Domingo, 4 diciembre, 2016

Del plató al plato: cocina en el cine

 Desde Disney hasta Hollywood, la comida es protagonista de películas dignas de premios Oscar. Curiosidades y píldoras de información para quedarte saciado del todo.  

Cocina Cover


image_print

Desde 1929 hasta 2016, pasando ya por su 88ª edición hace dos días, se entregan anualmente los premios Oscar o también llamados los Academy Awards. Como podrás adivinar, la comida y temas afines han sido y siguen siendo, en ocasiones, objetivo del séptimo arte.

Absolutamente en todos los ámbitos dónde puedas imaginar puedes encontrar a la gastronomía como sustancia significativa que une personas o las analiza. Incluso podemos encontrar festivales de cine que tienen solamente por objeto la comida. Ejemplo de ellos es el Sacramento Food&Film Festival, el Food Film Fest o el Flatiron Food Film Festival. Objetivo: comer por los ojos. Literalmente.

cocina2

Pero ahora, volviendo a Hollywood y los actuales premios Oscar, vamos a repasar algunos de los premios (y otros sin premio) más importantes de este siglo XX y XXI que tienen trato irrefutable con la comida o que recordamos por icónicas escenas. ¿Sabrías tú añadir alguna escena más de las que ahora te expongo que tenga algo relacionado con la comida y que te haya impactado o aún la recuerdes? Libremente puedes participar y entre todos hacer una buena “remesa” de películas con las que escuchar rugir el estómago sin fin. Fuera del cine podemos encontrar las series más conocidas, como Juego de Tronos, que el fenómeno fan ha sido tan brutal que han sacado un libro de recetas de las comidas que aparecen en la serie. Toda una locura que tienes aquíEmpecemos…

 

  1. El Silencio de los Corderos (1991 – Mejor película, entre otros).

Con premio Oscar a mejor actor, actriz, guión adaptado, director y, finalmente, película, tenemos a este thriller donde Anthony Hopkins nos da más asco que hambre. Aun así, ¿recuerdas la escena donde le realiza al fiscal Paul Krendel un corte en el cráneo y empieza a darle a la pobre víctima un poquito de seso de su pobre cabeza después de freírlo con alcaparras? Desde luego algunos pensarán que es una guarrada enfermiza, y con razón, pero ¿sabías que los sesos de animal se comen realmente (no sólo los zombies y Hannibal Lecter lo hacen) y que están muy buenos fritos y con ajito/perejil? Además, pertenecen al recetario granaíno. La tortilla del sacromonte lleva sesos de animal. Y está muy buena, por cierto.

 

  1. Forrest Gump (1995 – Mejor película, entre otros).

En este largometraje, con el premio a mejor película, podemos identificar varios momentos míticos que son geniales. ¿Te imaginas a Nestlé y su Caja Roja de bombones pagando por salir en la película? Serían los bombones más caros del supermercado, te lo aseguro. “La vida es como una caja de bombones” y cuánta razón tiene.

Y bueno, ¿te acuerdas el éxito que tienen Forrest y el teniente Dann con la pesca de gambas y su famosa empresa? Aparte, menudos gritos me daba el estómago al escuchar todas esas recetas de gambas que Bubba explicaba tan alegremente a Forrest en el servicio militar. Aquí abajo tienes la escena…

Por cierto, ¿sabías que la empresa de Bubba Gump existe realmente? Es un restaurante que sirve marisco y gambas. Aquí tienes un poco de su menú por si tienes curiosidad de verlo y alguna vez los visitas de viaje a Estados Unidos.

  1. Ratatouille (2008 – Mejor Película de Animación).

Disney encuadró a un pequeño roedor, Remy, en el corazón de todos. Tengas muridofobia (miedo a los roedores) o no, es inevitable no cogerle cariño al pequeño protagonista. Primero, porque Disney se ha encargado de dulcificar su imagen y no presentar a una sucia rata callejera que invade rincones insalubres y segundo, porque cocina tan bien que derrite el corazón hasta del más vil y áspero de los críticos gastronómicos de París. Por cierto, tan en serio se tomaron desde la factoría de Mickey Mouse el tema de la comida que los animadores y administradores se empaparon de técnicas en gastronomía, recetas y labor de la cocina. Por la cuenta que les traía debían conocer de primerísima mano frutas, verduras y demás alimento. Y por lo que vemos, el  galardón y arduo trabajo han merecido la pena.

 

  1. El Padrino I y II (1973 y 1976 – Mejor Película en dos ocasiones).

La aclamada trilogía de Francis Ford Coppola tiene estas cosas, que te mezclan tiros con recetas como el que no quiere la cosa. En la escena, Clemenza prepara comida para la “famiglia” Corleone con una facilidad pasmosa, incluso se atreven a darnos la receta por algunas páginas y blogs de cocina y cine. Toda una comunión de hobbies dedicados al disfrute de la buena mesa y una buena obra del séptimo arte.

– Aprende algo, quién sabe si algún día tendrás que guisar para 20. Fíjate. Primero echas un poco de aceite, de buena calidad, luego fríes un ajo y después echas bastante tomate y lo rehogas todo procurando que no se agarre. Le echas luego tus salchichas y tus albóndigas, ¿eh?, y añades vino y… un poco de azúcar. Es mi truco. – ¿Por qué no dejas tus guisos? Hay cosas más importantes que hacer…

  1. El Renacido (2016 – Mejor Director y mejor actor, entre otros).

“El Renacido”, la película que por fin le ha dado a Leo Dicaprio la ansiada estatuilla de Oscar al mejor actor, ha tenido un duro camino para llegar hasta donde está. No creáis que todo en el cine es un camino de rosas… Desde accidentes de actores, incendios o robos, hasta momentos delicados (muerte de actores) o incluso la comida. E incluso, a veces, la grabación de una película puede ser objeto de problemas si hablamos de comida, porque ¿cómo preparas un menú diario, sea donde sea, a la hora que sea, tres veces al día (o más), para tanto trabajador y que esté buena y sea rica y equilibrada? Pues muy fácil. No lo hagas tú, que lo hagan otros.

En Hollywood hay caterings especializados en rodajes de películas. Una de estas empresas tiene como nombre Adour Good Food. AGF es una empresa experta en proporcionar, en distintas localizaciones y con un gran éxito, la comida de todo un rodaje (que puede durar meses o años) para que la fuerza nunca falte y todos estén adecuadamente nutridos.

Tan duro puede ser un rodaje y, por ende, un catering en estas condiciones, que la coordinación y profesionalidad deben primar. Tanto si te mueres de frío como de calor, te acompañan durante todo el rodaje, sea donde sea y como sea. Aquí te pongo unos ejemplos de cómo y cuando estos actores se solían alimentar (son fotos del catering del rodaje). Todo preparado para que los actores y demás trabajadores del equipo dispongan de la gasolina fundamental del día, la comida calentita.

cocina3

cocina4

cocina5

 

  1. Pulp Fiction (1996 – Mejor Guión Original).

Esta aplaudida película no iba a ser menos. Sería por el hambre del momento, por esas épocas donde te pilla haciendo dieta o que saben mostrar a cámara los sabores y sacarnos el lado más glotón, pero una imagen inolvidable es la escena del principio, cuando Jules y Vincent visitan un apartamento y la lían gorda entre disparos y reproches.

Un exquisito Samuel L. Jackson, en el pellejo de Jules Winnfield, devora una deliciosa hamburguesa. Una “Big Kahuna Burger” del restaurante Kahuna (ficticio por desgracia). Queda por decir que esa misma hamburguesa ha estado presente en otras películas, por lo tanto la importancia sí que está ahí más allá de rellenar simplemente una larga escena. La receta incluso, pulula por internet. ¿Serías capaz de no decir un “mmm…” al verla? Yo creo que es imposible.

Otras películas también poseen grandes escenas donde la comida juega un papel importante pero, por desgracia, no han tenido la suerte de ser premiadas con la acrecida estatuilla de la Academia. Aquellas que hemos repasado una y otra vez en la cabeza. ¿Recuerdas el…, te acuerdas cuando…, te fijaste en…? Y bueno, ¿por qué no recordarlas?

  1. Matilda (1996).

Matilda cuenta la historia de una pequeña mozuela a la que le chifla leer y el conocimiento hasta el extremo más desmedido posible. Tanto es así y tan desgraciada es dentro de su rancia, anodina e inculta pero orgullosa familia, que la chica tiene que dedicar su tiempo a la cocina, entre otras tareas. Cualidad un tanto peculiar si nos damos cuenta que por muy inteligente y bien dotada que sea mentalmente, unas tortitas tan perfectas (y tan aparentemente deliciosas) como las que hizo son prácticamente imposibles de cocinar. En teoría, en esa escena tiene casi 5 años, pero aun así, ahí están. Aquí la escena (ricas, ¿eh?):

Otra escena o momento inolvidable con la comida es el gran pastel de chocolate de Bruce. La señorita Trunchbull, esa maniática y cruel directora del colegio, obliga al redondín Bruce a tomar un gran trozo de pastel de chocolate y, tras él, una tarta gigante entera como castigo. Desde luego no me importaría haberlo ayudado. La pinta que tiene ese pastel es pasmosa. Hoy día, 20 años después, aún la recuerdo con sumo gusto…

  1. Super Size Me (2004).

Documental que nos muestra la cruda realidad de la industria de la comida rápida, Supersize Me es un largometraje curioso cuanto menos. Hacemos un viaje de 30 días con Morgan Spurlock. En todos ellos nos muestra un desayuno, comida y cena en McDonalds. Objetivo principal: resultados y cambios que provoca en su cuerpo esta comida al cabo del tiempo.

Por suerte o por desgracia, personalmente, moría de hambre cada vez que veía el documental (es uno de mis favoritos y muy ameno). Una vez al año no hace daño y ¡dios mío!, que hambre me daba ver tanta hamburguesa y patatas fritas. Es inevitable hacer una crítica a McDonalds sin fomentar, por otro lado, un hambre voraz que incita a ir al restaurante más cercano, contradiciendo todos los consejos del documental. Un “efecto llamada” algo extraño. Te advierten pero cualquiera aguanta estoicamente más de una hora y media sin babear aunque sea sólo un momentito. Al final, acaba dando hambre…

cocina7

 

  1. La Cocinera del Presidente (2013).

Catherine Frot, que tuvo que dar clases de cocina con la  verdadera protagonista en la vida real (Daniele Delpeuch), pone los ojos como platos al espectador. La sinopsis es simple, resume la historia de una cocinera pendiente de las peticiones y menús del presidente de Francia e incluye alguna que otra disputa con el chef ya asentado desde hace tiempo.  Nada más con las imágenes se puede disfrutar de una cocina elaborada y sabrosa… Y como dije antes, pensada para comer con los ojos.

Solomillos, carnes, hojaldres, tartas de frutas, tostadas, guisos y revueltos son los que coronan los planos de la película. Es un delicioso suplicio ver esta película. Incluso en una escena el presidente le comenta a Daniele que tal vez hablar de cocina durante horas sea mucho más inteligente y provechoso que los problemas políticos. Y, la verdad, es que tiene mucha razón…

  1. Vegucated (2011) y otros documentales.

Vegucated, aun estando en inglés, es un documental importante para tomar referencia sobre alimentación vegana. Cogen a varias personas amantes de la carne y el queso y les proponen una dieta totalmente vegana durante 6 semanas para ver los cambios y resultados que adquieren.

Y hasta aquí este pequeñín compendio de películas, ¿tienes tú otras que te gusten o las recuerdes con especial cariño? Seguro que sí. Y corre, venga, ve a la cocina. Estarás hambriento/a ahora mismo como yo…

Un artículo de Cocina de Urgencia para Universitarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *