Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

            

Desarrollan un tratamiento contra los efectos negativos de la terapia hormonal sustitutiva en la menopausia

La nueva terapia está fundada en el reciente descubrimiento de los mecanismos moleculares de los efectos antitumorales, tanto preventivos como curativos, de la hormona melatonina

Imagen ilustrativa
EP


image_print

Científicos españoles han desarrollado un nuevo tratamiento para la menopausia que elimina los efectos negativos de los tratamientos hormonales sustitutivos, que pueden aumentar el riesgo de cáncer de endometrio y de mama.

Así lo ha indicado en una nota de prensa la Clínica Margen, situada en Granada, acerca de este nuevo tratamiento EMPT (de las siglas en inglés Estrogen-Melatonin-Progestagen Therapy), que combina estrógenos, melatonina y progestágenos.

El EMPT mantiene “los efectos positivos de los estrógenos en la prevención de la osteoporosis, la enfermedad coronaria, demencia y otras enfermedades graves asociadas con la menopausia”, mientras que contrarresta, “con la melatonina, el mayor riesgo de cáncer de endometrio y mama asociado al uso de estrógenos y progestágenos”.

El nuevo tratamiento, dado a conocer esta semana a través de la publicación científica ‘Obstetrics & Gynecology International Journal’, por los doctores Jan Tesarik y Raquel Mendoza Tesarik, investigadores de la Clínica Margen y de la Universidad de Granada, ofrece “una terapia eficaz y libre de riesgos a mujeres menopáusicas para las que los tratamientos actuales no son recomendables, como es el caso de mujeres de más de 60 años” o con una menopausia “no tratada durante más de diez años”.

La nueva terapia está fundada en el reciente descubrimiento de los mecanismos moleculares de los efectos antitumorales, tanto preventivos como curativos, de la hormona melatonina.

Los tratamientos hormonales sustitutivosc onsisten en la administración de hormonas femeninas, estrógenos y progestágenos, deficientes en las mujeres menopáusicas. Desde los años 80 del siglo pasado, se conocieron sus efectos beneficiosos para la prevención de la osteoporosis, la enfermedad coronaria, la demencia y otras enfermedades graves asociadas con la menopausia no tratada.

Sin embargo, según estos científicos, “el entusiasmo inicial fue progresivamente temperado por numerosos estudios, coordinados por el programa del Instituto Nacional de la Salud de Estados Unidos, que sugirieron que los tratamientos hormonales sustitutivos tienen también riesgos propios específicos para las mujeres menopáusicas, y que estos riesgos podrían prevalecer sobre los beneficios”. A consecuencia de estos estudios, el uso de esta terapia se redujo en un 50 por ciento entre los años 2002 y 2012.

Según los investigadores españoles, las fórmulas básicas de esta terapia consisten en el tratamiento sólo con hormonas de tipo estrógenos, ya que son los que proporcionan la protección contra la mayoría de las enfermedades asociadas con la menopausia. Aún así, si se administran solos, “aumentan el riesgo del cáncer del revestimiento interno de la cavidad uterina (endometrio)”.

Por esta razón, se empezó a combinar los estrógenos con los progestágenos, que contrarrestan el riesgo del cáncer del útero, pero a su vez “aumentan el riesgo del cáncer de mama”.

“En la fórmula EMPT, los estrógenos serían responsables de la protección contra los principales factores de riesgo de una menopausia no tratada, los progestágenos contrarrestarían el riesgo del cáncer de endometrio debido a los estrógenos, y la melatonina prevendría los posibles efectos de los progestágenos sobre la aparición del cáncer de mama”, ha explicado el doctor Tesarik.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.