Martes, 17 enero, 2017

Depilación láser: los peligros de sedar el dolor

Se abusa de las cremas anestésicas sin supervisión médica

crema-anestesica-depilacion
Crema anestésica para la depilación


image_print

Según explica a Infosalus la doctora Cristina Garciandía, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), hasta las urgencias hospitalarias de Estados Unidos y Europa, incluida España, están llegando casos de intoxicación debido a un abuso de estos anestésicos en crema cuya aplicación debería ser prescrita y supervisada por un médico, algo que en la práctica no se está cumpliendo.

El EMLA (siglas en inglés de ‘Mezcla Eutéctica de Anestésicos Locales) es un anestésico en crema que incluye dos potentes principios activos: lidocaína y pricolaína. Es un fármaco de uso común en las curas ambulatorias de dermatología que implican algún tipo de intervención quirúrgica menor y superficial sobre la piel.

Como explica Garciandía, especialista del departamento de Dermatología de Policlínica Guipuzkoa en San Sebastián, este anestésico tópico se emplea también en niños para evitar el dolor sobre todo en procesos dermatológicos como los moluscos contagiosos, un tipo de verrugas, en los que se ha de realizar un curetaje.

En el caso de su empleo para paliar el dolor asociado a la depilación láser se están describiendo un número creciente de casos de sobredosis por EMLA al aplicar demasiado producto y en zonas más extensas de lo debido. Estas ‘intoxicaciones’ dan lugar a un proceso denominado ‘metahemoglobinemia’ que hace que llegue poco oxígeno a los tejidos (hipoxia tisular) y que éstos se vuelvan azules (cianosis).

DEPILACIÓN: ¿QUÉ OCURRE SI SE ABUSA DE LOS EMLA?

La piel de la persona que por un uso excesivo de EMLA ya sea en cantidad, extensión o tiempo de permanencia o cualquier combinación de estas posibilidades, sufre una intoxicación, se vuelve azul a partir de un 10% de metahemoglobinemia en sangre.

Después aparecen otros síntomas como ansiedad, taquicardia o irritabilidad y a partir de un 30% la persona podría tener dificultad para respirar (disnea), confusión, crisis convulsivas tónico-clónicas, fallo cardiopulmonar y si este porcentaje se encuentra por encima del 70% podría incluso morir.

“En los casos que llegan a urgencias se retira la crema, se pone oxígeno y un antídoto específico para la metahemoglobinemia basado en el azul de metileno. Hasta el momento no se ha descrito ninguna muerte por este motivo”, apunta la doctora Garciandía.

¿CÓMO UTILIZAR LOS EMLA CON SEGURIDAD?

La doctora Garciandía señala a Infosalus las indicaciones básicas para un uso seguro de estas cremas anestésicas empleadas para la depilación láser:

1º Supervisión y control médicos: los EMLA requieren de una prescripción por un médico y ser dispensados en farmacia bajo esta condición. Si se acude a centros estéticos, estos medicamentos se deben utilizar bajo supervisión médica.

2º Ceñirse a la posopología: se debe emplear en la cantidad, extensión y tiempo indicados en la ficha técnica del medicamento. Estas cremas se suelen aplicar de forma abundante una hora antes de la depilación y para su mejor absorción y efecto anestésico se emplean vendajes oclusivos. Se deben emplear siempre en piel sana, ya que afecciones comunes como los eccemas y las placas de psoriasis fomentan una absorción más rápida.

Además, el prospecto o ficha técnica que acompaña al medicamento indica que no se debe emplear más de 60 gramos de producto (cada tubo contiene 30 gramos). La extensión en la que se puede aplicar es en una superficie máxima de 600 centímetros cúbicos, lo equivalente aproximadamente a una hoja de papel DINA cuatro, durante un tiempo mínimo de una hora y máximo de cinco horas.

3º Interacción con otros fármacos: hay que comentar todos los medicamentos que se están utilizando cuando nos prescriben EMLA. Existen medicaciones que incrementan el efecto de los EMLA sobre los niveles de metahemoglobina como antibióticos (sulfamidas), antimicrobianos comunes en la profilaxis del paludismo, nitritos y nitratos (nitroglicerina, que se emplea en fármacos para la angina de pecho) o benzocaína.

“Hay personas que han llegado a urgencias tras haber utilizado 7 y 8 tubos de productos, cuando el límite máximo está en 2”, apunta la dermatóloga sobre los casos de uso excesivo del anestésico tópico que existen igual entre hombres y mujeres y en gente joven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *