Martes, 21 Noviembre, 2017

            

Descubren a 40 años luz un sistema solar con siete planetas como la Tierra

Astrónomos han confirmado con varios telescopios la existencia de hasta siete pequeños planetas que orbitan la estrella enana roja fría TRAPPIST-1

Representación de la estrella Trappist-1, situada a 40 años luz de distancia, y sus siete planetas | ESO/M. Kornmesser
E.P


image_print

El hallazgo ha sido posible gracias a la acción combinada del telescopio TRAPPIST-Sur en el Observatorio La Silla de European Southern Observatory, el Very Large Telescope (VLT) en el observatorio Paranal y el telescopio espacial Spitzer de la NASA, así como de otros telescopios alrededor del mundo.

Las inmersiones en la salida de la luz de la estrella causada por cada uno de los siete planetas que pasan delante de él –eventos conocidos como tránsitos– permitieron que los astrónomos inferieran la información sobre sus tamaños, composiciones y órbitas. Encontraron así que, al menos, los seis planetas interiores son comparables en tamaño y temperatura a la Tierra.

El autor principal Michaël Gillon del Instituto STAR de la Universidad de Lieja en Bélgica está encantado con los hallazgos: “Este es un increíble sistema planetario, no sólo porque hemos encontrado tantos planetas, sino porque todos son sorprendentemente similares en tamaño a la Tierra”

Con sólo el 8% de la masa del Sol, la estrella TRAPPIST-1 es muy pequeña en términos estelares –sólo marginalmente mayor que el planeta Júpiter– y aunque cercana en la constelación de Acuario, parece muy oscura. Los astrónomos esperaban que estas estrellas enanas pudieran albergar muchos planetas del tamaño de la Tierra en órbitas cercanas, convirtiéndolas en objetivos prometedores en la caza de la vida extraterrestre, pero TRAPPIST-1 es el primer sistema de este tipo explorado con resultado positivo. El coautor Amaury Triaud explica: “La producción de energía de estrellas enanas como TRAPPIST-1 es mucho más débil que la de nuestro Sol. Los planetas tendrían que estar en órbitas mucho más cercanas de lo que vemos en el Sistema Solar para que haya agua superficial. Afortunadamente, parece que este tipo de configuración compacta es justo lo que vemos alrededor de TRAPPIST-1”.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *