Martes, 24 enero, 2017

Denuncian que la alarma antiincendios de la cárcel de Albolote lleva un año sin funcionar

La Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) en Granada ha denunciado esta situación que pone en peligro a los 1.500 internos que cumplen condena



image_print

La alarma anti incendios de la prisión de Albolote (Granada) está estropeada desde hace casi un año después de que la anterior se anulara en junio de 2014 para instalar un sistema más moderno que, tras una inversión de más de 1,5 millones de euros, causó varios problemas y no funcionó de manera correcta hasta su total desactivación.

La Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) en Granada ha denunciado esta situación que pone en peligro a los 1.500 internos que cumplen condena en la cárcel granadina donde ya se han producido con anterioridad incidentes que, incluso, han costado la vida a uno de los presos y han causado numerosos heridos.

El delegado de APFP en esta prisión, Rafael Molina, ha contado a Europa Press que desde su colocación el sistema ha dado numerosas falsas alarmas que han generado una “inoperatividad” llegando a “saltar” por el vapor de las duchas situadas dentro de las celdas, ha comentado Molina.

En los últimos años, la prisión granadina ha sufrido una serie de incendios, “normalmente generados por los propios internos”, que llegó a costar la vida de uno de los presos pero en ninguno de los casos se activó la alarma, una situación que ha provocado numerosas quejas por parte de los funcionarios porque “si no funcionan o saltan tarde no podemos activar el protocolo de emergencia y la vida de los internos, con las celdas bloqueadas, se pone en grave riesgo”.

Los representantes sindicales han criticado que tras gastar “esa cantidad de dinero” en una alarma nueva “ésta no ha funcionado bien nunca” y ahora está desactivada “sin que parezca que tengan intención de ponerla a funcionar de nuevo” con el peligro que supone que entre las paredes de la prisión cada día se juntan alrededor 1.700 personas entre funcionarios, internos y personal administrativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *