Jueves, 20 Julio, 2017

            

Cuidar del ‘desconocido’ páncreas

Clave en la digestión y la regulación del azúcar

El páncreas es clave en el cuerpo humano


image_print

Más de 30.000 personas son diagnosticadas cada año en España de una enfermedad relacionada con el páncreas. Este órgano, situado detrás del estómago, se encarga de producir las enzimas necesarias para absorber y asimilar los nutrientes de los alimentos y además de regular los niveles de azúcar en sangre.

De los más de 30.000 nuevos pacientes diagnosticados de enfermedades de páncreas al año en el país, unos 25.000 corresponden a casos de pancreatitis aguda, 2.000 a pacientes con pancreatitis crónica y 6.000 a nuevos casos de cáncer de páncreas.

Según explica a Infosalus el doctor Julio Iglesias, especialista en aparato digestivo y miembro de la Unidad de páncreas y condoscopia del Hospital Universitario Central de Asturias de Oviedo, la inflamación del páncreas o pancreatitis se puede presentar de forma aguda o crónica y aunque ambas formas comparten signos y síntomas, las diferencias son cruciales para la salud.

La pancreatitis se produce por una inflamación del páncreas y puede ser reversible (aguda) o irreversible (crónica). En ambos casos se produce una pérdida de las funciones del páncreas.

En la pancreatitis aguda los síntomas son muy llamativos ya que se produce un fuerte dolor en la boca del estómago que lleva a que la persona se traslade a urgencias o al menos que vaya al médico. La prueba diagnóstica de referencia es una analítica en la que se examinan los niveles de enzimas pancreáticas y si están elevadas.

En la pancreatitis crónica el curso es silencioso aunque puede debutar como una pancreatitis aguda. Da lugar a un dolor silente en la boca del estómago similar a una gastritis por lo que antes de visitar al médico se van probando medicamentos para mitigar el dolor. Pueden presentarse síntomas difusos como diarreas o pérdida de peso que hacen difícil reparar en el páncreas y que el diagnóstico se haga de forma tardía.

“Entre el 80% y el 85% de las pancreatitis son leves sin embargo la pancreatitis aguda grave tiene un riesgo de mortalidad importante aunque en pocos casos ocasiona la muerte”, señala el doctor Iglesias.

Las complicaciones de la pancreatitis son la insuficiencia pancreática que genera malnutrición y complicaciones como la formación de quistes o alteraciones en las estructuras de los vasos sanguíneos.

En la pancreatitis crónica las complicaciones son la insuficiencia pancreática, la insuficiencia endocrina, malnutrición, osteoporosis, cuadros de infecciones, riesgo de enfermedades cardiovasculares y pérdida de funcionamiento de la insulina con la consiguiente diabetes al evolucionar la enfermedad.

“Hay un momento en que la pancreatitis no se revierte, se hace crónica y ya solo se puede detener su avance con fármacos y si sigue avanzando sin control puede llegar incluso a originar cáncer de páncreas”, señala el especialista.

El cáncer de páncreas es la quinta causa de muerte por cáncer en Españay menos del 5% de los pacientes sobreviven a los cinco años tras el diagnóstico. La falta de síntomas en sus inicios hace que el diagnóstico se realice en estadios muy avanzados cuando las soluciones son ya poco eficaces.

ALCOHOL Y TABACO: UNA MALA COMBINACIÓN PARA EL PÁNCREAS

Las causas implicadas en la pancreatitis aguda son enfermedades como los cálculos biliares que pueden ocasionar la inflamación del páncreas, el consumo de alcohol y el tabaquismo. En la pancreatitis crónica intervienen como causas principales alcohol y tabaco.

“La salud mejora de forma global si se deja el alcohol y el tabaco pero esto es especialmente cierto en el caso del páncreas”, señala el doctor, miembro de la Unidad de páncreas y condoscopia del Hospital Universitario Central de Asturias de Oviedo.

En la pancreatitis crónica hay pocos fármacos que puedan controlar la enfermedad tanto como el dejar el tabaco y el alcohol. Se estudia el poder de los antioxidantes para controlar la inflamación y el aporte exógeno de enzimas pancreáticas en el caso de la insuficiencia pancreática. Cuando el curso de la enfermedad ha producido diabetes, el tratamiento se dirige a controlarla.

La inflamación del páncreas se puede prevenir realizando una vida sana con dieta equilibrada y ejercicio físico. En el caso de las pancreatitis agudas leves, el páncreas se restituye casi por completo pero en las graves se ha podido producir necrosis aunque si queda una parte funcional el páncreas puede seguir funcionando.

En la pancreatitis crónica no hay vuelta atrás, constituye un proceso inflamatorio establecido aunque con una vida saludable exenta de tabaco y alcohol se puede detener aunque no revertir el proceso inflamatorio y mejorar la calidad de vida”, aclara el doctor.

Según señala Iglesias, el problema no es el consumo excesivo de alcohol ya que hay personas con predisposición que no abusan y sin embargo el consumo moderado les es perjudicial y si además fuman, este hábito puede ser tanto o más importante para los daños causados al páncreas.