Martes, 17 Octubre, 2017

            

Del bochorno a la ilusión

Imagen del jugador Juan Carlos en el partido en el Bernabeu el 5 de abril


image_print

En el año 2015, sí, repito, en el año 2015, un equipo de Primera División que va camino de los noventa años de existencia va y recibe la mayor goleada de toda su historia. La página más negra de las casi nueve décadas de vida del Granada se firmó un domingo de resurrección del siglo XXI, de las 12.00 a las 13.45 horas, mientras España entera y media Europa se preguntaban cómo era posible que a día de hoy un partido en la élite pudiera acabar 9-1. Bochorno, ridículo, indigno… calificativos hay de sobra, para dar y regalar. Pero como para hacer sangre ya la cola es bastante larga, una fila por cierto encabezada por uno de los ‘periodistas’ más nefastos y dañinos para el gremio como lo es don Roberto Gómez, desde este rinconcito queremos dar la cara por un equipo y una institución que, a pesar de haberse puesto colorada, se merece respeto y confianza.

Ir al Bernabéu y perder es lo normal. Ir al Bernabéu y «no desgastarse», como dijo Quique Pina en una entrevista a ABC, también es lógico. Ir al Bernabéu a tomar el sol mientras encajas un gol cada diez minutos, eso sí que no tiene ni pies ni cabeza. Yo soy el primero que me revelo ante lo sucedido, pero hasta cierto punto. Ya sabemos, tristemente, que el oportunismo es el deporte nacional.
Lo importante ahora es el trabajo psicológico que Abel debe hacer con su plantilla. En Chamartín se perdieron tres puntos, nada más. Toca ‘resetear’. Si el equipo es capaz de sumar los seis ante Celta y Almería lo más probable es que termine la semana fuera de puestos de descenso. En seis días, se puede pasar de la sima a la cima. No se puede perder la ilusión. Esa es la gran belleza del fútbol. Siempre hay revancha, por mucho y mal que se haya hecho 72 horas antes, y por mucho que le pese a don Roberto Gómez, un señor que cada mañana que se levanta le hace un tremendo flaco favor a esta bendita profesión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *