Martes, 24 Octubre, 2017

            

Cumbre por la Movilidad en Granada

Partidos políticos, asociaciones y ciudadanía civil se unen en una plataforma para demandar al Ayuntamiento de Granada cambios en el transporte de la capital

Los portavoces de la Plataforma por la Movilidad durante su comparecencia ante los medios


image_print

Más allá de la elevada tasa de paro que sufre la ciudad, si hay un tema que tiene soliviantados a vecinos, asociaciones y partidos políticos, ese es el de la movilidad. Desde que los granadinos descubrieran el significado de ese acrónimo, para unos maldito, para otros bendito, la LAC se ha convertido en conversación omnipresente. Precisamente, fruto de las repercusiones del nuevo sistema de transporte nace la Plataforma por la Movilidad Eficaz y Sostenible: partidos políticos de todo el arco iris como PSOE, IU, UPyD, Ciudadano, Equo y Podemos se han reunido en torno a asociaciones de consumidores como FACUA, asociaciones de parados o, sencillamente, con vecinos y comerciantes para denunciar las carencias del transporte en Granada.

Y el objetivo es claro: mejorar el actual sistema de transporte de Granada, una red de autobuses en la que identifican numerosos problemas que, denuncian, tiene como base el nulo diálogo entre quienes la han implementado y quienes la usan.

Así lo han expresado en un manifiesto que ha comenzado leyendo David Avellaneda, de FACUA Granada, y que resalta “la necesidad de que en lo sucesivo las medidas que se tomen de cara a la movilidad en la ciudad sean medidas consensuadas, que busquen la eficacia del transporte y sobre todo que no causen trastornos”.

LAC Palacio de Deportes | Alex Horta

El autobús LAC a su paso por el Palacio de Congresos | Alex Horta

LOS “TRASTORNOS”

Los reunidos en torno a la plataforma han vuelto a enumerar los que, a su juicio, son los problemas que arrastra el sistema LAC y que terminan por afectar al conjunto del transporte público de la ciudad:

  • La LAC se ha implantado de “espaldas a la ciudadanía” y con la voluntad de minimizar las quejas de los usuarios en julio, mes en el que comenzó a funcionar el nuevo servcio
  • La reforma de las líneas “no responde al deseo de hacer el transporte más eficaz, sino en base a intereses meramente económicos”. La plataforma aduce que el Ayuntamiento, al pagar a Rober por kilómetro y no por usuario, ha pretendido ahorrar en el coste del servicio. Sin embargo, varias voces han venido asegurando que el efecto ha sido todo el contrario, pasando de una previsión de recorte de 500.000 kilómetros al año, a aumentar el recorrido total en 1,25 millones de kilómetros anuales.
  • El nuevo sistema no promueve el transporte público ya que ha disminuido el número de usuarios y ha incrementado el tráfico privado.
  • Un mayor tráfico rodado en la ciudad se traduce en más contaminación acústica y medioambiental, sobre todo en las zonas en las que están situadas las interconexiones: en Cruz del Sur y Palacio de Congresos. Además, opiniones como la de Equo se reafirman en que el cambio no es ecológico porque los autobuses no son eléctricos.
  • Mayor número de transbordos que, además, “no son accesibles para todos los colectivos” al existir barreras arquitectónicas. La plataforma también indica que las máquinas validadoras no están adecuadas a invidentes.
  • Zonas como el Parque Tecnológico de la Salud “siguen sin estar integradas” en el sistema. En esta línea, también se ha denunciado que el sistema LAC perjudica al turismo al no conectar directamente la estación de autobuses con el centro de la capital
  • La falta de conexión, esta vez del área metropolitana con la capital, es una de las quejas centrales de la Plataforma. De hecho, los convocantes afirman que el sistema “obvia” que el 72 por ciento de los viajes se realizan desde la capital al área metropolitana y viceversa.
  • En el capítulo numérico, la Plataforma critica que “no se ha aclarado la inversión total que ha supuesto estos cambios”.

LAS PROPUESTAS  

Tras enunciar las carencias del sistema y exhibir sus propuestas, lo que queda es un poso que se resumiría en la ausencia de diálogo entro partidos, asociaciones y ciudadanía con los responsables del nuevo sistema. Esa es principalmente la idea que trasladan los promotores de la plataforma, la necesidad de “convocar una reunión de trabajo con la mayor premura para discutir las medidas transitorias que han de adoptarse para paliar los efectos negativos del nuevo sistema”. En esa reunión, en la que demandan la presencia de la concejal de Movilidad, Telesfora Ruiz, los convocantes pedirán medidas “inmediatas que subsanen las deficiencias”. A medio plazo, se plantea la redacción y puesta en funcionamiento de un plan global de movilidad en el que el transporte público sea sólo un elemento más, que se conjugue con el tráfico de bicicletas, el futuro metro y el sistema metropolitano de autobuses.

Esa la propuesta que esperan poder presentarle al equipo de gobierno en el plazo de un mes, aproximadamente. La negativa a reunirse con la Plataforma acarraría la recogida “masiva” de firmas y, tal vez, la posibilidad de movilizaciones que podrían desembocar en manifestaciones.

LOS AFECTADOS

Una de las portavoces de la nueva Plataforma es Ana, una comerciante del centro de la ciudad a la que el cambio le ha afectado de manera muy clara, con un descenso en las ventas que ha llegado, asegura, al 70%. Ante esta situación, Ana pide al Consistorio granadino que “gestione en base a las necesidades del ciudadano”. No es la primera vez que se asegura que el nuevo sistema afecta de manera negativa a las ventas de los comercios del centro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *