Sábado, 23 Septiembre, 2017

            

Descubiertos en Melilla 13 kilos de hachís en el interior del depósito de combustible de un coche que embarcaba a Motril

Los dos ocupantes del coche aran un marroquí de 41 años y un español de 20

Puerto de Melilla | Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

La Guardia Civil ha descubierto en el control del Puerto de Melilla un total 13 kilogramos de hachís en el interior del depósito de combustible de un vehículo que pretendía embarcar en el ferry de Motril (Granada). Los dos ocupantes del coche, un marroquí de 41 años y un español de 20, han sido detenidos por un presunto delito contra la salud pública.

Según ha informado este sábado un portavoz de la Comandancia de Melilla, el servicio se ha llevado a cabo durante los registros selectivos a los vehículos que embarcan en los buques correos que nos enlazan con la península.

La actuación tuvo lugar durante la inspección previa al preembarque del buque que partía con destino al puerto de Motril (Granada), al inspeccionar un turismo marca Mitsubishi, modelo Montero, de matrícula española ocupado por dos personas.

El portavoz policial ha indicado que, tras marcar el can detector de estupefacientes indicios de droga oculta, los agentes realizaron un reconocimiento profundo, localizando en el interior del depósito de combustible, un doble fondo en el que habían introducido “una caja metálica”, con objeto de que el can no detectase el olor a estupefaciente, y en su interior “quince paquetes”, con un peso superior a los 13 kilogramos del tipo “hachís”.

Los ocupantes del vehículo son dos varones, uno de nacionalidad marroquí de 41 años de edad y con tarjeta de residencia legal en España y el segundo, de nacionalidad española, de 20 años, ambos con residencia y arraigo permanente en la Ciudad.

La droga intervenida en su totalidad corresponde al tipo “polen de hachís”, que contiene la más alta concentración del principio activo de este tipo de estupefaciente.

Los detenidos han pasado a disposición judicial como supuestos autores de un delito contra la salud pública, junto a la droga intervenida y el vehículo utilizado en la comisión del ilícito penal.

Con esta actuación, la Guardia Civil ha subrayado que ha evitado la distribución y comercialización en el mercado ilícito de más de “50.000” dosis de este tipo de estupefaciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *