Viernes, 20 Octubre, 2017

            

Desarrollan tratamientos naturales para reducir la presión arterial a partir de descartes de pescados

Los péptidos antihipertensivos son componentes bioactivos obtenidos de fuentes naturales (animal o vegetal) y pueden reducir la presión arterial en el organismo mediante la inhibición de la enzima convertidora de angiotensina

Foto: Archivo GD
E.P


image_print

Investigadores de la Universidad de Granada, pertenecientes al departamento de Ingeniería Química, han desarrollado tratamientos antihipertensivos de bajo coste a partir de la fracción proteica de especies de pescado de descarte en la costa norte del mar de Alborán.

En esta zona, las especies más descartadas son especies comerciales como la sardina, el jurel y el aligote debido a que no cumplen la talla mínima, a restricciones de cuota y a prácticas comerciales como el aumento del descarte por retención solo del pescado de mayor valor.

Otras especies como la pintarroja y la boga, altamente presentes en la captura, son normalmente descartadas debido a su bajo valor comercial.

Los péptidos antihipertensivos son componentes bioactivos obtenidos de fuentes naturales (animal o vegetal) y pueden reducir la presión arterial en el organismo mediante la inhibición de la enzima convertidora de angiotensina (ACE), la cual es la responsable que se altere la presión sanguínea en el organismo.

Según explica en un comunicado la directora de esta investigación, Emilia María Guadix Escobar, del departamento de Ingeniería Química de la UGR, los estudios existentes estiman una tasa global de descarte, referida a las capturas totales, del 8 por ciento, lo que da lugar a un volumen anual de descartes de 7,3 millones de toneladas.

“De ahí que la generación de descartes, además de tener consecuencias económicas negativas, también conlleve un importante impacto ecológico sobre el hábitat marino. Por ello, la reducción de los descartes así como su posterior aprovechamiento se manifiestan como medidas estrictamente necesarias a llevar a cabo”, apunta la investigadora.

LOS MEJORES PESCADOS

Debido a su alto contenido proteico, entre 17 y 23 por ciento en base húmeda, estos residuos se han empleado tradicionalmente para la obtención de harina de pescado, ensilados o fertilizantes, todos ellos productos de un bajo valor comercial.

No obstante, estos descartes pueden ser transformados en productos de un mayor valor añadido, como hidrolizados de proteínas, que presentan una serie de biomoléculas beneficiosas para la salud humana.

En este contexto, el objetivo de este trabajo de la UGR ha sido estudiar la producción e identificación de péptidos inhibidores de ACE a partir de la fracción proteica de las cinco especies de descarte en el Mar de Alborán: sardina, jurel, aligote, boga y pintarroja.

Los hidrolizados finales que presentaron una mayor actividad inhibidora de ACE fueron los de jurel y pintarroja producidos mediante la hidrólisis simultánea de subtilisina y tripsina.

Estos resultados indican el potencial de estos descartes como materias primas de bajo coste para producir péptidos de cadena corta con alta actividad inhibidora de ACE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *