Lunes, 23 Octubre, 2017

            

Declara ante la juez el ex policía acusado de matar a su ex mujer en Logroño



image_print

El ex policía encarcelado como presunto autor del homicidio de su ex mujer, una agente de la Policía Nacional destinada en Logroño y desaparecida desde el pasado día 2, ha declarado hoy ante la juez y continuará internado en la prisión de Logroño.

Este hombre, B.M.M., y los padres de la agente han declarado ante la titular del Juzgado de violencia sobre la mujer de La Rioja, según han informado fuentes próximas al caso.

El fiscal ha pedido que el ex policía, que abandonó el Cuerpo por una incapacidad laboral derivada de problemas psicológicas, continúe en prisión provisional mientras se desarrolla el procedimiento judicial, que sigue en secreto sumarial.

La Policía Nacional se encarga de la investigación y de la búsqueda del cuerpo de la mujer, la granadina M.V.A.C., separada pero no divorciada del detenido, con quien tuvo una hija que tiene tres años y medio.

Los dos agentes, que se conocían con anterioridad, coincidieron en la academia de la Policía de Ávila y después él se fue a trabajar en prácticas a Ceuta, entre los años 2002 y 2003.

En este destino, B.M.M. intentó frenar la escapada de un marroquí cuando pretendía entrar en Ceuta de forma ilegal y en el momento de la detención le produjo lesiones en el cuello, que provocaron su muerte por un infarto.

Aunque en un principio se relacionó al agente con un posible delito de homicidio por imprudencia, el caso se investigó y el policía fue sancionado con 10.000 euros.

La pareja, ambos menores de cuarenta años, se fue a vivir a Granada, después a Logroño y volvió a regresar a Granada, donde se separó legalmente de mutuo acuerdo, tras lo que él asumió la custodia de la niña y regresó a vivir a la localidad riojana de Nalda, donde compró una casa.

Hace unos meses, la agente regresó a La Rioja destinada en el servicio de conducciones de presos y alquiló un piso en Lardero, una localidad dormitorio situada a unos cinco kilómetros de Logroño y cercana a Nalda.

La agente de policía granadina está desaparecida desde el 2 de noviembre, cuando no acudió a trabajar, mientras que su ex marido, natural de Madrid, fue detenido días después por la Policía Nacional tras hallar signos de violencia en la vivienda de ella.

Los abuelos maternos de la niña, que también se encuentran separados, han declarado sobre el caso y se han interesado por la situación de la menor, que se encuentra en custodia de un familiar.

Según las mismas fuentes, serán necesarias más declaraciones de testigos para esclarecer el caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *