Martes, 28 Marzo, 2017

Debut con victoria y portería a cero (0-1)

El Granada CF, con José González como nuevo entrenador, venció por la mínima ante el Deportivo en un encuentro en el que pudo marcar más goles, pero en el que supo mantener su meta imbatida

El Arabi celebra su gol | Foto: LFP
Román Callejón | @RomanCallejon


image_print

Balón de oxígeno para el Granada CF que logró imponerse al Deportivo de La Coruña en Riazor, aunque esta victoria no le sirve para salir del descenso.

Los nazaríes vencieron por un tanto de penalti de El Arabi, que se erige como el máximo goleador histórico del conjunto rojiblanco en Primera, aunque volvieron a adolecer de falta de puntería. Los visitantes pudieron marcar hasta en tres ocasiones, pero la falta de acierto y la toma de malas decisiones evitaron una renta mayor.

Sin embargo, el Granada mejoró en defensa y logró mantener la portería imbatida. La zaga fue más sólida y la media propuesta por el nuevo míster dotó a la escuadra de un plus de seguridad.

El debutante José González arrancó el partido dejando ya su impronta en el once inicial, de un corte más defensivo que el que venía alineando Sandoval, aunque las comparaciones son odiosas. El gaditano apostó por una defensa férrea con la vuelta de Babin y de Biraghi, con mayores cualidades defensivas que Foulquier pese a haber tenido actuaciones cuestionadas.

En la media, González también quiso armar la medular y planteó un doble pivote con Doucouré-Krhin. Fran Rico, con fiebre, no pudo ser de la partida. En cuanto a la zona de ataque, hubo pocas novedades en las bandas, que fueron para Success y Peñaranda. Sí la hubo en la punta, donde Barral dejó su lugar a El Arabi.

Y le salió bien la jugada al nuevo míster del Granada CF, ya que el marroquí adelantaría a su equipo al trasformar una pena máxima que sacó Peñaranda tras jugada individual. En el minuto 23, El Arabi lanzó a su derecha y Lux voló a la izquierda (0-1).

El venezolano fue de lo más activo en ataque, tuvo descaro y peleaba todo, de manera que trajo en jaque a la defensa deportivista.

Hasta ese momento, el encuentro estaba siendo muy medido. Tanto el Depor como el Granada no querían cometer errores y se dedicaron a estudiarse. Los acercamientos fueron escasos por parte de ambos equipos. Los rojiblancos tuvieron más protagonismo a balón parado y los blanquiazules lo llevaban por medio de Lucas Pérez, errático para suerte visitante.

El delantero local tuvo una delante del arquero nazarí que no aprovechó. Luis Alberto prolongó un pase filtrado para Lucas Pérez, quien se plantó delante de Andrés Fernández pero cruzó demasiado y envió el balón fuera, cerca del palo derecho del meta murciano.

Tras el tanto rojiblanco, se fabricó otra. Lucas Pérez se rehízo dentro de área, escorado a la derecha, y sacó un fuerte disparo raso que obligó a Andrés a emplearse y desviar a córner. El deportivista, no encontraba fortuna.

Los de Víctor Sánchez no bajaron los brazos y buscaban el empate. Los intentos de llegar al área rojiblanca no cesaban pero la parcela defensiva, hoy muy poblada estuvo muy acertada y obligaba a los locales a probar fortuna desde la distancia. Luis Alberto se prodigó en el disparo desde la frontal, pero no vio portería.

El Granada se cerraba bien atrás. Los dos medio centros achicaban con acierto y Rochina estuvo generoso en las ayudas. Aunque Success y Peñaranda no tapaban todo lo que debían, la dupla Doucuré-Krhin hizo que no se notara y que los dos atacantes nazarís pudieran salir con eficacia a la contra. El Depor sufría bastante con las acometidas de los dos alas rojiblancos.

Pero una vez más, los de José González desperdiciaban una ocasión más que clara. El Arabi recibió en posición dudosa que el árbitro no decretó como ilegal. El marroquí se plantó delante de Lux, caracoleó, gambeteó, hasta que se quedó sin huecos y dio la pelota para Rochina, quien disparó dentro del área, pero Lux y la cara de Arribas evitaron el segundo visitante.

Martínez Munuera señaló el camino del vestuario para el descanso y el Granada se marchaba por delante, situación ventajosa a la que no estaba acostumbrado, aunque era una de las metas del nuevo míster nazarí. Igualmente, esta renta podría haber sido superior.

La segunda mitad comenzó ya rota. Los primeros minutos fueron bastante locos. Ambos equipos iban a tumba abierta a por el gol. El Depor buscaba el empate y el Granada incrementar su crédito, aunque la escuadra rojiblanca estuvo especialmente fallona.

Los de José González gozaron de un sinfín de contragolpes que no lograron aprovechar y convertir en gol. Tanto El Arabi como Peñaranda tuvieron dos buenos acercamientos, pero ambos eligieron una mala opción para acabar la jugada; optaron por el disparo en lugar de escoger un pase que habilitara a algún compañero en mejor posición.

El Depor, por su parte, cada vez monopolizaba más la pelota y conseguía encerrar por momentos a un Granada que sentía la presión y la insistencia de los ‘blues’. El acierto local no llegaba, aunque sí las ocasiones que inquietaban a Andrés Fernández. El balón parado y los centros laterales caían constantemente sobre el área del murciano.

El técnico rojiblanco quiso refrescar el ataque y dio entrada a Edgar en lugar de Peñaranda, pero esto solo propició que el equipo tuviera menos salida. El venezolano, a pesar de su esfuerzo y cansancio, lograba que la escuadra se estirase, lo que mantenía al Depor con preocupaciones defensivas.

No obstante, los contragolpes del Granada, menos frecuentes y más trabados por el cansancio, seguían llevando mucho peligro para el Depor. Rochina metió un pase filtrado en profundidad para Success, que se hizo con el balón casi en línea de fondo, regateó hasta llegar dentro del área, y entregar finalmente el esférico a Rochina, quien disparó, pero entre Lux, providencial y Juanfran evitaron el tanto.

El Depor cercó la portería de Andrés en los minutos finales. Los de José González sufrieron las acometidas de los de Víctor, pero en esta ocasión supieron hacerlo. Incluso Edgar, en una contra, sacó la expulsión del guardameta Germán Lux, pero ya con el tiempo cumplido no hubo tiempo para más.

José González debuta con acierto y dota al equipo de un orden y una consistencia defensiva que se echaba en falta. El juego fue menos vistoso, pero al final lo que cuenta son los resultados y el Granada sacó ventaja de su tanto de penalti, que le proporciona tres puntos muy valiosos. La máxima ‘entrenador nuevo, victoria segura’ se cumplió.

FICHA TÉCNICA

RCD Deportivo de la Coruña: Lux, Juanfran (Jonás, min. 82), Arribas, Navarro, Luisinho, Álex B (Riera, min. 63), Mosquera, Celso Borges (Jonathan, min. 89), Fayçal Fajr, Luis Alberto, Lucas

Granada CF: Andrés, Biraghi, Costa, Babin, Miguel Lopes; Doucouré, Krhin, Rochina (Barral, min. 80), Peñaranda (Edgar, min. 57), Success (Lombán, min. 90); El Arabi

Goles: 0-1: El Arabi, min. 24

Árbitro: Martínez Munuera (colegio valenciano). Espulsó a Germán Luz con roja directa (min 93), y amonestó a Juanfra (min. 23), Fernando Navarro (min. 31), por parte de los locales, y a Edgar (min. 85), por parte de los visitantes

Incidencias: encuentro perteneciente a la jornada 26 de la Liga BBVA entre el RCD Deportivo de la Coruña y el Granada CF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *