativa que mejora los tratamientos para este tipo de cáncer y desde entonces analizaron la mejor manera de optimizar su actividad inmuneterapéutica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *