Viernes, 24 Marzo, 2017

Desarticulada una organización que explotaba mujeres sudamericanas en un prostíbulo sadomasoquista de Oviedo

Se han detenido a diez personas, nueve de ellas en Asturias y una en Madrid

Foto: E.P./Policía Nacional
E.P.


image_print

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización dedicada a la explotación sexual de mujeres sudamericanas en prostíbulos sadomasoquistas de Oviedo (Asturias), y se han detenido a diez personas, nueve de ellas en Asturias y una en Madrid, según ha informado la Dirección General de la Policía.

Las víctimas eran captadas en su país de origen bajo la promesa de un trabajo en el servicio doméstico pero, una vez en España, eran coaccionadas para ejercer la prostitución.

Parte de las mujeres recluidas fueron obligadas a trabajar en uno de los pisos de contactos de la organización que estaba especializado en prácticas sadomasoquistas, llegando a convertirse en lugar de referencia de ese sector en el norte de España. Las jóvenes vivían hacinadas, hasta cuatro, en una sola habitación, sin luz natural y en condiciones insalubres.

La investigación comenzó cuando agentes especializados en la lucha contra la trata de seres humanos tuvieron conocimiento de que en un piso de contactos de Oviedo podría haber varias mujeres que estarían siendo obligadas a ejercer la prostitución.

Activado el dispositivo policial con la finalidad de comprobar la información recibida, se tomó declaración a una mujer extranjera que manifestó haber sido captada en su país bajo la promesa de un trabajo en servicio doméstico pero que, una vez en España, fue coaccionada para ejercer la prostitución en la casa de citas investigada.

BENEFICIOS ANUALES DE 500.000 EUROS

Poco después, los investigadores descubrieron otro piso de contactos vinculado a la misma organización, esta vez especializado en sadomasoquismo, pudiendo comprobar los agentes que se había convertido lugar de referencia de este sector en el norte de España.

Con la intención de dar apariencia de legalidad a sus actividades, la organización desarrolló un entramado empresarial con personas interpuestas (testaferros) al objeto de evitar la responsabilidad en los delitos de los máximos responsables.

Por la investigación patrimonial realizada y el material intervenido se constató que obtuvieron abundantes beneficios, llegando en los años más prósperos a tener unos ingresos brutos de 500.000 euros al año.

ESCLAVAS SEXUALES

Las condiciones a las que eran sometidas la mayoría de las mujeres captadas por la organización consistían en estar disponibles las 24 horas del día con dos horas libres, durante los siete días a la semana.

En concreto, vivían hacinadas en habitaciones, hasta cuatro mujeres en una misma estancia, durmiendo en literas y en algunos casos sin luz natural y en condiciones insalubres. Todo ello para dejar libres el resto de habitaciones donde poder realizar los servicios sexuales. Uno de los pisos ni siquiera contaba con una cocina, disponiendo únicamente de un microondas para la comida de las siete mujeres explotadas en él.

PRÁCTICAS SADOMASOQUISTAS

El piso especializado en sadomasoquismo disponía de un espacio totalmente acondicionado para estas prácticas con camilla ginecológica, potro de inmovilización, cepo con pie, jaula, columpios y suspensiones, electro-estimuladores, collares de sumisión, fustas, palas, floggers (látigo con flecos), mordazas, máscaras, culotes, corsés y corpiños, entre otros efectos.

En el inmueble se ofrecían todo tipo de servicios relacionados con estas prácticas, incluso la posibilidad de internamientos que podían llegar hasta una semana.

En total han sido registrados cinco inmuebles, interviniéndose multitud de archivos y documentación relativa a sus actividades ilícitas. Han sido detenidas diez personas, tres hombres y siete mujeres, todos ellos con diferentes responsabilidades dentro de la organización criminal. El entramado ha sido desarticulado y se ha detenido a sus máximos responsables.

La operación ha sido llevada a cabo por la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de la Jefatura Superior de Policía de Asturias, con la colaboración de la Brigada Local de Extranjería y Fronteras de Ferrol, la UCRIF Central de Madrid y la Brigada Central Contra la Trata de Seres Humanos.

Esta operación se enmarca dentro del Plan de la Policía Nacional contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual, en funcionamiento desde 2013 y que motivó la activación de la línea telefónica 900 10 50 90 y el correo trata@policia.es para facilitar la colaboración ciudadana y la denuncia, anónima y confidencial, de este tipo de delitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *