Lunes, 16 enero, 2017

Cuidado con los vigorizantes naturales

La agencia norteamericana del medicamento alerta de los peligros de remedios como la 'viagra herbal', consumida por Lamar Odom

E.P.


image_print

No es difícil encontrar productos comercializados como ‘suplementos dietéticos’, ‘alimentos naturales’ o ‘complementos alimenticios’ que prometen aumentar o mejorar el rendimiento sexual o provocar la erección a personas con problemas de disfunción eréctil, sin embargo estos productos pueden ser una alternativa arriesgada para la salud.

Esta advertencia, que parte de un comunicado de la Agencia Norteamericana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés), era publicada días antes de conocer el trágico caso del ex jugador de baloncesto Lamar Odom, quien fue encontrado inconsciente en un burdel tras consumir cocaína y varios suplementos comercializados como ‘Viagra Herbal’ para mejorar el rendimiento sexual.

Aunque se desconoce concretamente qué ha provocado que se encuentre hospitalizado el deportista de la NBA, quien se encuentra entre la vida y la muerte, lo cierto es que detrás de estos productos etiquetados como ‘100% natural’ no siempre hay productos inocuos para el organismo.

La FDA ha encontrado que casi 300 de estos productos contienen ingredientes no revelados, muchos incluyen los mismos ingredientes activos que se encuentran en los medicamentos con receta que están aprobados para el tratamiento de la disfunción eréctil, como es el caso de ‘Viagra’, ‘Cialis’ y ‘Levitra’.

Y, en innumerables ocasiones, las pruebas de laboratorio han relevado ingredientes ocultos, así como dosis excesivamente altas o combinaciones potencialmente peligrosas para la salud del que los consume.

Aunque muchas veces los consumidores son engañados para que crean que estos productos son seguros porque su etiquetado a menudo sugiere que son ‘totalmente naturales’ y alternativas ‘a base de hierbas’ a los medicamentos con receta y prescripción médica, en otras ocasiones su bajo precio es el mayor reclamo para su consumo.

“Estamos encontrando un número alarmante de estos productos que se venden en Internet y en las tiendas minoristas. A menudo se venden en tamaños de una sola cápsula, incluso en gasolineras o máquinas expendedoras. Hemos visto estos productos en píldoras, café, en chicle y tiras orales solubles”, ha advertido Gary Coody, coordinador nacional de fraude de salud de la FDA.

“Los consumidores no tienen manera de saber cuáles son los medicamentos o ingredientes son en realidad en el producto con sólo leer los ingredientes en la etiqueta”, alerta.

En Europa, tanto al Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), como la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, mantiene una constante vigilancia sobre estos productos que, al contrario de países como Estados Unidos, no pueden encontrarse con tanta facilidad en el mercado minorista.

¿CUÁLES SON LOS RIESGOS?

Aún más preocupante es que muchos de los productos contenían altas dosis de mezclas no declaradas (u ocultas) de los diferentes ingredientes farmacológicos. Por ejemplo, uno de estos productos contaminados incluyó a 31 veces la dosis de prescripción de tadalafil (el ingrediente activo en ‘Cialis’), en combinación con la dapoxetina, un antidepresivo que no está aprobado por la FDA.

El gran riesgo para los hombres incautos es que muchos de los ingredientes pueden interactuar peligrosamente con otros medicamentos, como los fármacos para enfermedades del corazón.

Por ejemplo, tomar un producto que contiene sildenafil (el ingrediente activo de ‘Viagra’), además de ciertos medicamentos que contienen nitratos puede reducir la presión arterial a un nivel peligroso.

A las personas con diabetes, presión arterial alta, colesterol alto o enfermedades del corazón a menudo se les prescriben medicamentos que contienen nitratos, y los hombres con esas condiciones comúnmente sufren de disfunción eréctil.

Hay que tener en cuenta que la disfunción eréctil es una condición médica, por eso haya que ser consciente de que un suplemento dietético nunca será una alternativa al tratamiento. “A menudo dicen tener los mismos efectos que los fármacos que están aprobados por la FDA para el tratamiento de la disfunción eréctil, como ‘Cialis’ y ‘Viagra’, prometiendo trabajar rápidamente – dentro de 30 a 40 minutos. Eso es una señal de alerta”, advierte.

En muchos casos, no se sabe dónde ni cómo se fabrican estos productos, e, incluso, algunos ingredientes de estos productos nunca han sido sometidas a ningún tipo de análisis de seguridad en los Estados Unidos.

Por tanto, antes de consumirlos hay que tener en cuenta estos seis consejos de la Agencia del Medicamento Estadounidense para reconocer aquellos productos que no han pasado un control sanitario. Así, recuerda que hay que desconfiar de los productos que prometen un resultados rápido(de 30 a 40 minutos tras la toma), y evitar aquellos que se anuncian como alternativas a los medicamentos con receta aprobados por las Agencias reguladoras de Medicamentos.

Además, no hay que comprar productos que se vendan en porciones individuales; recuerda que aquellos productos que se publicitan mediante ‘spam’ o correos electrónicos no están regulados; no deben consumirse productos cuyas etiquetas estén escritas principalmente en un idioma extranjero; y hay que desconfiar de aquellos que tienen instrucciones y advertencias que imitan a productos aprobados por las Agencias Reguladoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *