Martes, 17 enero, 2017

Dedique unos minutos al día al cuidado de su pie

La revisión de las uñas y los espacios interdedales son fundamentales para mantener la higiene podal

PIES
Rita M. Marín @marinruiz_rita


image_print

Los piés son una parte fundamental de nuestro cuerpo, y la salud podal debe incorporarse a nuestras rutinas diarias de cuidados para mejorar la base de nuestro cuerpo. “Dedicar unos minutos al día al cuidado de los pies nos puede evitar muchos problemas”, ha comentado la podóloga Belén LLorens, que tras más de diez años de experiencia en este área, ha querido compartir algunos consejos saludables con los lectores de Granadadigital.

“Lo principal es que cada persona examine sus propios pies. Cómo tienen las uñas, si han aparecido rojeces, callos, durezas o heridas interdedales”, explica Llorens. Aconseja lavarlos a diario, con jabón neutro y agua templada, durante unos diez minutos, y después secarlos bien. “Hay que mirar las uñas, por si tienen hematomas o manchas, y algo muy importante, cortalas rectas, especialmente para las personas diabéticas, o gente con problemas circulatorios”, explica la podóloga.

En este sentido, también se recomienda hidratar los pies todos los días, “pero no hay que dejar la crema entre los dedos, ni sobre las uñas”. Y en este cuidado podal una parte esencial es el uso de un calzado adecuado, “con un tacón no muy alto, que no oprima los dedos, que sea acordonado o con amarre de belcro”. No solo el calzado es importante, sino también los calcetines que se utilicen, recomienda nuestra podóloga, que deberían ser de fibras naturales, de algodón de lino o lana para que el pie transpire.

“Ahora que estamos en invierno, a veces abusamos del uso del brasero. No es muy recomendable porque el contraste de temperaturas puede provocar la aparición de los tan molestos saballones, y además, el calor afecta de forma negativa a la circulación”, explica Belén Llorens.

Pero si hay algo que se recomienda de forma encarecida es caminar, una media hora al día, para mejorar la circulación de las piernas y los pies. “Y si no se padece ninguna patología importante, una visita al podólogo una vez al año para revisar el estado de los pies”, recuerda nuestra podóloga.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *